28 de octubre de 2006
Operación Motorola
Hacía tiempo que tenía la batería del móvil estropeada y no me conectaba bien a internet. Fui a preguntar por baterías y me dijeron que costaban 40 euros, de modo que lo que hice fue comprarme un móvil nuevo por 70, un Motorola L6 con bluetooth y camarita de fotos.

Hasta ahí todo bien. Las putaditas empiezan luego. Cuando intento conectarlo por bluetooth no funciona. Buscando por aquí y por allá encuentro que cuando compré mi ordenador me olvidé de pedir la tarjetita bluetooth, de modo que ahora tendré que comprarla por separado.

Entonces, decido utilizar el cable USB que tan bien había funcionado hasta el momento con el otro móvil Motorola. Pero tampoco funcionaba. Por más que lo intentaba, la única solución que encontré era instalar la actualización del software.

Esto parece fácil, pero no lo es. Te conectas con un móvil con una velocidad de entre 2 y 5 KB por segundo, que se corta cada dos por tres, y te encuentras con una actualización de 52 MB, sin posibilidad de seleccionar sólo lo que te interesa. Entonces, me pasé ayer toda la tarde intentando descargar el peñazo aquel, pero se cortaba. Esta mañana, antes de irme con la bici, he dejado el ordenador descargando otra vez. Al volver por la tarde se había vuelto a cortar.

A partir de ahí, he bajado a la tienda de móviles y le he explicado el tema a la chica de allí. Ella no tenía ni idea. Ni tan siquiera sabía que existen CD que lo llevan todo actualizado. Yo ya compré uno de esos CD, pero cuestan 30 euros y no quería volver a pagar.

El problema de estar solo en una ciudad es que cualquier tontería se convierte en una montaña. No conozco por aquí a nadie que me permita conectarme con su ADSL para descargar el archivo.

He buscado en Google esos famosos "hotspots" wifi para ver si podía succionar desde allí. Ahí me han aparecido dos puntos interesantes: uno en la "consejería de la juventud" y otro en un hotel de la playa de Levante.

Me he metido el portátil en la mochila, me he subido al escúter y me he ido a buscar la consejería esa. La he encontrado enseguida. Estaba cerrada, pero había un cartelito que decía: "estás en zona wifi, conéctate". Me he conectado sentado en la acera y aquello no iba mucho más rápido que mi móvil. Los colombianos pasaban arriba y abajo pegando miradas a mi ordenador. No era una zona de muy alto standing y he decidido largarme.

He pasado luego por un cibercafé y he preguntado por si había una red wifi de pago. Ni de coña, allí no saben qué es eso, los ordenadores tenían una ranura para ir metiendo monedillas y estaban limitados en todo. Siempre me han asqueado esos locales.

Después he pasado por el hotel. No voy a decir el nombre, porque luego se buscan en Google. Es un hotel grande y de cierto lujo de la playa de Levante. Me ha recibido un mulato con su traje impecable. No ha entendido bien lo que quería y me ha enviado a unos ordenadores con ranuras para monedas. Yo he tirado a abrir allí el portátil y enseguida se me ha tirado encima: "no puede hacer eso, señor". Yo le he dicho que allí había un acceso wifi, que lo había visto en internet. Me ha respondido que sí que lo había, pero sólo para clientes que duerman allí. "Política de empresa".

Esto a mí realmente no me ha extrañado. Los que duermen allí dejan sus datos personales y son localizables por si hay un estropicio. Un cualquiera que conecta su portátil puede husmear en las transmisiones de los demás. Creo que hay programitas dedicados a eso.

La cuestión es que he salido, me he subido al escúter, he girado la acera y en la parte de detrás me he sentado en la repisa de un escaparate de ropa. He abierto el portátil y la red wifi estaba disponible. Me he puesto a descargar y en una media hora he tenido los 52 MB de basura instalados.

Así es como se hacen las cosas en un país avanzado.

22:45:00 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja