3 de junio de 2006
Propuesta para un nuevo partido político
Hace mucho tiempo que esa generación socialmente excluida que estamos entre los 25 y los 35 años venimos quejándonos de que no cuentan con nosotros los políticos, no nos ayudan, saquean el estado con corrupción y pensiones demenciales, al tiempo que nos arruinan a nosotros con la vivienda... Es un cuento que ya he contado aquí. Lo que no suele hacer nadie es proponer soluciones, en la misma charla se agota la energía y luego vuelve cada uno a su zulo a soñar con la hipoteca.

Pero ha llegado un momento en el que me he cansado. Después de mucho reflexionar, he venido a la conclusión de que la raíz de nuestros males está en la apatía política. No hemos participado en nada, y el mundo nos ha dejado de lado. Hemos sido como esos que van a las discotecas pero tienen vergüenza de bailar, y cuando se quedan solos se quejan de que la gente no es simpática. Hay que ir al toro por los cuernos, no quedarse en la barrera.

Por eso, quiero hacer una propuesta para un nuevo partido político. Esta propuesta la hice ayer en el foro de Idealista y al primer golpe todo el mundo fue escéptico, pero luego hablando un poco conseguí recoger algunos apoyos. Lo de "meterse en política" tiene mala prensa, pero en Europa la gente suele hacer partidos políticos como si no fuera nada. Hacen partidos ecologistas, partidos feministas, partidos por el amor libre, partidos a favor de la marihuana. En Holanda han sacado incluso uno por el derecho de los niños y los animales a tener sexo.

Entonces, voy a articular mi propuesta de un nuevo partido político en cuatro puntos:
  1. Análisis de la situación actual.
  2. Fundamentos ideológicos.
  3. Medidas a tomar.
  4. Estrategia de acción a corto plazo.
1- Análisis de la situación:
Cualquiera que se informe por los canales alternativos tiene claro que España es una cleptocracia oligopólica. En España mandan unos pocos, y esos pocos se dedican a robar y mentir lo más posible. La corrupción comienza en las más altas esferas políticas, va descendiendo hacia los reyezuelos de esas taifas llamadas autonomías y acaba en los nuevos caciques que hay en los ayuntamientos. Las comisiones, el dinero negro, las influencias, los enchufes son moneda corriente. Aquí no importa el bien del país, cada uno mete la mano por donde puede, sin mirar qué pasara en el medio y largo plazo.

Los políticos surgidos de la Transición se repartieron el poder en un "consenso" que no dejó fisuras. Hemos vivido un estricto bipartidismo, con listas encasilladas. Los nacidos tras la muerte de Franco no hemos votado al Rey, no hemos votado la Constitución, no hemos tenido más opción que elegir entre un político u otro. Pero después de dos años de Gobierno de ZP, está claro que tanto PSOE como PP son exactamente lo mismo, un conglomerado de intereses económicos completamente ajenos al pueblo. Han estado entre los dos tapando la burbuja inmobiliaria y el negro futuro de nuestra economía. El PSOE ha creado esperanzas en los jóvenes para defraudarlas enseguida.

Toda la situación se ha sustentado en un complejo artificio mediático que ha manejado a su antojo la opinión pública. En España los medios de comunicación aún no han accedido a la normalidad democrática, y por consiguiente hay una mayoría de la población que no dispone de información sana. Eso hace de la tan cacareada Democracia de la Transición un simple simulacro.

Lo que hay aquí es un turno de partidos, con un entramado de corrupción que mantiene a la antigua clase dirigente franquista en la cúspide de la pirámide y que va empobreciendo progresivamente a la clase media. Los fondos europeos han sido dilapidados en pagas a agricultores improductivos, pensiones y lucro ilegal para políticos.

Nuestro tejido productivo viene degradándose desde hace más de una década, el país exporta jóvenes cualificados e importa mano de obra barata. El déficit comercial, el déficit de cuenta corriente, el endeudamiento de los ciudadanos, el bajo nivel salarial entre los titulados, la ratio salarios/precio de los inmuebles hacen de nuestra economía la más desequilibrada del mundo. No ha habido ninguna planificación, se ha actuado a corto plazo para saquear el país y llegar a las próximas elecciones. Cada uno de los presidentes de esta segunda Restauración Borbónica se ha encontrado con el pastel y se ha adaptado rápidamente a la componenda. Zapatero no tardó ni unas semanas en renunciar a lo principal de su programa político.

La situación perjudica especialmente a mi generación. Somos los nacidos entre 1970 y 1980, aproximadamente. Nos llaman jóvenes, pero ya no lo somos. Cuando dicen joven quieren decir "pobre", "excluido social". Es eso lo que somos, y lo saben muy bien. Alguien dijo en un foro que la generación de la Transición ha sido como una plaga de langosta que lo ha ido devorando todo para no dejar nada detrás. Se colocaron como funcionarios en procesos irregulares, compraron sus casas a bajo precio, las han vendido a precios desorbitados, han cotizado lo mínimo y se han blindado una pensiones muy generosas, al tiempo que insinúan que no quedará nada para los que vengan detrás.

Esta explotación tan extrema de las generaciones más jóvenes yo no sé si se ha producido alguna vez en la historia. Cualquier país desarrollado tiene un plan claro de formación de la juventud y de aprovechamiento de su talento. En España ha ocurrido lo contrario: el talento ha sido derrochado en trabajos indignos, con sueldos míseros. Esto ha llevado a la frustración y muchas veces a la inhibición. Aquella generación más numerosa y más formada de la historia es también la más silenciosa. Se queja sólo en privado y quiere mostrar buena cara a todo el mundo. La generación de la Transición ha sido una gran manipuladora psicológica, experta en palmaditas en la espalda y en lanzar opiniones progres para acto seguido dedicarse a especular y defraudar a Hacienda. Nosotros nos hemos creído sus discursos progres, hemos atendido a las palabras y no a los hechos. El hecho claro es que su egoísmo nos ha machacado, toda su palabrería ha quedado en humo.

Y entonces, llegamos al año 2006 y la situación de nuestra economía es casi insostenible. La recesión y el paro masivo es sólo cuestión de tiempo. La burbuja inmobiliaria estallará de una forma u otra, y con ella se llevará el futuro de la mayoría de españolitos de 35 para abajo. Los medios de comunicación esto sólo lo aceptarán cuando sea un hecho innegable, que esté en boca de todos. Mientras tanto, el objetivo es llegar a las elecciones de 2007 ó 2008, dejar que se sigan firmando hipotecas a precios abusivos y con tipos de interés que muy pronto subirán mucho más.

2- Fundamentos ideológicos:
Las coordenadas derecha/izquierda hace tiempo que han perdido su sentido. Sólo un ignorante creería que en el PSOE queda algo de "socialista". El socialismo concibe la sociedad como una lucha de clases, y quiere ayudar a disolver esas clases sociales. Los métodos han sido muy variados, pero siempre permanecía ese objetivo. En el actual PSOE esto ya no existe, son simples captadores de votos. Son una empresa privada que busca mantener sus clientes y captar los de la competencia. Cuando gobiernan, tejen complejas redes clientelares. Cuando pierden las elecciones, se preparan hasta que les vuelva el turno. Ahora mismo el PP está haciendo eso: sabe que antes o después lo llamarán para gobernar, y entonces intentará permanecer en el poder el mayor tiempo posible. ¿Para qué? ¿Para transformar la sociedad? Para estos dos partidos no hay nada que transformar, sólo hay un statu quo que conservar para seguir lucrándose.

¿Y cuál es la ideología del PP? Su nombre es Partido Popular. Sus orígenes están en Alianza Popular, un partidito que aglutinó en un principio a nostálgicos del Franquismo bajo la tutela de un ex ministro del Régimen. Progresivamente ha ido virando hacia un liberalismo conservador, en la línea del Partido Republicano norteamericano. El bipartidismo exige cubrir las expectativas de los ciudadanos con dos discursos complementarios. Y digo discursos porque eso son exactamente: discursos y sólo discursos. La distancia entre lo que hacen y lo que dicen es muy grande.

Entonces, es ridículo hablar en 2006 de derechas e izquierdas. El partido que yo propongo estaría orientado a aprovechar todos los recursos humanos de las clases medias para integrar a España definitivamente en Europa. Especialmente, estaría dirigido a esas generaciones más jóvenes que son claramente abstencionistas. El ejemplo más cercano sería el SPD alemán, otro que ya no es socialista pero al menos sabe gestionar. Lo que venderíamos sería gestión económica, organización, formación, infraestructuras. Venderíamos también modernidad: impulso de las redes telemáticas, de las tecnologías en la industria, una nueva forma de urbanismo, una verdadera red de transporte público, un plan de producción energética con centrales nucleares.

En una palabra, este partido sería una socialdemocracia sin los complejos progres. La inmigración se gestionaría con mano de hierro, las leyes se harían cumplir con una policía fuerte, el fraude se perseguiría. El "motor" del Estado dejaría de perder compresión por estúpidos escrúpulos heredados del sesentayochismo.

Sería también un partido más de economistas, de ingenieros y de hombres de cultura que de ideólogos, de oradores y de publicistas.

3- Medidas a tomar:
A mí me gustaría que aportárais vuestras ideas. Yo tengo ya algunas:4- Estrategia de acción a corto plazo: Los interesados en que las cosas cambien no tenemos fuerza económica, pero tenemos un capital muy importante de conocimientos, talento y energía.

Por eso, y por superar los viejos modelos, este partido no puede basarse en mítines, buzoneos y declaraciones a los periódicos. Este partido debería de tener una estructura similar a la del software libre, basado en la Red, con contribuciones espontáneas. Cada uno que promocionase el partido como pudiese: uno a lo mejor sabe diseñar un logo para los blogs, el otro sabe escribir artículos, el otro puede hacer un reportaje en su periódico, el otro quiere dar una conferencia, el otro escribe un libro. Yo mismo estoy pensando en convertir este artículo que acabo de escribir en un libro. Ahora lo que me gustaría saber es si la gente quiere animarse a echar el votito o si todavía cree que "meterse en política" no mola. Si hay un interés, el siguiente paso sería registrar oficialmente el partido, con sus estatutos y demás, y comenzar a funcionar.

19:13:00 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja