25 de noviembre de 2007
Protegiendo al ciudadano
Hoy me he dado una vuelta en coche por la zona Alicante-Elche a ver los resultados de la deflagración. La verdad es que poco he visto. Pero antes me he desviado de la carretera, a unos kilómetros de Campello, y me he metido por un camino. Había pasado por allí varias veces y nunca se me había ocurrido meterme. Es un camino muy tortuoso pero bien asfaltado, que sube montaña arriba.

Al cabo de unos kilómetros me veo al fondo un grupo de policías municipales alrededor de un coche con el maletero abierto. Tenía ya ganas de volverme y me he parado. No estaba yo como para empezar a sacar documentación y demás mandangas. He dado despacio media vuelta y he empezado a bajar.

En dos minutos tenía detrás el coche con la sirena a tope. Me paro y empiezan a interrogar: "¿a dónde va usted?"; "a Santa Pola"; "por aquí no se va a Santa Pola". "¿Por qué ha dado media vuelta?; "porque no quería ponerme a enseñar papeles"; "es que si usted huye entonces es más sospechoso". "¿Podría abrir el maletero?"; "pero no se baje del coche, ¿no tiene ahí un botón?"; "es que si le doy al botón luego no se cierra bien". Eran un tío y una tía. El tío hablaba sin quitarse la braga de la boca (aunque no hacía frío), la tía tenía la cara agitanada y algo comida por la viruela o a saber por qué. Se ha puesto a rebuscar en mi maletero, ha abierto la bolsa con los triangulitos, ha levantado la tapa de la rueda de recambio. Al final, me han dejado marchar.

Sigo conduciendo y al cabo de un rato subo por la carretera que va de Crevillente a Aspe. En eso que me sale por una curva el mismísimo Pedrosa pero con una de esas semicarenada. Ha pegado una tumbada demencial para no chocar conmigo. Un kilómetro más arriba, otro igual pero ya con la rodilla en tierra. Otro kilómetro más arriba, en la cuneta, una tía con un cronómetro y otra moto esperando a que le dé la señal para salir.

Llamo a la Guardia Civil: "oiga, hay una carrera ilegal de motos en la carretera de Crevillente a Aspe"; "espere un momento que le paso con el cuartel de Novelda". Otra vez: "hay aquí una tía con un cronómetro y tres o cuatro locos haciendo tandas libres de entrenamientos en motos de alta cilindrada" (mientras decía esto, me pasaban un par descolgándose a lo Randy Mamola). "¿Me puede decir el punto exacto?"; "no puedo decírselo, según se sube de Crevillente, pues en un kilómetro o dos"; "es que si no me dice el punto exacto no podemos saber exactamente dónde"; "pues no hay un punto exacto, están subiendo y bajando por toda la carretera"; "bueno, vamos a ver, ¿por qué no llama al cuartel de Crevillente?"; "ya he llamado, me han pasado con usted"; "es que si llama allí ellos están más cerca"; "bueno, yo ya le he informado, ahora si no quiere hacer nada es su problema". En eso que vuelve una de las motos y le hace una señal con la mano a la del cronómetro. Le digo al policía que lo que voy a hacer es seguir mi camino, cuelgo y cuando miro otra vez por el espejo la del cronómetro no está.

21:04:00 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja