10 de enero de 2008
¿Y ahora qué?
Me hacen la pelota descaradamente en un comentario y me preguntan cómo creo que evolucionarán las cosas. Hombre, ahora que estoy toda la tarde en el puto sofá con el cojín por el tema de la espalda, pues vamos a ver si la batería no me traiciona y hago aquí una especie de porra no palillera de la crisis española:
  1. De aquí a las elecciones, mentiras y más mentiras como las de ahora: "España va muy bien, hay unos agoreros que dicen que vendrá crisis". Han echado ya mano del viejo truco de la "crisis psicológica". Esto lo vi en Telecinco ayer: un profesor del IESE (no sé si con carnet del PSOE o sin él) explicaba que nuestro problema era poca cosa, que no tenía que haber recesión, que el único peligro era psicológico, que los compradores podían coger miedo, etc.

    La última vez que oí ese argumento fue hace 16 años justo antes de la crisis del 93. Todo se iba a la mierda, el paro subía sin parar, y un amigo de mi misma edad soltó: "¡es la crisis psicológica!". Estaba, por cierto, también mandando el PSOE.

    Por el bien de España, de aquí a marzo los políticos van a mentir todo lo que puedan. La pasta que han estado repartiendo en publicidad tiene que surtir efecto. Favor con favor se paga. Los medios no irán mucho más allá de poner el micro a un abuelete para que diga que sube el pan, y detrás el experto diciendo: "es una crisis psicológica".

  2. ZP ganará las elecciones con una alta abstención. Hay muchos como yo que votamos agilipollados por el atentado y que no vamos a votarlo más. El PSOE va a sacar, en número total, muchos menos votos. Pero Rajoy se va a pegar el gran castañazo. Hoy ha salido en uno de sus discursos de salón diciendo que hará un ministerio de la familia, de "las personas". Joder, ha hecho una pausa y el aplauso no llegaba, y enseguida se ve que alguien ha hecho el gesto y el público al final se ha arrancado un poquillo. Le veo unos ojos húmedos como de buey camino del matadero.

  3. Después de las elecciones, todo cambia. Si antes el PSOE quería aguantar la situación, ahora tendrá ataques de honestidad y decretará a bombo y platillo la crisis económica en España. Habrá prisa por provocar la debacle, para aprovechar mejor los cuatro años de legislatura intentando sanear la situación.

  4. Pero como son un equipo de memos, poco van a solucionar. Creo que tomarán medidas inútiles y desesperadas, empleando todo el dinero público que haga falta en intentar reavivar el incendio que ellos mismos provocaron, cuando ya todo sean cenizas. La "economía productiva" y demás palabrería no la vamos a ver por ningún lado. Lo que habrá serán manotazos de ahogado.

  5. La inevitable crisis bancaria se llevará por delante al Gobierno y muy posiblemente a la Monarquía. Hoy se han puesto a sacar en el Tomate a Marta Gayá, la supuesta amante histórica del Rey. Y también a Bárbara Rey, cómo no. Esto hace tan sólo cuatro años era absolutamente impensable. Si ponen en marcha la máquina de picar carne a plena potencia, y a eso le sumas la frustración del pueblo español y la debilidad e incompetencia del príncipe de Asturias, esta Monarquía va a durar dos misas.

    Y a ZP con cuatro caceroladas lo van a botar, porque la gente no está calentita, está peor que la supermosca TNT y los Cañones de Navarone. En su desesperación, quieren creer en las mentiras que les cuentan. Antes de este verano chocarán con la realidad: sus letras van a seguir subiendo, sus pisos no valen nada y son invendibles, sus empleos se precarizan y pueden desaparecer, el Gobierno no tiene dinero para todos y sólo ceba a los peces más gordos, el sector ladrillero ha sacado ya la pasta del país.

  6. En otoño, aquí nadie hablará de pisos. El tema será el paro y la delincuencia. Es posible que muchos inmigrantes se vayan o los acaben echando con buenas palabras, pero los españoles volverán a las andadas. A ver si os creéis que aquellos del tirón, la recortada, el puente al coche o el pasamontañas eran inmigrantes.

  7. Preparaos también para las huelgas salvajes, los piqueteros descontrolados y el resurgimiento de la izquierda violenta. Aquí todo el mundo teme que llegue un Le Pen, pero con un Santiago Carrillo de 30 años tenemos bastante. Las clases bajas autóctonas se van haciendo violentas. Qué etiqueta le van a poner a eso, no lo sé. Puede ser extrema derecha o extrema izquierda, da lo mismo. El sábado pasado estuve en un bar y vi cómo ya los currelas van buscando pelea y hasta el chupito (de cazalla) número 20 no se quitan la mala hostia.

  8. La crisis económica en pocos años se convertirá en una crisis política, social y cultural. Todo lo que es la II Restauración, los dos partidos del turno, la Monarquía y el sesentayochismo hispano se irán por el retrete. España afrontará una nueva etapa y a nosotros aún nos tocará jugar. Los que no tengan que cuidar de su hipoteca, claro.


19:25:01 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja