5 de marzo de 2011
La Operación De Gaulle
Toda la Transición se basó en mentiras, y la más ridícula es la del 23-F. Hace ya semanas que leí el libro de Jesús Palacios: El 23-F, el rey y su secreto. Estuve esperando al 23 de febrero para escribir un comentario y al final tuve otras cosas que hacer.

En principio el libro, que tiene faltas de ortografía hasta en la contraportada, es la tesis de Palacios, basada según parece en las filtraciones de Sabino Fernández Campo. No hay un aporte documental que justifique un libro entero, a veces crees estar leyendo una columna del ABC, pero parece que el ex jefe de la casa real, despedido de repente y sin un motivo claro, ha soltado lo que sabe.

El resumen de los hechos es básicamente el siguiente: para cargarse a Suárez, en lugar de esperar a las elecciones se decide por parte de los principales políticos, encabezados por Felipe González, resetear la Transición y empezar otra vez. Según Jesús Palacios, que no aporta ningún dato fiable, el principal motivo era la "deriva" del proceso autonómico. Los motivos los saben unos que no los quieren decir, pero supongo que la poca costumbre democrática metió el miedo en el cuerpo a aquellos políticos y creyeron que la cosa se podría ir de las manos. No sabían aún hacer bien el turno de partidos y se creían que podría salir alguno por libre.

Entonces montan la "Operación De Gaulle", emulando la instauración de la V República que hicieron en Francia. Y la operación era tan sencilla que no podía salir mal: se toma el Congreso, se pone a un militar al frente del país, se toman medidas de excepción para serenar los ánimos y luego se vuelve a convocar elecciones. Dicen algunos que se hubiese reformado la Constitución para impedir que cada legislatura se negocien las competencias autonómicas. Esto no lo sabemos, puede que esa segunda Constitución hubiese resultado peor que la primera. El 23-F simplemente fue una mala idea.

Para presidente del Gobierno se elige a Alfonso Armada, ex jefe de la casa real y preceptor del Rey desde que era un chaval. Un hombre de lealtad incorruptible, como ha demostrado hasta ahora mismo callándolo todo.

A partir de ahí, de De Gaulle nada. Para la toma del Congreso eligen a Tejero, que es un facha redomado, un hombre colérico y peligroso. Armada no tiene la más mínima inteligencia y comete error tras error: se deja chulear por Tejero cuando va al Congreso a tomar allí posesión, le enseña la lista con el Gobierno de concentración en lugar de pegarle un tiro en la cara, luego se marcha con el rabo entre las piernas sin cubrirse bien las espaldas haciendo algún gesto que involucre al Rey, como por ejemplo pasarse por la Zarzuela con alguna excusa. ¿Cómo puede un segundo jefe del Estado Mayor consentir que lo desobedezca un teniente coronel de la Guardia Civil, y además en un asunto de esa importancia? Si yo soy Armada, a Tejero le doy plomo como Gaddafi a esos que toman Nescafé. Se cagó y no supo resolver la situación, y eso es motivo suficiente para apartarlo de la carrera militar, en eso estoy de acuerdo. Y con lo de su indulto también, porque no era más que un pobre tonto útil que resultó inútil.

Que el 23-F lo organiza la misma casta política que aún sufrimos se demuestra en lo que ocurrió después: no se condena más que a los muy destacados y luego los indultan. Hasta Tejero, que fue insubordinado y desleal, tenía en la cárcel un chalet con televisión y vídeo, como publicó El Mundo hará unos 20 años.

Aquí sí que Palacios hace un buen trabajo y aporta documentos muy interesantes, como por ejemplo la carta que Armada manda al Rey solicitando permiso para alegar en su defensa en el juicio que obedecía órdenes suyas. El Rey no le autoriza, pero luego lo indulta.

La versión oficial, que supongo que pergeñó Fernández Campo sobre la marcha, era demencial y se la tragó todo el mundo: unos militares locos y nostálgicos del Franquismo construyen todo un golpe de Estado, preparan el gran asalto al Congreso. Lo asaltan y luego ven al Rey en la televisión a la una de la madrugada. Ante la magnificencia de las palabras regias, deciden volverse atrás sin pegar un solo tiro ni negociar nada, acatando avergonzados todos los años de cárcel. Esto sólo se lo cree el pueblo español.

La Transición ya empezó como es ahora: con una casta cleptocrática que desconfía de los ciudadanos y que miente por sistema. Cada vez que quieren copiar a Francia, Inglaterra o Alemania hacen una cagada de opereta. Y cuando salen todas las mentiras, todos los trinques y todos los desfalcos, nos quedamos absolutamente igual. ¿Esta noche juega el Barça?

16:49:30 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja