29 de mayo de 2016
Pérez Reverte sobre los blogs
Me ha sorprendido hace unos días leer la opinión de Pérez Reverte sobre los blogs:
"En el bloguero estoy convencido [de] que puede encontrarse lo mejor de las redes sociales, en esa herramienta rápida, multidisciplinar y potentísima. La voz necesaria que se alza cuando las circunstancias lo exigen, para desbordar, superar, derribar los discursos parciales, los límites interesados. Los blogueros y los blogs son hoy la voz libre en un mundo que no siempre lo es"
Y digo que me sorprende porque en el establishment literario lo que ha predominado hasta ahora ha sido el sentimiento de superioridad, el mirar por encima del hombro, y hasta el despreciar. Al menos, así recuerdo yo que hablaba Pérez Reverte hace una década, en una columna en la que dijo algo así como "está llenándose internet de gente que va opinando, citando, copiando y pegando...".

Pero de sabios es rectificar y darse cuenta de las cosas. Dentro de cien años la historia de la literatura recordará la eclosión de los blogs, los foros, los facebook, los twitter y demás. Probablemente ellos será deudores y herederos de estas formas de expresión.

Enlace permanente    EPUB



22 de mayo de 2016
A quién votar
De cara a las elecciones de junio estoy pensando a quién votar. Ciudadanos ya no es para mí una opción. Entonces, esto es lo que ahora mismo tengo para elegir:
  1. Frente Popular:
    Comunistas y neobolivarianos unidos en un discurso antisistema. El pacto de los botellines abre una vía para alcanzar el Gobierno al PCE, el partido de una buena feminista como Dolores Ibárruri:
    "Si en época normal hay un adagio que dice que es preferible absolver a cien culpables a castigar a un inocente, cuando está en peligro la vida de un pueblo, es preferible condenar a cien inocentes antes que el culpable pueda ser absuelto."
    Mundo Obrero, 12 de agosto de 1937.
    Han fichado ya a Gordillo y Cañamero.

    Ahora IU no sólo va a darle a Podemos un millón de votos sino unas infraestructuras de partido clásico, más a pie de calle, que Podemos no tiene. Con esto, le será más fácil ir ganando votos.

  2. PSOE:
    Controlado por la señora de los once años de universidad, queda claro que va a ser descabezado inmediatamente tras las elecciones para propiciar la Gran Coalición. Esto significará a medio plazo el final del partido, cosa que poco importa a quien defiende su sillón de hoy para mañana. La señora Díaz mantiene su cargo por el apoyo de Ciudadanos, y así va intrigando para extender ese pacto a nivel nacional, por más que no se tengan escaños ni el apoyo del electorado.

  3. PP:
    El partido de la derecha senil ha quedado especializado en la defensa de las pensiones. Usa la deuda pública y los impuestos más altos del mundo para irlas pagando, cargando la factura a los esclavos que han visto sus salarios bajar a la mitad. Pretende continuar los recortes en sanidad y educación con tal de no tocar las suculentas pagas, de 120.000 millones anuales, que reparte a sus votantes.



  4. Ciudadanos:
    Partidillo pequeño, veleta y cobarde que se vio aupado por los vientos favorables y que nadie sabe lo que va a hacer. Puede pactar con cualquiera, firmando cualquier papel que le pongan delante, puede renunciar a todos los puntos de su programa si una encuesta les viene mal dada. Es como ir a votar en blanco y esperar que el principio de la pela és la pela le diga hacia qué lado se ha de decantar.
Mirad, cuando se anunció el pacto de los botellines, pensé una cosa: aquí hay un Frente Popular montado a la desesperada, y de ahí se derivan dos posibilidades:
  1. Los votantes del ala derecha de Podemos saltan al PSOE, por rechazo de lo que ha sido en España el comunismo. El PSOE remonta y el bloqueo sigue. Esta posibilidad era la que yo consideraba más probable.

  2. Los votantes del ala derecha de Podemos se quedan donde están, contentos de tener más fuerza, e incluso parte del ala izquierda del PSOE se acerca al "voto útil" comunista, anticipando el sorpasso. Esto Iglesias lo ha intentado por falta de otra opción, porque en el fondo pensaba como yo, pero ha vuelto a tener suerte.
Lamentablemente, la encuesta de El País de hoy avala la segunda posibilidad. Esto significa, como bien se indica en el editorial, que vamos a un proceso de polarización.

El espectáculo que hemos vivido en esta fallida legislatura sólo se explica por el egoísmo de los políticos, su preocupación por el reparto de sillones y la incapacidad para tener un mínimo sentido de Estado. Empezando por Rajoy, al que todo se la suda mientras él no se tenga que marchar.

Por tanto, de la corrupción hemos pasado al bloqueo. Del bloqueo vamos a la polarización y de la polarización vamos a ir a la confrontación. Esto ya estaba en marcha con las manifestaciones callejeras, que al final iban ya a base de adoquinazos a la policía, y se paró a la espera de las elecciones.

No hay un culpable ni otro culpable. Hay una crisis de valores que ya causó la crisis económica y que ahora está causando la crisis política. Es la miseria y la falta de proyecto vital lo que va a empujar la polarización. No creo que se pueda hacer nada para evitarla, salvo un harakiri tipo cortes franquistas que veo imposible.

Hace ya dos años escribí esto:
Esta II Restauración está siendo un calco de la primera y va a terminar como la primera, con un Frente Popular y un proceso parecido al del 36.
Recuerdo que unos días después vi en la tele a Jesús Cintora preguntándole a uno: "¿y qué te parece ahora que dicen algunos que volvemos a la Guerra Civil o no sé qué?". Y se rieron básicamente de esta afirmación.

El camino del 36 se hace en tres fases: polarización, confrontación y revolución fallida. Primero hubo una radicalización política en la izquierda, que forzó la aparición de Falange Española. Luego empezó el pistolerismo, con unos 40 asesinatos políticos diarios. Luego vino el intento de golpe, el intento de revolución y la guerra en sí.

En todo momento, era la izquierda la que iba tirando primero hacia su lado, y la derecha reaccionaba como podía. Quienes sustentaron el golpe en sus inicios y reprimieron la revolución en el Norte fueron los requetés, jóvenes reclutados directamente por la Iglesia en las sacristías. Sin los boinas rojas, que llegaron a más de 60.000, no hubiese Franco podido resistir ni dos meses. Los requetés antes de la guerra ni estaban organizados ni hacían ruido, eran algo anacrónico del XIX. Los Jesús Cintora de aquel tiempo también decían: "tranquilos, esto está chupado, el Ejército no va a hacer nada, los fusilaremos".

Ahora mismo estamos en la fase de polarización. Claro que no es seguro que vaya a venir la confrontación, aunque conatos muy serios hemos tenido hace poco. Si llega esa confrontación, será porque alguien intenta impedir el triunfo del Frente Popular o porque el Frente Popular entiende que la vía democrática es fraudulenta, que hay chanchullo y que los resultados no tienen legitimidad.

Si hay una Gran Coalición, ya os adelanto que Iglesias va a decir que hay una "estafa democrática" y que hay que tomar las calles. Si en esas calles acaba habiendo muertos, Cintora dejará la risita. La violencia no llega de un día para el otro, es una olla que se va calentando. Primero cae uno por aquí y otro por allá, luego se va la gente acostumbrando hasta que va perdiendo el miedo. Desde las pancartitas de "sonría policía" hasta los adoquinazos apenas hubo un par de años.

La recuperación no creo que llegue al rescate de la crisis política. Primero porque la confianza se ha perdido y eso no se compra con dinero. Y luego porque es una recuperación basada en deuda pública, lo que aboca a más recortes. No hay futuro para la juventud española, entre otras cosas porque su educación logsista ha sido nefasta y no son integrables laboralmente, pero de esto le echarán la culpa al capital, a la "casta" y al PP. El PP intentará seguir su camino de recorte de libertades y autoritarismo, lo que no creo que ponga mejor las cosas.

Todo esto se acelerará mucho si hay sorpasso. De la falta de inteligencia y exceso de poder de Susana Díaz podemos temernos lo peor. Tampoco Sánchez va sobrado de materia gris. Esto facilita a Iglesias ir medrando, aprovechándose de todos. Si hubiese entrado Madina, ahora mismo no estábamos hablando de nada de esto.

Las élites que han manejado la situación han sido completamente incapaces. Colocaron a Sánchez, financiaron a Rivera, manipularon las televisiones, todo para nada. Ni tan siquiera son capaces de quitar a Rajoy, que hace tiempo ya que sobra. Yo creo que no saben qué hacer.



Enlace permanente    EPUB



14 de mayo de 2016
Rivera el chaquetero
Ciudadanos era el único partido que, muerto de vergüenza, llevó a las anteriores Generales la propuesta de igualar a los españoles ante la ley. Todos los demás aceptaban que, en materia de malos tratos, había unos delitos de autor según el sexo del agresor. Esto se viene hablando en este blog desde hace años.

Ante la más mínima denuncia de una mujer, a ese tío se le detiene sin indicios, pruebas ni nada, lo que en cualquier país europeo es una detención ilegal. Luego se le juzga sin presunción de inocencia, saltándose el artículo 11.1 de la Declaración Universal de Derechos Humanos:
Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias para su defensa.
No se persiguen las denuncias falsas bajo ningún concepto, se permite todo tipo de inventos y ficciones. A veces esas denuncias son reiteradas y cada vez va detenido el desgraciado, mínimo durante veinticuatro horas, hasta que pierde el empleo y se quiere abrir las venas. En los procesos de divorcio es ya normal denunciar sacando todas las cagarrutas de toda la convivencia anterior, meterle al tío un alejamiento de un kilómetro, quedarse con su casa, con sus hijos, con su nómina y marcarlo como maltratador.

A las abogadas las han pillado recomendando a las mujeres denunciar, a poder ser en viernes para que se tiren todo el fin de semana cagándose en los calzoncillos en un calabozo, no sea posible encontrar abogado en fin de semana, y luego con otra abogadita de oficio comerle el tarro para que se declare culpable. Salen inocentes la mayoría, otros se declaran ellos culpables. El porcentaje de mujeres que denuncian y que pueden presentar alguna lesión como prueba, por pequeña que sea, es mínimo.

Por insultitos y chorradas que en cualquier otro país son una broma, una multita o pasan de ello, en España meten delito, con orden de alejamiento por cojones y amenaza de cárcel a la más mínima. Se saltan también los principios de proporcionalidad de las penas. 150.000 denuncias se meten al año, lo que implica calabozo, ficha policial y gasto en abogados. Condenados creo recordar que son 50.000 al año, la mayoría por chorradas.

Somos el país pionero y avanzado en la materia. Tan pionero que doce años después de la famosa ley, a ningún otro país se le ha ocurrido cometer semejantes tropelías con sus ciudadanos. Además, somos el país con menos natalidad del mundo y el único que no da ninguna ayuda a las madres, ni tan siquiera para que coman el 20% de niños que padecen desnutrición. Aquí la ayuda a las mujeres es ayudarlas a meter a los maridos en los calabozos y a divorciarse.

Cualquier mujer que denuncie y mantenga su acusación, aun sin pruebas, tendrá una sentencia favorable que acreditará su derecho a una Renta Activa de Inserción de 430€ al mes durante un máximo de tres años, por la cara. Ahora mismo, si eres varón y estás casado, puedes ir a dar las gracias a tu mujer, porque no estás en un calabozo porque ella no quiere. Renuncia a una paga de 430€ sólo por salvar tu culo. Mira lo caro que le sales. Este derecho de repudio se aplica también a las ex parejas, a todas tus ex parejas, así que pórtate bien.

Hace unas cuantas semanas estaba yo con mi bicicleta en el alto de Ebo, descansando después de subir todo el puerto. Llegaron luego otros con sus bicis y se pusieron a comentar los paisajes, echaron fotos y luego uno recibió unos wasaps. Les dijo a sus compañeros: "a X lo han detenido y lo han llevado a un calabozo porque su mujer se quiere divorciar y quiere llevarse a los niños". El otro dijo: "los hombres somos ya la última mierda".

Van cayendo como en el III Reich, van entrando en las casas y llevándoselos. Casas en las que no van a poner los pies en la puta vida más.

La televisión pública nada más es una basura de feminismo rencoroso, fundado por las viejas de Puerto Urraco, que silencia todo crimen cometido por mujeres, que silencia el maltrato infantil, el Síndrome de Alienación Parental, que distorsiona la realidad día tras día, año tras año y que hasta pone como noticia simples denuncias de feministas contra profesores o cualquier otro incauto por comentarios chorra de ésos que a ellas tanto las hieren y que a nadie le importan. Denuncias que luego son archivadas, o que acaban en un juicio con resultado absolutorio, pero de lo cual no se informa.

Continuamente, día tras día, año tras año, se trabaja desde los medios en la estigmatización de los varones, cualquiera que sea el motivo.

Y ante esta situación de cobardía masculina, el señor Albert Rivera, político que a mí nunca me convenció, por su evidente mediocridad, era el único que pretendía contrarrestar esta herencia zapateril, esta peste de lesbianas y taradas que está asolando España.

Pues ahora, como buen catalán, ya se ha cagado: "Ciudadanos rectifica y quita de su programa acabar con las penas específicas por violencia machista".

Ya no hay ni un solo partido que se atreva a cuestionar la llamada "violencia de género". Y esto es un triunfo de la amiguita Ana Blanco, que ha ido tejiendo desde su Telediario un clima de psicosis colectiva que ha hecho inviable electoralmente la restauración de los derechos humanos (sí, los Derechos Humanos) de la mitad de la población española. La televisión pública sigue igual que con Zapatero, me gustaría saber para qué ha entrado el PP.

Yo a Rivera le reconozco que ha hecho un buen trabajo y que su motivación interna (estoy convencido) ha sido honesta y centrada en el bien común. Pero tengo que informarle a él y a los lectores de este blog que no voy a poder votarlo más. Primero porque yo nunca seguiré a un líder cobarde y que da pasos atrás. Y luego porque si va a cambiar de chaqueta ante cada cambio de viento, en caso de gobernar tendremos que esperar un cambio en todos los puntos del programa según las encuestas le vayan perjudicando. Si sólo va a ser una muleta del PSOE sin mordiente, sin riesgo y en la corrección política, no les hace falta mi voto. Con cinco escaños les sobra.

Al final voy a hacer caso de Dolores de Cospedal: si alguien quiere que gobierne el PP, que vote al PP y no busque bisagras ni muletas, porque nunca sabes dónde va a acabar tu voto. La realidad es que me voy a abstener. Partidillos veletas, marca blanca, chaqueteros y vendidos nunca mais.

Enlace permanente    EPUB



11 de mayo de 2016
En el aniversario de Umbral
Hoy cumpliría 84 años Francisco Umbral. Hace unas semanas que vengo reflexionando sobre este escritor, a raíz de mi sueño, y he descubierto que la memoria me fallaba con respecto a él. Hacía casi veinte años que no leía un libro suyo. Pedí en Amazon La noche que llegué al Café Gijón y lo he leído con gran placer. O yo me he acostumbrado a la mierda de ahora, o Umbral es mucho mejor de lo que yo recordaba.

Mucho se le criticó y mucho se le odió, pero fue un chaval que no tuvo ni colegio, que pasó hambre en Valladolid, y que llegó a conseguir todos los premios de la literatura en castellano, casi sin excepción.

Yo a Umbral lo descubrí a los catorce años, justo después que a Cela. He sido un lector de sus libros, no tanto de sus columnas. Tal vez las columnas son lo que ha distorsionado la fama de Umbral. Allá en los primeros noventa yo leí Memorias borbónicas, Las ánimas del purgatorio, Memorias de un niño de derechas, Trilogía de Madrid y La década roja (el libro preferido de Mercedes Milá). Ya unos años más tarde compré Valle-Inclán, los botines blancos de piqué y El socialista sentimental. Todos estos libros ahora están descatalogados, es imposible encontrarlos más que de segunda mano.

Recuerdo que en aquella época yo leí Galíndez, de Vázquez-Montalbán, novela recomendada por toda la intelectualidad de izquierdas. Allí había un personaje que Vázquez-Montalbán describía como un "hombre cúbico". Unos días después, en el libro de Umbral sobre Valle-Inclán, se describía a Galdós como un hombre "encorpachado". Y dije: esa es la palabra que Vázquez-Montalbán necesitaba pero no conocía.

Y es que el lenguaje de Umbral era muy superior al de todos los escritores de su época. Era certero y preciso, no dudaba, tenía una pincelada suelta y rápida como Velázquez. Así como era un hombre inseguro en muchos aspectos, escribiendo era el escritor más seguro que yo he conocido. Era la fortaleza de su ego y la hiriente sinceridad lo que atraía de sus libros. Umbral sabía muy bien, igual que Cervantes, que al lector se le engancha más por el lenguaje que por la intriga. Él decía "con la técnica de la rosa y el látigo". Yo acababa un libro y enseguida empezaba el otro, hasta que en la facultad empezaron a obligarme a tragar todo tipo de paja vanguardista y ya no me quedó tiempo. En esto, se parecía a su denostado Baroja, y se diferenciaba mucho de su admirado Pla (cobardica como él solo). Para mí, sin ninguna duda, es la mejor prosa del siglo XX. Sólo ese "novelocentrismo" tan español y las rivalidades periodísticas han impedido, de momento, que se le reconozca en su justa medida.

A fecha de hoy, el estilo de Umbral, ligero, fluido, de sintaxis suelta, con zarpazos líricos pero no recargado, es el referente de nuestras letras. Y el estilo del Nobel Cela, que tanto me admiró en su momento, ha quedado desfasado por espeso, cerrado y pesado. Ya no se escribe apretando al máximo el lenguaje, ya no se pretende perfeccionar una obra de orfebrería. Ahora prima la comunicación.
"Más tarde pasamos unos cuantos meses en otra pensión más remetida en el corazón vecinal de Argüelles, pensión más oscura, húmeda y económica, y cuando por fin vivimos en pensiones diferentes sin vernos ya apenas, todavía quedábamos de vez en cuando en alguna cafetería, y él llegaba con su vespa sucia, ruidosa y vieja, y yo me montaba atrás y nos íbamos a la verbena de Tetuán de las Victorias o a las Vistillas, metiendo ruido con la moto, a bailar con las mises de barrio, comer churros, tirar al blanco y, sobre todo, viajar por la noche vacía y suave del verano madrileño, gustando la velocidad y bebiendo el aire".
Casi todo el mundo recuerda al Umbral viejo y cascarrabias que había ido a hablar de su libro, pero yo recordaría hoy al Umbral de 40 años, el que acababa de publicar tres de sus obras capitales: Mortal y rosa, Las ninfas y La noche que llegué al Café Gijón:



Aquí está la respuesta al origen de su estilo en el minuto 22:00:
"Con la técnica de la rosa y el látigo, conteniendo siempre el lirismo y con una carga de realismo, con una carga de intención y poniéndole siempre al puro mensaje un excipiente de lirismo. Creo que mis cuerdas fundamentales son dos: la ironía y el lirismo, porque esto no es un problema de estilo sino que es un problema de ser, a mí me va más el pensamiento lírico, el pensamiento irónico, que el llamado pensamiento lógico. Yo antes decía: entre el estilismo y el terrorismo".


Enlace permanente    EPUB



5 de mayo de 2016
Trump nominado
Cruz y Kasich KO. Trump es el nominado. Ahora es bueno mirar las hemerotecas y ver las predicciones de los periodistas españoles, esos faros morales de Occidente, hace cinco meses.

Yo me alegro mucho de la nominación de Trump. Quiero que sea un punto de partida para un cambio cultural, que vaya atenuándose esta estulticia en la que nos han adocenado. Que se hable de todo y que despierte la gente.

La jugada del "caballo blanco" parece que no funcionó. En Arizona, cuando ya prepararon a los delegados para votar a Cruz en una hipotética segunda ronda, vieron las protestas de los partidarios de Trump y se cagaron. El establishment se dio cuenta de que si hacían una convención adulterada y antidemocrática los iban a guillotinar. Igual que en España.

Trump va a arrasar a Hillary con más facilidad que a Cruz. Porque a Cruz no lo pusieron por su coño ni por ser el marido de nadie. Cruz no tenía que cargar con la pésima gestión de Obama. Hillary es un muñeco articulado de cartón que se sentirá impotente ante los ataques de Trump.

De momento, entiendo que va a haber una suavización del discurso para ponerse un poco más al centro. La gran sorpresa puede ser el apoyo de la comunidad hispana, que va a beneficiarse de la reindustrialización de Trump mucho más que de los discursos progres de una candidata que es pura casta y recomendación.

Enlace permanente    EPUB



20 de abril de 2016
Trump va lanzado
En Nueva York se ha llevado todos los delegados y tiene a tiro la nominación automática. Quedan 674 delegados en juego y a él le faltan 393, pero casi todas las elecciones que faltan son del tipo "el ganador se lo lleva todo".

Y ahora la última esperanza de estos corruptos y perdedores acaudillados por Mitt Romney es llegar a la convención de julio, que no tenga Trump la nominación automática y unir a todos contra él. Esto no es más que una ilusión: si algo ha caracterizado a Trump durante la campaña ha sido la habilidad para recabar apoyos hasta del afroamericano Ben Carson. Le guste o no al mormón Mitt Romney, Trump es un candidato de centro y el que, en una convención, tendrá más posibilidades de aglutinar apoyos.

Quiero decir que Trump será el candidato.

Enlace permanente    EPUB



1 de abril de 2016
El Tesla Model 3
Tesla ha presentado su Model 3, que va a tener ya 350 km. de autonomía, aceleración 0-100 km/h. en seis segundos y un precio en EEUU tan asequible como $35,000.

Con esto, ya hay algunos que vaticinan que va a sobrar petróleo (acertadamente, en mi opinión). Se puede desplomar el precio del barril a partir de 2020. Nadie va a querer conducir coches tan viejos y obsoletos como los de combustión interna. Y luego vendrán los que se conducen solos.

Esto deja las teorías de Dimitry el palanganas en puro papel mojado. No habrá el cacareado peak oil, no vendrá el Mad Max. Esto lo escribí hace ocho años:
¿Pero a quién se le ocurre que no se iba a encontrar ninguna solución y el mundo se acabaría por falta de gasolina? Hace 30 años en mi pueblo había dos seiscientos y poco más. Las cosas cambian, los científicos inventan, los ingenieros innovan. Gente extranjera, no españolitos. Es ley de vida, la capacidad técnica del hombre blanco (y amarillo en este caso) es muy potente y ha hecho cosas grandiosas, no va ahora a perder su civilización por un tema de transporte.
No acertó toda la cohorte de palilleros que estaban esperando el peak oil para ver descomponerse el capitalismo, incluyendo al freaky Niño Becerra.

Claro, si la solución la hubiésemos dejado en manos de los listos de España y del movimiento paguito-universal, estaríamos ya caminando, pegando sudadas en bici, hacinados en transportes públicos con una cartilla de racionamiento y en la mierda pura. Pero la solución la ha puesto la inteligencia y el talento, que es lo que la izquierda española ni tiene ni conoce.

Con mi blog no he ganado dinero, sólo he ganado la partida del tiempo. Siento acertar siempre.



Enlace permanente    EPUB



28 de marzo de 2016
Mi sueño de esta noche
I had a dream. Estaba durmiendo en casa de mis padres, pero no en mi habitación sino en la habitación pequeña, la que ocupé únicamente hasta que nació mi hermana. Pero yo tenía la edad actual, 39 años. A medianoche me despertaba, encendía la luz y encontraba que mi somier se había desplazado, dejando entrever las piernas del cadáver de Francisco Umbral, que yacía debajo. Esto de tener la tumba de Francisco Umbral bajo mi colchón me parecía de lo más normal, de hecho mi única preocupación era tapar aquella rendija por la posible toxicidad de los gases que se pudiesen emanar.

Entonces, fui andando hasta el dormitorio de mis padres, que dormían plácidamente, y pedí a mi padre que echase un vistazo a mi cama. Mi padre vino y levantó completamente el colchón. En la tumba de Umbral estaba su mujer, María España (que aún vive), y su hijo pequeño muerto, el que inspiró su libro Mortal y rosa. Primero empezó a moverse su hijo, luego su mujer e inmediatamente el mismo Umbral, que intentaba levantarse, aunque su constitución era la de un cadáver muy putrefacto ya. Estaba enterrado con un chaqué negro, tal vez el que le hubiese gustado usar para recibirse como académico de la lengua. Y ahí mi padre intentaba volverlos a dormir dándoles con un trapo en la cabeza.

En ese momento ya la tensión ha alcanzado un punto en el que mi mente ha decidido dar por terminada la fase REM y he venido a la consciencia. Eran las cinco y media de la mañana. Lo que me pregunto ahora es el significado psicoanalítico que pudiese tener este sueño. Normalmente no sueño nada, y menos pesadillas.

Enlace permanente    EPUB



25 de marzo de 2016
Primavera belga
Bueno, parece que ha habido otro toquecito ahí en Bruselas. Ahora vamos a poner unas cuantas velas y que salgan los políticos a decir "no acabarán con nuestro modelo de convivencia". Lo importante es impedir que llegue Donald Trump a la candidatura republicana.

Y yo a veces envidio a los progres, a mí me gustaría también representar un faro moral y disfrutar de lo bien que va nuestro país. Pero, lamentablemente, no puedo. Tal vez sepa demasiado, o lea demasiado.

Ahora he estado leyendo a uno de los intelectuales del socialismo hablar de "actuar con racionalidad" y "disfrutar de una Europa sin miedo". Es decir, no hacer nada.

Mirad, voy a hablaros con racionalidad: a cada hostia que nos dan, no sólo hay que contar el número de muertos sino cómo se han meado en tu cara, te han hecho odiarte a ti mismo, luego odiar a tu país y finalmente desconectar de los valores de tu sociedad. Eso si no plantas cara. Es por eso que Europa va a menos y el Islam va a más.

Otro artículo me ha gustado más: "Europa, situación límite". Pero hay algo con lo que no estoy de acuerdo: nuestra situación de inoperancia, cobardía y autodestrucción no es "única en la historia de la Humanidad". De hecho, es una fase del ciclo de vida de cualquier civilización, muy estudiada históricamente, por la que las sociedades ya demasiado opulentas durante demasiado tiempo vienen a un amariconamiento de los varones, a un rechazo de la violencia y a un autoengaño acerca de su futuro. Esto se da porque la disyuntiva entre el disfrute fácil y el sacrificio por la defensa de unos valores en los que ya no se cree (porque los valores se relajan y desdibujan poco a poco) se resuelve recurrentemente a favor de la primera opción. Ahí se llega al momento de decadencia terminal, cuando no se tiene ya capacidad de reacción y entran otros, te pisotean y te matan.

En el siglo III a.C. los griegos, tras siglos de relajación y sodomía, sufrieron el intento de invasión de los romanos. En la tercera de las guerras macedónicas, ya el semidios Perseo, con su cuerpecillo femenil y su pelililla fláccida, huyó del campo de batalla para salvar antes su dinero que su país.

Pero tan pronto como en el siglo IV d.C. los bárbaros del norte, encabezados por Atila, saquearon y quemaron Roma, imponiendo la Edad Media. Hacía ya un siglo que venían estos bárbaros haciendo pequeñas incursiones, teniendo continuas escaramuzas en las fronteras, ante lo que Roma no creyó conveniente detener las orgías, las sodomías en los baños termales y los grandes discursos de Cicerón en el Senado.

Pero poco duró la gloria de los godos, porque a principios del siglo VIII ya estaba el visidogo don Rodrigo en intrigas y traiciones palaciegas en Guadalete, lo que le llevó a perder toda la Península Ibérica, que cayó a manos de los omeyas, a los que sucedieron los almohades, conocidos como los primeros fundamentalistas islámicos.

Y a partir de ahí, los descendientes de los visigodos a base de hambre entendieron que sin violencia no había paraíso, e iniciaron la Reconquista, que fue un éxito y dejó a Boabdil "llorando como mujer lo que no pudo defender como hombre". Estaban los reinos de taifas muy preocupados por la paz, la multiculturalidad y el comercio.

Por lo tanto, estamos en la fase final, decadente, inmoral y cobarde de nuestra civilización. Mucho tendrían que cambiar las cosas para evitar llegar al final de nuestro ciclo.

Y ahora la estrategia del Estado Islámico es bien clara: hacerse con armas nucleares e invadir Europa. Corren ahora informaciones de los "servicios de inteligencia"... Pero esto es lo que yo escribí en febrero de 2011:
El plan básicamente es derrocar a los dictadores laicos, dejar que Occidente se crea que va a haber liberalismo y turno de partidos, meter luego a los "hermanos musulmanes" y cuando tengan la bomba nuclear tirarla. Primero irán a por Israel, pero nosotros somos los segundos de la lista, los usurpadores de Al-Andalus. Y vuelvo a repetir que Al-Andalus no es Andalucía sino toda España hasta la Cordillera Cantábrica.
¿Quién me creyó en aquel momento? ¿Quién hizo caso a este islamófobo, xenófobo y todo lo fobo que haya? Aquí se celebraron las revueltas, se dio por cierta la versión estúpida de los progres y se arrimó el hombro incluso en la guerra de Libia.

En mayo del 15 el Estado Islámico anunció que en un año tendría la bomba nuclear. En dos meses se cumple el año, vamos a preguntarles si la tienen ya.

La invasión de Europa será pan comido cuando consigan tirar bombas nucleares en las cuatro o cinco principales ciudades al mismo tiempo y comiencen a partir de ahí una guerra de guerrillas con su propia población, que ya la tienen diseminada por el territorio. Básicamente, será un cambio del campo de batalla, nada más. ¿Podrá salvarnos EEUU? Aunque no esté el mulato cazamoscas, que desea secretamente el Gran Islam, no será sin grandes devastaciones que se podrá erradicar el califato. Cuanto más tarde se actúe, mayores serán los daños.

Enlace permanente    EPUB



16 de marzo de 2016
Lo que Rivera puede aprender de Trump
Parece que, mientras unos ladran, Trump sigue cabalgando. La que llaman "retórica populista" parece que sigue convenciendo a la gente: tanto dinero debemos, tanto déficit comercial hay con China, tantos empleos están deslocalizados, tanto paro ha ocultado la administración Obama, tanto nos cuestan las guerras, el lobby farmacéutico, los crímenes de inmigrantes ilegales. Y para calmar el populismo sacan la moral, la ética y los grandes principios unos tíos que van al mitin de otro a hacerlo callar, boicotearlo para manipular el resultado y que no pare nunca el dinero de los demás de ir hacia sus bolsillos.

Pero nada de eso va a funcionar, porque quienes arman el barullo en esos mítines son votantes del otro partido, son el electorado de Obama, y eso sólo puede hacer que Trump merezca más respeto por parte de las bases republicanas.

Trump va bien porque se ha atrevido a levantar el velo progre, hecho de tabús y silencios, de cosas que no se pueden decir y cosas de las que no se puede hablar. Porque esas cosas, si se dicen y se comentan, dejan en evidencia las dogmáticas progres, que básicamente ofenden al sentido común.

Y por eso cuando empezó a hablar en las primarias estoy convencido de que la mayoría de los inútiles periodistas y politólogos que tenemos debió mirar para otro lado, creyendo que se la iba a pegar.

Y cuando no se la pegó, rápidamente recurrieron a las socorridas etiquetas de "extrema derecha", "xenófobo", "populista", etc. Pero esas etiquetas no han surtido ningún efecto porque a él sencillamente le dan igual. Todo es no tener miedo del qué dirán.

La corriente de superación de lo progre está instalándose ya por todo Occidente: en Alemania, la gente de Alternativa para Alemania está tomando ya posiciones cada vez más relevantes, a falta de un verdadero líder; en Francia, la señora Le Pen obligó al Partido Socialista a retirarse de las elecciones regionales para dejar ganar al centro-derecha; en el Reino Unido, Cameron (uno de los políticos más inteligentes de nuestra época) está ya desplazándose para tapar el hueco a su derecha, empezando por el referendum de pertenencia al euro.

Pero en España seguimos con el miedo a decir lo que realmente pensamos. ¿Cómo puede un tío que va a unas elecciones a decir que hay demasiados inmigrantes ser tachado de racista y xenófobo cuando en todas las encuestas el 95% de los españoles anónimamente opina que hay demasiados inmigrantes? Claramente, hay unos pocos moralistas que nos están haciendo callar a todos. Esa barrera psicológica es la que se está rompiendo en Europa pero no en España.

Y a mí me gustaría que Rivera fuese el Trump español. Pero para eso tiene que aprender de Trump a hacer política sin miedo:
  1. Mantener sus afirmaciones:
    Cuando estábamos a dos semanas de las elecciones, algún periodista "independiente" filtró la gran bomba: en el programa de Ciudadanos se pretende eliminar el "agravante" de género en los casos de violencia doméstica. Y cuando yo pensaba que se iba por fin a abrir ese debate, se cagó en los calzoncillos Rivera, empezó a tirar balones fuera y acabó con un hundimiento de cara a las urnas. Pedir la igualdad ante la ley le daba vergüenza al señor Rivera. A Trump todavía no lo he visto echarse atrás en ninguna afirmación, por más que carguen contra él desde todos los mass mierda. La propuesta suya del muro con México no sólo la mantiene hasta hoy sino que cada vez que le amenazan desde México él responde: "el muro acaba de crecer diez pies".

  2. Agresividad:
    Trump es el político más odiado entre las filas del partido rival, mientras que va arrasando en el bando propio. Rivera a fecha de hoy es el político mejor valorado por el conjunto del electorado, y eso significa que es un blando. Los intentos de quedar bien con todos y estar en el centro suelen acabar en política con muchas palmaditas en la espalda y pocos votos. Hay que dar leña y no parar hasta noquear al rival, como pasó ayer con Little Rubio.

  3. Concreción:
    Si hay algo que caracteriza a Trump, es su habilidad para hablar de medidas concretas. A esto le ayuda su CI de 150 puntos. Se le ha reprochado que cambia de opinión, pero eso sólo significa que es sincero. Todos cambiamos de opinión. El tema del muro con México es repetido una y otra vez en cada mitin. ¿Pero cuál es la propuesta estrella de Rivera? No ha planteado nada concreto y tangible a lo que agarrarse, ha puesto ahí su carita de bueno y ha dicho: "bueno, mira, yo no soy corrupto, pago pensión alimenticia, soy muy buena persona y quiero que me votéis". Esto es vieja política.
El hartazgo de los españoles por el bipartidismo es tal que un partido de línea dura, con propuestas valientes y un líder con solidez y agresividad se abriría camino fácilmente, mucho mejor que los bolivarianos de Podemos, completamente pasados de moda.

Enlace permanente    EPUB



12 de marzo de 2016
¿Y cómo va lo nuestro?
Estoy tan interesado en los jaleos de Donald Trump que ya no me acuerdo de que en España no hay Gobierno. Parece que la candidatura de Sánchez, lo mismo que el Windows 10, venía capada de fábrica: no puede pactar con los nacionalistas y no puede pactar con el PP, lo que hace imposible que gobierne o deje gobernar. No le suman los escaños, pero sí que se va a jugar de farol, a discursear en una investidura sin ninguna posibilidad de éxito.

¡Y qué discursos, señorías! Tan bien hablaban, que hasta se tenían que cortar el micrófono. El espectáculo de rastafaris, niños de teta, besos homosexuales y otros folclores no ha sido tan desagradable como el de los cuatro ceporros encastillados en sus dogmáticas e incapaces de llegar a nada más que a quitarse la palabra, insultarse, cortarse el micrófono, echarse la culpa y dejar la situación bloqueada. En un momento del debate pensé que si hubiésemos puesto a niños de 2º de la ESO no lo hubiesen hecho peor.

El problema es que no quieren entender que sin los catalanes España no se puede gobernar: ni la Transición, ni los últimos gobiernos de Felipe, ni el primer gobierno de Aznar, ni los dos de Zapatero se hubiesen podido dar. Las dos Españas tienden a tener una correspondencia tal que son los escaños catalanes los que siempre inclinan la balanza. Pero ahora se ha dicho tan tranquilamente: "no, a estos tíos los ignoramos y ya está". Pero no está.

Y el otro problema es que las grandes coaliciones pueden funcionar en situaciones excepcionales, ya sean grandes crisis o catástrofes, pero una gran coalición con carácter permanente sólo puede llevar a los electores a buscar el partido que queda suelto, que en este caso sería Podemos. Ahí es donde el remedio sería peor que la enfermedad.

Por eso me parece que la única opción es volver al Congreso y que se abstenga el PP. Esto haría una gran coalición encubierta, en la que el PP iría imponiendo sus medidas a través de Ciudadanos, que las vendería como propias. Esto daría cuatro años de margen para ver si en Podemos se acuchillan unos a otros y en Cataluña la hoja de ruta se queda en papel mojado. A mí me gustaría la independencia de Cataluña, pero hace tiempo que sé que es una causa perdida. Más prioritario me parece evitar que esta gente que va al Congreso a dar la nota ponga sus manos en los Presupuestos Generales.

Pero quitar a Rajoy de un sillón parece más difícil que arrancar un percebe de una roca calcárea. Ni toda la presión interna, externa y europea puede hacer que doble su voluntad en lo más mínimo. Ni tan siquiera la posibilidad de tener que seguir en funciones años y años repitiendo unas elecciones tras otras. Hasta que no lo saquen de la Moncloa a rastras y arañando el suelo, con su partido destruido y su país hundido, hasta que no sea el último desahuciado no va a parar. El problema puede ir para largo.

Enlace permanente    EPUB





© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago
Pepita Nuncabaja
Seis meses en meetic
Etapas de la burbuja
Mis fotos en Flickr

EPUB del blog

RSS del blog