13 de diciembre de 2007
Consigue el empleo de tus sueños
Estaba ahora mismo pegando un vistazo a una revista que había en la biblioteca: Y ahora qué, número 17, orientada a alumnos de bachillerato. En la página 32 hay un artículo que se titula "Sociología: explorando el comportamiento social". Y en medio de ese artículo sale este párrafo:
La salida que más gusta a los estudiantes es la de trabajar en Investigación Social y de Mercado. En este campo "lo más habitual es entrar como becario, haciendo encuestas, y de ahí pasar a hacer entrevistas en profundidad, participar en grupos de discusión como observador; y posteriormente ocupar un puesto de analista o gestor de servicios", apunta Juan Luis Chulilla. Y como trabajar en investigación no es fácil, recomienda aprovechar la oportunidad de trabajar y hacerlo gratis para ganar experiencia, pues "una buena experiencia vale más que un título".
¿Había un salario mínimo? Eso es para inmigrantes, hombre. El españolito veinteañero titulado se vende al peso por debajo del papel para reciclar.

Ahora que ya no somos veinteañeros nos damos cuenta de las cosas. Un poquillo tarde. La generación de paletos venidos a más que es la de nuestros padres ha sido presa muy fácil de este tipo de camelos, pero lo hemos pagado nosotros. Esa revistita está llena de artículos así: "consigue el trabajo de tus sueños", "ten un empleo creativo y motivador", "triunfa laboralmente". Esto está muy bien y muchos lo han conseguido (yo, desde luego, no). Pero si cada hijo de tendero quiere tener un empleo glamuroso en el centro financiero de Madrid, y no hay en este país movilidad social, la única solución (ficticia) es meter tal volumen de inmigrantes que suban un escaloncito a los hijos de la clase obrera.

Los países con este tipo de mitología de triunfo laboral y realización profesional necesitan una constante inmigración y vienen inflando su burbuja de crédito desde la posguerra mundial. Los países que no quieren basar su crecimiento en la inmigración ni en el crédito, lo que hacen es dignificar todas las profesiones y dar buenas prestaciones sociales.

Pero España se traga eso y mucho más. Las americanadas aquí germinan fácilmente, gracias a la edad mental media situada en trece años.

11:31:00 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja