13 de agosto de 2007
La trampa de las inyecciones
Vamos a ejemplificar la mojiganga esta de las "inyecciones" con un reparto mínimo de actores:
  1. Un posible hipotecado con 100.000 euros en el bolsillo.
  2. Un constructor con un adosado recién terminado.
  3. Un banco que le ha prestado 100.000 euros al constructor.
  4. Un ahorrador que dejó 100.000 euros en un depósito en el banco.
  5. El BCE con una aguja llena de dinero ficticio.
Entonces, el desarrollo de la obra puede darse según tres argumentos:

Argumento 1:
Todo va sobre ruedas: el constructor le vende al hipotecado su adosado, le subroga la hipoteca de 100.000 euros y el neoesclavo va pagando los intereses y el capital al banco. El banco le va pagando los intereses al ahorrador. Hasta aquí nadie pierde y no se ha generado inflación.

Argumento 2:
Hay un pequeño problemilla: el hipotecado ha comprado el piso y se ha subrogado la hipoteca, pero no puede hacer frente a los intereses. El ahorrador quiere su dinero y el banco no tiene "liquidez". El BCE "inyecta" ese dinero y el ahorrador cobra. El banco vende otros activos y le paga al BCE. El BCE destruye ese dinero ficticio y entonces todo cuadra, no se ha generado inflación porque el dinero que hay en la economía es el mismo.

Argumento 3:
Hay dos pequeños problemillas: el primero es el mismo que antes, que se soluciona con una inyección también. El segundo problemilla es que cuando el banco tira a vender sus activos esos activos han perdido mucho de su valor o bien simplemente ya no quedan activos por vender. A partir de aquí hay dos opciones:Conclusión:
Las inyecciones sirven mientras los bancos tengan activos que liquidar a muy corto plazo y el BCE devuelva inmediatamente ese dinero al limbo, que es de donde partió. Si después de que los bancos hayan liquidado sus activos siguen las inyecciones, muy pronto iremos todos a cobrar nuestros salarios en baúles de mimbre como los obreros de la Weimar.

14:23:00 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja