15 de agosto de 2007
Viendo cosas
Este verano estoy viendo cosas nuevas e importantes. La primera fue en Alcoy: estaba en la cola de una gasolinera Galp, según se sale hacia Alicante, y había un negro con pantalones cortos, zapatillas deportivas y camiseta de tirantes. La cajera no sé qué le decía y el tío se retira pidiendo perdón modestamente. Como yo iba detrás de él, me preparo a pagar pero veo que la cajera no me está haciendo caso. Habla con su jefe, que está detrás con cara de asustado. Dice ella: "un fajo de billetes de 500 llevaba". Me giro de repente hacia los surtidores con cierta frustración. La oportunidad de mi vida de ver un billete de 500 y me lo pierdo. Veo al negro subiéndose a un nada llamativo Opel Astra negro. (¿hay algo más negro que un negro con dinero negro conduciendo un coche negro?).

La segunda cosa fue el sábado pasado. Primera quincena de agosto, sábado noche, nos decidimos a aglomerarnos un poco en la capital europea del turismo masivo. Bajamos hasta Benidorm y circulamos por las calles: uno tras otro, las tascas jamoneras, los locales de diseño y los pubs ingleses eran auténticas tiendas de muebles. Algunas de ellas en liquidación, puesto que ya directamente habían cerrado la puerta. Un vez vi incluso a uno de los dueños, con la toallita en el hombro, de pie en el portal. Miraba la calle vacía con incredulidad.

La última vez que estuve en Benidorm era junio y aún se podía objetar que no era temporada alta. Pero ahora sí que ya no hay más cera que la que arde: si a mediados de agosto la gente no está, es porque no va a llegar. Benidorm se muere y a mí no me da ninguna pena. El tío ese de la toallita seguro que votaba al PP porque traía la riqueza al pueblo. A Benidorm lo han matado la especulación, la corrupción y la codicia de unos analfabetos que creyeron que ellos eran demasiado importantes para servir copas y quisieron apostar más fuerte. Ahora sabrán por qué los americanos siempre dicen que los tontos y su dinero se separan rápidamente.

Al final sí que encontramos un local medianamente lleno: en la Cala de Finestrat, muy cerca de la arena, con los locales de alrededor vacíos o cerrados. Me asqueé tanto del vocerío del turismo chusma que allí había que muy pronto nos volvimos a Finestrat. Dos horas me costó quitarme el calor del cuerpo.

15:42:00 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja