17 de marzo de 2010
Por qué creo que las casas van a bajar
Me he puesto a rebuscar en el disco duro el artículo mío que citaba David Iwasaki en 2003 sobre la burbuja en su juventud. Es un artículo que contrasta con aquellas afirmaciones de Paul Krugman y otros linces. No hablo ya de los cinco años de adelanto sobre la mayoría de megaexpertos que circulan por los blogs.

Y creo que el artículo merece estar aquí, aunque, como me siguió sucediendo luego, me quedara corto. Eran muy difíciles de prever los extremos de necedad y desvergüenza a los que llegaría el zapaterismo.

Sea como sea, aquí va (publicación original: 9 de julio de 2003 en multitextos.com):
Otra vez estoy viendo esos inmensos esfínteres dilatados que tienen algunos periodistas en España. El último en enseñarlo ha sido Hilario Pino (un tío al que suelo escuchar bastante), mostrando un oscuro informe sobre lo "barata" que está la vivienda en España, un poco por debajo de la de Alemania, sin mencionar, por supuesto, cómo de baratos somos los españoles, es decir, cuánto valen nuestras horas de trabajo.

La vivienda en España está carísima y es inasequible para la clase media. Hace no tanto tiempo un piso por esta zona donde yo vivo se lo compraban los desgraciados que no tenían ni cualificación ni estudios, ni tampoco herencias a las que recurrir, y los demás se hacían casas dentro de las poblaciones o chalets, según lo que más les gustase.

Ahora mismo, un piso en propiedad es algo para los que tienen carrera y trabajo fijo. Los demás pueden alquilar en pisos viejos o quedarse con sus padres.

¿Qué pasa con los pisos vacíos? ¿Cómo puede ser que escasee la vivienda si aquí se construyen más pisos que en Alemania y Francia juntas? Los turistas no buscan pisos en propiedad, los que más están comprando pisos en propiedad son los fondos de inversión. Hace poco incluso he visto un anuncio de esos de "invierta en vivienda desde 3.000 euros". Se trata de hacer fondos que compren bloques enteros de pisos para poderlos revender con plusvalías. Con revalorizaciones anuales de dos cifras, nadie está loco de ir a meter su dinero en la Bolsa.

Que el mercado de la vivienda en España se ha convertido en un mercado especulativo es algo que ningún economista con dos dedos de frente oculta.

Que los mercados especulativos no pueden permanecer estables, porque va en contra de su naturaleza, está en los libros de 2º de BUP. Un mercado especulativo sólo tiene razón de ser cuando sube, y cuando deja de hacerlo se autodestruye, la gente sale pitando perdiendo dinero. A eso antes se le llamaba "crack" y ahora pinchazo de la burbuja.

Que las inmobiliarias y constructoras han venido ganando poder económico en los últimos años y que están mintiendo descaradamente con eso de que "la vivienda no baja" es también otro secreto a voces. Es ridículo que pongan un micrófono a un especulador para que diga que no cree que el mercado en el que él está especulando vaya a bajar.

El buen reportaje sería ver cuántas viviendas en propiedad tenían las constructoras e inmobiliarias hace un año y cuántas tienen ahora, porque tengo la sensación de que esta gente está diciendo por un lado que su producto no puede bajar y por el otro ha vendido lo que tenía para no quedarse atrapados.

Si la clase media española, después de los cañazos de Terra y otros (cañazos bajo la asesoría de otros grandes expertos que la cagaron) tiene ahora mismo que volver a estrellarse con el tema de los pisos, se nos va a ir al garete la ansiada recuperación económica.

Lo que va a pasar es esto:

1. Un día los pisos dejarán de subir porque se agotará el capital inversor, bien por la crisis que arrastra Europa bien porque simplemente ya no hay más porque todo está colocado. El capital no es un bien ilimitado, eso está claro.

2. En ese momento, los especuladores que tengan segundas, terceras, cuartas o quintas residencias que no vayan a utilizar intentarán vender lo antes posible antes de que los precios lleguen al nivel que ellos compraron. A ellos se unirán los fondos de inversión, nacionales y extranjeros.

3. Gran parte de ese dinero irá a parar a la Bolsa, que se recuperará y volverá a los 9.000 puntos (un conato de eso creo que está pasando ya, porque la Bolsa sube y muchos no saben explicar el motivo porque creen que el mercado de valores sólo se mueve por lo que sale en el periódico).

4. Las inmobiliarias se encontrarán con un montón de pisos para vender y con muy pocos clientes. Cuando se corra la voz de que están bajando muchos particulares incluso retrasarán sus compras para obtener mejores precios y puede que pasen un par de años en los que prácticamente no se venda ni un piso. Un montón de españoles estáran atrapados en sus viviendas, tal vez con hipotecas que no pueden cancelar si no venden. Las inmobiliarias intentarán difundir el rumor de que los precios volverán a subir para intentar frenar el pánico, pero ellas ya habrán vendido lo que tuviesen en propiedad.

5. Muchos de los pisos invendibles saldrán al mercado de alquiler. Ahora ni se preocupan de alquilarlos porque quieren tenerlos disponibles para poderlos vender en el momento cuando haya una oferta y no tener inquilinos que vayan molestando. Los alquileres bajarán y la oferta aumentará exponencialmente.

6. Las constructoras tendrán que paralizar los proyectos para los que ya habían untado a algunos alcaldes, porque no tendrán claro cuánto tardarán en deshacerse de los pisos.

7. El mercado de consumo, tanto de coches como de ordenadores e incluso restaurantes se recuperará. El endeudamiento de las familias se reducirá (las que no hayan comprado en la época especulativa, claro) y podrán gastar más dinero en otras cosas.

8. El aumento del alquiler frente a la compra (¿para qué voy a comprar si me va a bajar de precio todos los años mi casa?) restará también endeudamiento y reducirá el número de hipotecas. Eso puede hacer que suban algo los tipos de interés de los bancos, que necesitarán más margen para poder mantener los beneficios.

9. Si los tipos suben, a muchos les llegará el agua al cuello: con una hipoteca que apenas pueden pagar y que va subiendo, una vivienda sobre la que está hecha la hipoteca que pierde valor y que no sirve para cancelar el crédito del todo, y muy poco dinero para poder gastar en un mercado que está más caliente, lo que reduce aún más su nivel de vida en comparación con el de sus conciudadanos.

Una vez que muere la casa como concepto de valor seguro o de inversión infalible los pisos volverán a ser algo que se compra para vivir, con un precio de unos dos años y medio de salario del propietario (unos 50.000 euros para un piso normal).

No hay que hacer nada, sólo hay que quedarse quieto, no estoy pidiendo protecciones oficiales, sólo estoy esperando a que todos esos especuladores se partan las narices ellos solos. El mercado siempre es implacable con los optimistas, no hace falta intervención de nadie.
Soy el puto amo.

18:07:00 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja