2 de octubre de 2007
Invierno inmobiliario
Creo que la única burbuja que pincha con silencio es la inmobiliaria. Un silencio sepulcral, que hiela la sangre. En la tele las voces nunca paran, los periódicos y los foros siempre tienen algo que decir. Pero en el epicentro de la debacle, allí por donde pasa un tsunami invisible, las cosas simplemente quedan congeladas y se hace el silencio más espeso. Los albañiles se van y las casas quedan vacías, nadie circula por las calles, es el invierno inmobiliario.

El final de 2007 y la primera mitad de 2008 los voy a pasar en una urbanización de la Marina Alta, entre Denia y Jávea. Es un pequeño complejo que linda directamente con un selecto campo de golf. 18 bungalows rodeados de césped y árboles grandes. Olivos, pinos y algarrobos. Detrás está la montaña. Hay también dos aparcamientos para unos 20 coches y una gran piscina en medio. Hay también entre semana un único vecino, que soy yo. Nadie duerme a menos de 500 metros de aquí. Anoche recorrí andando toda la urbanización y las únicas luces eran los farolillos de los jardines y los focos de la piscina. Mi coche es el único del aparcamiento.

Mientras venía hacia aquí anoche pude ver que hay varias urbanizaciones cerca en la misma situación. Veinte, treinta casas y sólo una luz encendida. Muchas de ellas están recién terminadas y con esos cartelitos que ya aburren.

Cuando me vaya de aquí, en junio de 2008, tal vez esa única luz se haya apagado del todo. Entonces apagaré yo la mía y no quedará nadie para ver el fracaso de tanta codicia y tanta desvergüenza.

16:19:00 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja