11 de agosto de 2018
El BBVA en Turquía
Pues ya se ha abierto el melón turco y no me gusta lo que veo. Pienso que el BBVA tiene un riesgo claro de perder en Turquía toda su inversión, es decir que de su balance actual va a tener que descontar unos 5.000 millones que tendrán que salir de los beneficios.

Cuando compré el BBVA no había aún leído ningún libro de inversión y lo hice con un razonamiento simplista: en España el ladrillo se va a recuperar y los bancos van a ir bien, de todos los bancos el que mejores aplicaciones tiene es el BBVA. No miré nada más ni analicé nada más, pensé que los stress test ya lo habían mirado por mí y que el BBVA era una entidad solvente. Sabía que tenía mucho negocio en Latinoamérica, pero de Turquía ni me preocupé, pensaba que era poca cosa.

Ahora sí que me he tenido que preocupar por Turquía. Lo que se ve allí es muy sencillo: un paisito mediterráneo, además de islámico, llevado por unos sinvergüenzas que imprimen billetes, que dejan los tipos por debajo de la inflación, que genera el empleo con obra pública, que vive de las deudas durante un tiempo y que al final se parte los piños en un credit crunch. No sé si al BBVA le suena esto de algo. La única duda que tengo es el modelo que elegirá Erdogán: si va a ser un modelo argentino, con el FMI recortando todo gasto social, o va a ser un modelo venezolano, con la lira siguiendo los pasos del bolívar. En la maquinita impresora de Erdogán está la respuesta.

El BBVA yo no sé qué tipo de analistas usa para ver el futuro de un país. El primer análisis que hay que hacer es el histórico: la gente que ha tenido problemas en el pasado es fácil que los vuelva a tener. Yo no sé si se han llegado a creer, mirando las grafiquitas en sus ordenadores, el mito de los países emergentes o convergentes. No existe tal cosa. Aquél que ha pasado doscientos años de capitalismo en la mediocridad, va a pasar doscientos más. Puede tener épocas de alguna estabilidad, pero antes o después va a volver la burra al trigo. Usar métodos pretendidamente científicos para analizar comportamientos humanos casi siempre resulta en error.

A Turquía no le veo remedio ni solución, lo poco que he estado investigando me habla de una España zapateril que avanza hacia el colapso pero sin BCE que la sustente ni euro que la proteja. EEUU la quiere hundir y el cacique que la gobierna ya se encomienda a Alá y probablemente acabe buscando la protección de Arabia Saudí o Irán. Por cierto que ya estuvo financiando al Estado Islámico comprándoles el petróleo. La solución a una crisis de ese tipo, recibiendo ayuda y haciendo muy bien las cosas, tarda como mínimo una década.

Porque esto es muy divertido: si ponemos que Garanti está hasta las trancas de bonos del estado turco, la jugada es la siguiente: Erdogán financia al Estado Islámico, el Garanti financia a Erdogán, el BBVA financia al Garanti y yo financio al BBVA. Y el Estado Islámico financió las furgonetas de Barcelona, por poner un ejemplo.

Turquía no es un país amigo, ni es un país europeo, ni es un país serio en ningún sentido. Turquía es un país islámico, y el bloque islámico es nuestro enemigo. Están ahí porque asaltaron Constantinopla.

Esto lo que demuestra es que las grandes empresas deben contratar a licenciados en letras, gente generalista que conozca la Historia y las Humanidades y sepa leer entre líneas y no atienda sólo a gráficas y Excel.

La situación ahora mismo para el grupo BBVA no es dramática ni amenaza quiebra. El Garanti representa el 12% de los beneficios del grupo, y si ponemos que la capitalización en bolsa era de 40.000 millones antes del susto, los 5.000 millones que aún vale en libros son el 12,5%. Ahora mismo, este banquito musulmán capitaliza 3.829 millones, y la participación del BBVA vale 1.903 millones. Pienso que poco a poco va a llegar prácticamente a cero, porque la inflación a partir de un cierto punto no se puede controlar. Lo que le viene al Garanti son impagos de las pymes que vayan quebrando, que es donde más crédito tiene puesto. Tampoco es descartable un default sobre sus 3.067 millones en bonos de Erdogán. La lira no se podrá sostener tampoco. No sé si el banco quebrará o podrá sobrevivir, sólo espero que no vayan haciendo ampliaciones de capital y metiendo más dinero. Espero que el BBVA salga de Turquía completamente y no vuelva a poner más dinero en ningún país musulmán, porque estás financiando las bombas con las que te quieren matar.

De modo que veo venir un año entero sin beneficios ni dividendo, o bien una distribución en varios años. Si tenemos que se pierden 600 millones de lo que daba el Garanti, más otros 1.000 de provisiones y "saneamientos" para ir tapando el agujero de 5.000, pues el beneficio neto del banco apenas va a llegar a los 3.500 y eso a PER 13 daría una capitalización de 45.500 millones, un 16% superior a la actual con la acción a 5,64€. Así que ya es tarde para salir corriendo, los otros han corrido por mí y lo único que queda es poner velitas a San Pancracio para que López Obrador no la cague y el banco pueda seguir creciendo en los otros países. Habrá que esperar las subidas de tipos en Europa como agua de mayo.

Otra opción es vender alguno de los otros bancos, como ha hecho con el de Chile. Podría deshacerse de Colombia, Perú o Brasil y tapar el agujero. Que vaya reduciendo tercermundismo y aprenda a operar en Europa y EEUU. Creo que de Chile sacaron unos 2.000 millones y dijeron que con eso reforzarían el capital, puede que ya viesen venir el golpe de Turquía. También creo recordar que estas depreciaciones de activos ya no es obligatorio pasarlas por los resultados, que pueden ir contra capital, entonces la jugada parecería correcta.

Mención aparte merece el bulo que va por ahí circulando de que el BBVA tiene 9.000 millones en bonos del estado turco. En realidad, esos bonos pertenecen al Garanti y, si Erdogán no paga, el agujero se queda en el Garanti, no se transmite al resto del grupo. Nos vamos y ya se las apañará con los ahorradores, probablemente imprimiendo cromos. Lo que el BBVA puede perder en Turquía, que no haya perdido ya, es lo que vale su participación en Garanti y no más, 1.876 millones.

Actualización:
El diario Expansión hoy vuelve a insistir: "La entidad española tiene una cartera de deuda soberana turca de 9.682 millones de euros y controla el 49,85% del local Garanti". Parece dejar caer que es el BBVA de España el responsable de esos bonos, pero no es así.

Leyendo bien el PDF que lo explica, veo que la cartera de bonos turcos del Grupo BBVA, según el mismo banco declara en su documento de registro, es la siguiente:
  1. Apartado 12.2: valores representativos de deuda: 4.967 millones a valor razonable a 31 de diciembre de 2017.

  2. Apartado 14: inversiones mantenidas hasta el vencimiento: 4.515 millones a 31 de diciembre de 2017.
Total: 9.482 millones de euros. No sabemos hasta la fecha de hoy en cuánto esto se ha devaluado y a cuánto asciende ya el seguro de impago. Sí que sabemos que a 31 de diciembre de 2017 el Garanti declara en sus cuentas anuales tener 43.632 millones de liras turcas en "government securities", también divididas en "preparadas para la venta" y "mantenidas hasta el vencimiento". Estos millones de liras, con la cotización de la lira a 31 de diciembre de 2017 a 0,22, suman 9.599 millones de euros. Cuadran las cifras, y por lo tanto es una falacia decir "el BBVA tiene bonos turcos", porque es el Garanti el que tiene esos bonos y son su problema. Es claro que la política del BBVA viene siendo que cada banco compre bonos de su país, así entiendo que el BBVA Bancomer compra bonos de México, BBVA Compass compra US Treasuries, BBVA España compra deuda pública española, y el Garanti compra los erdoganes.

13:36:31 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja