2 de junio de 2007
El primero de muchos
He estado tan desconectado de estas elecciones que se me había pasado alguna cosa interesante. Por ejemplo, la Plataforma per Catalunya ha obtenido 17 concejales en varios municipios. Este partido tiene un único punto en su programa: "controlemos la inmigración". Y nace en Vic, ese pueblo ejemplo de convivencia que había exportado el "modelo Vic" en la educación. Es decir, los inmigrantes primero.

El líder de este partido se llama Josep Anglada y parece que es un antiguo militante de Fuerza Nueva. A mí las antiguas militancias poco me importan, ya sabéis que Aznar estuvo en Falange y sus diez millones de votos sacaba. No hablemos de Juan Luis Cebrián, consejero delegado del grupo Prisa, etc. Aquí todos tienen un pasado. Anglada simplemente responde a una demanda social que cada vez es mayor.

Yo ahora le preguntaría a todos esos defensores del inmigrante: ¿es posible creer honestamente que la clase media española puede aceptar un muy serio recorte de sus salarios, de sus prestaciones sociales y de sus servicios públicos, aparte de soportar el crecimiento de la delincuencia, sin sentir odio? Lo digo porque, si esto fuese posible, podríamos entrar en los anales de la historia, único pueblo que se deja invadir y someter sin reaccionar absolutamente nada.

Cuando se defiende al inmigrante y se rechaza cualquier objeción a estos flujos de creación de mano de obra barata yo creo que se hace al estilo progre, sin razonar, pensando desde la comodidad de la clase alta. Pero pregunto otra cosa: ¿esta gente de "izquierdas" que vive en la Moraleja está legitimada para decirle al de Alcorcón que aguanta los navajazos que es racista por pedir que expulsen al extranjero que delinca?

Poco a poco, las cosas van tomando ese cariz ambiguo que precede a las tormentas sociales. La situación de España es de prosperidad aparente, pero de gravísimos problemas que el Gobierno, en lugar de solucionar, está agravando. Cuando el dinero se retire (lo hará enseguida) será como cuando baja la marea y aparece toda la basura que había debajo del agua.

La situación social de España no es sostenible. Los moros y los españoles ni se hablan, a veces veo marroquíes andando solos por las calles de Benidorm. Nadie les cruza ni la mirada. Toda esta gente en el paro y sin nada que echarse a la boca. Es que no quiero ni pensar en lo que puede ocurrir.

Pero ocurra lo que ocurra, quienes han creado esta situación, quienes se han lucrado con este tráfico de esclavos, quienes han facilitado y alentado estos flujos, tendrán que rendir cuentas tarde o temprano. ZP es la cabeza más visible, recriminado por toda Europa, pero hay muchos más. Son muchos los empresarios que presionan al Gobierno para que siga dando papeles. Empresarios de la hostelería, la agricultura y sobre todo la construcción. Con sueldos tan bajos, los beneficios son mayores. Es así de simple y claro. Si no estás de acuerdo con esta estrategia, eres un racista.

Y yo, que no quiero ser racista pero lo acabaré siendo, hay algunas cosas que no entiendo: si es ilegal tomar un visado de turista y permanecer en el país, y es ilegal contratar a alguien sin permiso de residencia, ¿por qué soy yo racista por pedir que las leyes se cumplan? ¿Y por qué los buenos de la película son la persona que viene a mi país ilegalmente o el político que permite e incentiva que se quebranten las leyes impunemente?

Están ahí recogiendo la fresa o poniendo ladrillos. Lo sabemos todos los que pasamos cerca. Sabemos que muchos no tienen papeles. Pero la policía parece que no lo sabe, porque si lo supiera iría y les pediría los papeles y luego tramitaría su expulsión, ¿no es eso? O a lo mejor es que somos tan buenos, tan solidarios y tan modernos que los dejamos que sigan currando. Hacemos un bien a la humanidad.

La que se va a liar va a ser muy gorda, y no sólo económicamente. De todo lo que pase, yo no voy a tener culpa absolutamente de nada. De hecho, desde ya mismo llamo a la tranquilidad. Porque ya me voy temiendo que tranquilidad es lo que más nos va a faltar.

Entonces, Josep Anglada no me parece más que el primero de muchos pequeños líderes populistas que van a ir surgiendo según la ira y el desconcierto se apodere de los ciudadanos. Unos culparán a los inmigrantes, los otros a los políticos, los otros a los bancos y los otros a los caciques.

Alguno se acordará ahora de mi propuesta para un nuevo partido político. No seguí adelante con la idea porque no tengo madera de político, soy demasiado insociable. Pero espero que alguien recoja mis ideas. Las sintetizaría ahora mismo solamente en dos puntos: cirujano de hierro y tecnocracia. Toda la furia descontrolada y gratuita sólo serviría para hundirnos aún más en la mierda.

Actualización:
Parece que hay alguno que se ha creído que el artículo de Primo de Rivera me lo han mandado en plan ofensivo.

Claro, Primo de Rivera era un dictador. Donde esté la democracia que se quite lo demás. Eso era lo que nos decían en la EGB.

Traduzco un párrafo de ese artículo:
"También trabajó para construir infraestructuras para su país económicamente atrasado. España tenía pocos coches cuando él llegó al poder; en 1930 tenía ya la mejor red de carreteras de Europa. Sus tecnócratas construyeron presas para aprovechar el poder hidroeléctrico de los ríos, especialmente el Duero y el Ebro, y para suministrar agua para el riego. Por primera vez, la electricidad llegó a algunas zonas rurales de España. El Régimen actualizó la red de ferrocarriles, y esto ayudó a desarrollarse a la industria española del hierro y el acero. Entre 1923 y 1927, el comercio exterior se incrementó en un 300%. Además, su gobierno intervino para proteger los productos nacionales de la competencia extranjera. Este nacionalismo económico fue ideado por el ministro de finanzas, José Calvo Sotelo. Si bien España se benefició del boom de la posguerra mundial, su crecimiento económico también se debió a las políticas de Primo de Rivera y al orden que su régimen proporcionó al país".


23:15:00 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja