10 de enero de 2006
Notas a Nacho Escolar
El domingo pasado tuve una trifulca en Escolar.net acerca del copypasteo del autor y el prestigio artificial que está cobrando. Tenía que irme inmediatamente a Alicante, donde trabajo, y dejé la cosa a medias. Mientras yo estaba en el coche, allí algunos siguieron dando puñetazos contra su propia sombra.

Pero ayer me cansé de pasarme las semanas aquí desconectado y me compré un cable para enchufar el teléfono móvil al portátil. Es una conexión lenta y cara, pero he leído algunos mensajes.

Me preguntaba Escolar en qué ha cambiado su blog desde mis elogios (hace ya mucho tiempo) hasta ahora. Además, insinuaba que el motivo de mi crítica era un cierto despecho por no haber sido enlazado.

El blog de Escolar tuvo, para mí, su punto álgido en el 13 M, cuando se echó a la calle con su portátil y contó en directo las manifestaciones contra el PP. Me pareció que, como era un particular sin ánimo de lucro, tenía más credibilidad que los medios tradicionales.

Pero, a partir de ahí, Escolar siguió por la pendiente más cómoda: se apoltronó en el copiapega, echó barriga entre adulaciones de amigos y deudos (esas "reinas por un día" que son a veces enlazadas), en la vanidad más huera y en las intrigas mezquinas del periodismo madrileño.

El blog de Escolar es ya una pequeña secta de fanáticos de extrema izquierda (el gilipollas ese que escribe en Elástico es un buen ejemplo), parecido a LibertadDigital en el otro extremo. Ellos mismos se dan la razón y sueñan que el futuro es suyo.

Pero cuando le dije que me caía "cada vez más gordo", tenía también otras razones. Escolar es ese tipo de personaje hipócrita y ramplón que no habla para no cagarla. Apenas escribe, y siempre lo hace con opiniones tópicas de la ortodoxia más progre. Lo que uno lee en El País desde hace 20 años. Pero si se mira la web, Escolar parece un Mao Tse Tung ahí chupando el cigarro, un rebelde sin causa de la Moraleja.

Además, ha aprendido muy rápido desde que está en internet. El tío trepa como el hombre araña. Cuando tiene un amigo, lo enlaza y lo vuelve a enlazar. Ya devolverán los favores. A mí, los enlaces a su amigo Juan Varela me interesan. Los otros, a Pepe Cervera y a "Guerra Eterna en Oriente Medio", muy poco. Pero ahí sigue él machacando hasta que les sube las visitas.

Entonces, el blog informativo "independiente" tiene en realidad este criterio: los amigos se enlazan, los no amigos se ningunean.

Escolar no solamente no me ha puesto nunca un enlace (cuando publiqué en 2003 mi artículo sobre Letizia Ortiz tuvo que hacer verdaderos malabarismos) sino que, si alguna vez le he preguntado algo en los comentarios, ha respondido a todos menos a mí. Yo creo que se ve "elegante" con ese tipo de prácticas.

Pero hasta ahí yo estaba callado. Lo que luego ocurrió fue que publiqué un articulito contra el copyleft en PeriodistaDigital. En él, comentaba una cita suya. El tío se buscó en Technorati, leyó el artículo y se encontró con el típico problema de los bloggers de su calaña: no quiere hablar de mí, pero quiere devolver el golpe. ¿Qué hace? Se pasea por ahí, encuentra un artículo que se parece remotamente, lo cita y titula "desprecian cuanto ignoran", y luego añade "qué atrevida es la ignorancia". Esto le debe de parecer el colmo de la "elegancia". A mí me parece un truco de papanatas.

En el fondo se cree superior. Cree de verdad que por ser periodista sabe más de internet que alguien que empezó a publicar en la Red en el año 2000. Hace poco lo escuché en un programa de radio. No voy a juzgar su actuación, cuando no se tiene experiencia en algo es difícil hacerlo bien. Pero lo que sí que vi es que lanza cifras, datos, URLs, sin entender las cosas bien. Me pareció un periodista sobreinformado. Lo contrario de un verdadero experto en algo.

Además, está el tema de la publicidad. Yo aquí escribo mis propios contenidos. Es posible que acabe quitando la publicidad de Google, pero es posible que la mantenga. Tengo todo el derecho.

Pero lo que no entiendo es cómo alguien defensor de la "cultura libre", que quiere descargar las canciones de los demás sin pagar derechos, que ha defendido reiteramente el pirateo ("por favor, pirateen mis canciones", y a los demás también un poquito) va y se pone publicidad de Google, un recuadro de afiliación a MovableType, otro con la cara de un gato, otro de bodas gay, intentando rascar el máximo de euros a los contenidos que ha copiado y pegado.

Cuando lo entrevistan sus amigos (de él o de su padre, director de un diario de gran tirada) periodistas, parece que se las quiere dar de ideólogo, de creador de doctrina. A mí, en realidad, me parece un trapero, llenando el carro con todo lo que se encuentra por ahí y revendiéndolo.

Dice que gana poco. Eso dice. Lo vamos a creer. Pero luego añade: "me gustaría vivir de esto". ¿Le gustaría vivir de copiar y pegar lo que escriben los demás? A mí me parece un trabajo ingrato. Pero contra gustos hay colores.

A mí, en cambio, me gustaría vivir de aportar cosas perdurables a internet. Que mis obras, con más o menos acierto, fuesen fuente de otras tantas aún mejores. Que los jóvenes bloggers de dentro de 50 años, cuando lo de hoy parezca prehistoria, vengan a buscarme y digan: Noguera, qué cabrón que eras.

Pues eso. Ahí se queda él con sus 12.000 visitas que no lo leen a él. Yo sólo le digo: "en aquel momento parecías un buen periodista".

17:04:00 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja