20 de mayo de 2007
Un articulito de Vergés
He estado leyendo esta noche un artículo de Ricardo Vergés enviado a una revista académica. No es que me haya enterado de nada nuevo, pero sí que he visto dos gráficas.

La primera creo que mejor se podría haber hecho en dos y estarían los datos más claros. Hace una comparación entre USA, Francia y España. Muestra dos cosas al mismo tiempo:
verges1


Claro, y ahora vais a decir: ¿y cómo han podido los españoles pagar todo ese dinero? Pues lo sabéis muy bien: alargando los créditos al máximo y contratando a tipo variable. Esto es lo que se muestra en la siguiente gráfica, la deuda que arrastran los españolitos en relación a su renta. Vergés ha hecho una extrapolación para mirar realmente el porcentaje de nuestra renta que se van a comer las deudas, y el resultado es ese: en el año 2037 todavía deberemos el 48% de nuestra renta disponible. Ahora debemos el 268%, mientras que USA se queda en un 40% y Francia en un 60%.

verges2
Tamaño original


La conclusión que saca Vergés es la siguiente:
España se verá obligada por tanto, a adoptar severas medidas para no poner en peligro la solvencia del euro. Estas medidas van a ser difícilmente aceptables tanto para la actual generación como para la siguiente, ya que a la deuda inmobiliaria se sumarán otros problemas como la reabsorción del millón sobrante de trabajadores de la construcción, o el paraguas para el efecto derivado del principio de Merton tan pronto los precios bajen, o como la lucha contra la inflación generada por el excedente monetario descrito igualmente por Friedman, además de la difusión de la propia inflación del precio de la vivienda. A todo ello se añade el déficit social, el déficit medioambiental, el déficit tecnológico, el déficit comercial, etc., problemas que el país debería haber absorbido gracias al regalo del diferencial de inflación entre Maastritch y la entrada en vigor del euro así como a todos estos años de ayuda europea.
Y acaba con esta cita, dedicada supongo a esos que se hipotecaban para tener algo que dejar a sus hijos: "quien nace endeudado, no es un ser libre y acabará viviendo inmerso en el odio".

Pero, aunque las gráficas son muy bonitas, creo que Vergés se equivoca. Sobre todo en la segunda. No introduce la variable de la morosidad, que va a ser un factor fundamental en toda la crisis. La morosidad va a empezar por las promotoras y luego se va a contagiar a los particulares.

Me parece que a veces los economistas se dejan llevar por los numeritos y no cuentan con la psicología colectiva. Para mí, conociendo al españolito a lo largo de su historia y en toda su literatura, está claro que va a haber un giro copernicano: si antes se presumía de pisito, después se presumirá de emigración a un país mejor; si antes se presumía de hipotecón, después se presumirá de no pagar ninguno de los créditos; si antes se presumía de "tener algo propio", después se presumirá de libertad de movimiento. Por supuesto, todo esto aderezado con muchos "ya lo decía yo", "se veía venir", "es lo mejor que podía haber pasado".

Además, creo que la morosidad va a ser brutal. En cuanto vean que sus pisos no valen nada, no paga ni Dios. Habrá que escuchar las diversas coartadas: "los bancos son los primeros ladrones", "nos quieren como esclavos", "si pagas lo que te piden, es imposible vivir". Y por supuesto, con mucho dinero negro circulando bajo mano. El español estará en su salsa: como buen pícaro que es, se mueve entre la mierda como pez en el agua.

Muchos seguirán manteniendo un cierto "estatus" ficticio mientras los bancos preparen sus embargos. Otros serán nuevos Che Gevara, filosofando por los bares acerca del capitalismo, cuando en plena burbujita llevaban la corbata verde y trincaban lo que pillaban. Tampoco faltarán los don pelayos, que se amotinarán en sus pisos hasta el desahucio y saldrán lanzando gritos contra los "poderes fácticos".

Os recomiendo leer La Colmena de Cela y hacer una extrapolación intrahistórica parecida a la de Vergés pero en literario, para ver la España que viene.

Lo que más miedo me da es la mala leche que van a tener en el cuerpo. Decía un historiador especialista en la Revolución Francesa, del cual no recuerdo el nombre, que las revoluciones no aparecen cuando un pueblo es oprimido durante un largo tiempo, sino cuando goza de prosperidad y la pierde de repente. Un pueblo largamente sometido o muy empobrecido tiene la autoestima baja, no tiene ánimos para emprender nada. Pero un pueblo que ha vivido sacando pecho, que ha gastado dinero a espuertas, que se ha imaginado por delante de Alemania, en el momento en que se vea arruinado puede ser capaz de todo. Llegados a ese punto, el bobo solemne que nos gobierna se daría por fin cuenta de que, como decía Baroja, "la retórica no es nada o casi nada".

12:44:00 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja