2 de enero de 2010
Brotes verdes para el libro digital
Interesante el artículo de El País: "El libro digital gana el primer asalto".

Me gustaría hacer algunos comentarios:
  1. Un librero era antes aquella persona que editaba, imprimía, encuadernaba y vendía los libros. Ahora llaman librero a un tío que igual vende a Dan Brown como la revista de Belén Esteban o un lote de bolígrafos. A mí como lector la opinión de estos tíos me importa tres pepinos, el libro electrónico se inventó para mejorar la distribución, es decir para pasar de ellos hasta el culo porque son el verdadero problema. Equiparo este sector al de los pesetos, por cuanto tienen una ley que les tasa los precios y al no haber competencia fomenta la atomización más ineficiente. Son, sencillamente, una lacra social. Y a todo esto, que me expliquen por qué la vida sexual de Sara Montiel paga el 4% de IVA y el servidor en el que yo publico lo paga al 16% y pronto el 18%.

  2. Da el artículo dos datos un tanto engañosos pero suficientes: 1- Dan Brown vende en Amazon un 20% más de libros electrónicos que en papel. 2- En Amazon se vendieron el día de Navidad más libros electrónicos que de papel. Entonces, aparte de que las ventas en formato electrónico van bien, entiendo otra cosa fundamental: si sólo el día de Navidad, que todo el mundo está con la familia, las ventas electrónicas superaron a las de papel, entendemos que las de papel suelen superar a las electrónicas. Entonces ¿por qué Dan Brown vende siempre más en formato electrónico? La respuesta que a mí se me ocurre es que quien lee un best seller lo hace por gusto, sin importarle otras consideraciones. En cambio, el pedantorro que busca ese autor "exquisito" y demás mandangas lo que busca no es leer sino el prestigio de comprar, o de tener, o de mostrar en su estantería. Es un tío eminentemente conservador, que no está en la literatura por lo que ella es sino por lo que representa. Y aquí nos volvemos a encontrar con la dicotomía entre prestigio y difusión, que siempre históricamente se ha resuelto a favor de lo segundo.

  3. Dice un tío del Grupo Prisa: "Daremos una respuesta ordenada pero masiva a los usuarios para evitar que tengan que recurrir a la piratería". Bueno, ese es un tema interesante: en el e-mule sólo hay y sólo va a haber los libros más leídos, el mainstream. Esto es la lógica del P2P, y desde la adopción del protocolo BitTorrent más todavía, porque para acelerar la búsqueda de las cosas han prescindido de aquello que tenía pocas fuentes. Así, el e-mule es lo contrario de una librería tipo Amazon, porque su catálogo es tan pequeño como el de una librería tradicional. Por tanto, el e-mule sí que puede herir su negocio tal y como lo tienen planteado, pero si son lo bastante avispados irán hacia el rabo largo, que es donde la piratería fracasa por definición. Habrá luego que mirar si los autores de ese rabo largo tienen un incentivo para permanecer detrás del pay wall cediendo sus derechos o si prefieren aumentar su difusión liberando sus contenidos. Yo lo tendría claro, aunque no hay que descartar que aparezcan creativas formas contractuales o negocios que ahora mismo no imaginamos.
Lo que sí que me queda claro es que empresarialmente las editoriales van a un proceso de concentración, como ya ha sucedido en EEUU, y esos gigantes controlarán todo el proceso de producción, promoción y difusión de su producto. Su importancia cultural, por supuesto, será nula. Y los "libreros" puede que sobrevivan, pero vendiendo sacapuntas.

18:06:50 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja