3 de enero de 2008
Reflexiones para empezar el año
No estoy todavía con ganas de ponerme a escribir en serio, pero tengo en la cabeza algunas reflexiones para empezar el año:
  1. Ya nadie habla de pisos. Si hace dos años no podías hacerte una cerveza sin oir aquellas historias de triunfo financiero, ahora callan como tumbas. La Nochevieja la pasé con otras 12 personas en una casa de Ayora. Se habló de inmigración, de terrorismo, de energías renovables, de las elecciones y sobre todo de un viaje a Suecia que se han montado para marzo. Pero de pisos nada de nada. Yo la verdad es que no hablé casi nada.

  2. El alcohol causa daños cerebrales. Más a mujeres que a hombres.

  3. Han sido las Navidades más grises de nuestras vidas, pero la gente calla. No quiere demostrar que está cagada. En este país el que no es feliz se queda solo, y el que está solo está excluido de todo. De manera que habrá que seguir tocando el violín hasta que nos hundamos con el barco.

  4. En esta Nochevieja que he mencionado antes, la gente salió por los pubs a terminar la fiesta. Había un chico muy obeso que resbaló y se hizo un esguince. Todo el mundo siguió la fiesta ignorándolo y él intentó regresar solo a pie hasta la casa. Al día siguiente tenía el pie muy amoratado y cuando fue a la noche al hospital le escayolaron todo y le mandaron inyecciones porque había riesgo de necrosis. Ahí está la esencia del amiguismo español: amigo cuando me interesas y patada cuando no. Un comportamiento que recuerda a los niños de 1º de la ESO. Yo, cuando pasó todo eso, estaba en otra parte.


17:03:02 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja