12 de noviembre de 2007
Así las gasta Fincas Corral
Esa inmobiliaria llamada Corral, a la que tanto aprecio, salió hace poco en El País:
¿Y quién compra ahora mi piso?

El piso de Lucía, que prefiere mantener el anonimato bajo pseudónimo, lleva casi dos años esperando un vendedor. En noviembre de 2005 decidió ponerlo en venta en una de las oficinas de la inmobiliaria catalana Fincas Corral, inmersa, según publicó la semana pasada Cinco Días, "en un plan de ajuste ante el cambio de ciclo". En esa fecha no tenía demasiada prisa por vender y acordó dejarles su piso 'en exclusiva'. A cambio, si en un año y medio no le habían encontrado otro comprador, una patrimonial, de nombre Pinesa y participada por ellos, se comprometía a adquirirlo por un precio previamente pactado y en una fecha concreta. Todo quedó fijado en un documento suscrito por Lucía y la patrimonial en la oficina de la inmobiliaria y en el que se especifican los detalles de la operación.

"En un año y medio no encontraron ningún comprador y el día fijado para la firma de la escritura, en mayo de este año, no se presentó nadie", explica. Durante los 15 meses pactados, le habían adelantado alrededor de 9.000 euros que se descontarían "del precio total en el momento de formalizarse la escritura de compraventa". Lucía, que les remitió un burofax tras el 'plantón', ha estado dos meses oyendo excusas y esperando una solución que no ha llegado. Es más, esta semana, a la vuelta de vacaciones, se ha encontrado con la oficina donde tramitaban su expediente cerrada. "Antes de irme hablé con la delegada y no me comentó nada, me dijo que creía que mi caso ya estaba solucionado. Ahora mi expediente está en otra oficina y sigo en la misma situación: sin un comprador y sin que Pinesa cumpla su compromiso", afirma Lucía, decidida ya a emprender acciones legales. "Ahora dicen que me darán una respuesta en breve, pero desconfío. Sé que mi caso no es aislado".
Lucía, al igual que otros clientes, ha usado un foro de Internet para exponer su caso y compartirlo con otros que se han visto o se ven en una situación similar. Es el caso de Luisa, que también prefiere mantener el anonimato, y que ante los retrasos en la firma de la compraventa, y haciendo frente ya a una hipoteca puente para una nueva casa, decidió finalmente vender por su cuenta. En otros, como en el de Luis, el acuerdo se cumplió y Pinesa adquirió su inmueble, aunque con retraso y no con pocos disgustos por su parte. "Me decían que lo iban a vender en un par de meses, finalmente cumplieron su compromiso, pero tardaron un mes y medio más de lo fijado en el contrato. Son retrasos que te acarrean muchas complicaciones". Ni desde la inmobiliaria ni desde Pinesa, hay respuestas. ELPAIS.com ha intentado ponerse en contacto con ellos sin éxito. Ningún responsable ha querido ofrecer su versión ni ha ofrecido datos.
No tienen tiempo para hablar con El País. Están demasiado ocupados enviando e-mails intentando hacer callar a sus ex empleados.

16:45:00 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja