16 de abril de 2008
Esperando el peak oil
Han encontrado otra bolsita más que vale ella sola para alimentar a los Estados Unidos durante cuatro años. Pero eso poco va a importar a los amigos del "peak oil", porque ellos siempre tienen razón. Los numeritos de Hubber son más importantes que los descubrimientos que se puedan hacer. Y, por supuesto, hay un determinismo que impide que se encuentre un reemplazo a tiempo.

Lo dice el camarada Dimitry, hombre. Judío, comunista, de vuelta de todo, que acaba de sacar un libro describiendo un colapso de los Estados Unidos mucho peor que el de la URSS. Porque en la URSS había huertecitos familiares y eso los salvó.

Antes se escribían novelas tipo 1984, ahora se meten los argumentos disfrazados de pseudociencia. El artículo de Dimitry es una joya literaria y un bodrio sin ningún argumento sólido. Todo empieza con esta profecía:
Una vez que el petróleo y el gas se vuelvan caros (tal como lo están haciendo) y en un contexto de suministro cada vez más escaso (cuestión de uno o dos años como mucho), el crecimiento económico se detendrá y la economía de los EEUU colapsará.
"Dos años como mucho", y lo escribe en 2005. Nos pinta también este escenario próximo:
Pero lo peor no es la falta de agua corriente: es que los váteres no funcionan. Si la población está informada y es disciplinada, se darán cuenta de lo que deben hacer: recoger sus excrementos en cubos y llevarlos a mano hasta alguna alcantarilla. El no-va-más es construirse casetas con váteres secos y utilizar lo resultante para fertilizar el huerto.
Todavía no se ha alcanzado el límite de producción pero el tío ya está cagando en una palangana. El resto de las argumentaciones van en la misma línea:
"El empleo en el sector público puede aportar más oportunidades de mantener el trabajo. Por ejemplo, es improbable que todas las escuelas, institutos y universidades cesen a sus trabajadores al mismo tiempo. Es bastante más probable que sus salarios no les alcancen para vivir, pero quizás podrán por un tiempo ser capaces de mantener su contexto social y servir como base de operaciones. La gestión de propiedades e instalaciones serán probablemente una apuesta segura: mientras haya propiedades que se consideren valiosas, necesitarán ser gestionadas. Cuando llegue el momento de desmantelarlas y traficar con las partes, será de ayuda si siguen intactas y se dispone de las llaves de acceso."
Voy mañana mismo pidiendo copias de las llaves del instituto, por si hay que vender ordenadores al despiece.

Sigue:
"Pero casi todo el mundo en EEUU, una vez que sus ahorros se agoten, se verán forzados a vivir en su coche o en alguna zona aislada en el bosque, en una tienda o bajo una lona. No existe mecanismo por el cual los terratenientes no puedan echar a la calle a gente con la cartera moribunda, o por el cual los bancos se vean impedidos de ejecutar las hipotecas impagadas. Cuando hay suficientes propiedades residenciales y comerciales vacías y la aplicación de la ley se vuelva laxa o inexistente, la ocupación se vuelve una posibilidad real. Los okupas generalmente lo tienen difícil para recibir correo y otros servicios, pero eso es un mal menor. Es más preocupante que puedan ser desalojados fácilmente una y otra vez."
Me recuerda un poco a Isaac Asimov, pero con un ligero olor a "compost" ecológico.

Y atentos los que siempre me preguntan dónde invertir el dinero:
"Cuando los cajeros automáticos se queden sin dinero, la pantalla de los valores bursátiles se apague y la cadena de venta al por menor se rompa, la gente seguirá teniendo necesidades básicas. Habrá mercados callejeros para cubrir estas necesidades, donde se usará cualquier medio de intercambio disponible: fajos de billetes de 100, eslabones de una cadena de oro, paquetes de cigarrillos o lo que tengas. No es una mala idea acumular un poco de aquello que puedas necesitar, pero deberías invertir en lo que puedas intercambiar por cosas que necesites. Piensa en los productos de consumo que requieran alta tecnología para su fabricación y que duran mucho. Aquí hay algunas sugerencias para empezar: condones, cuchillas de afeitar y medicinas (con o sin prescripción). Las baterías recargables (y cargadores solares) seguro que se convierten en un bien preciado (las de Ni-MH son las menos tóxicas). Cosas del baño, como un buen jabón, serán artículos de lujo. Llena algunos contenedores, empaquétalos al vacío con nitrógeno para que no se oxiden o pudran y guárdalos en alguna parte."
Y con esto, ya antes de darle el Nobel de Economía, lo invitan a dar conferencias en las que se luce todavía más:
Estoy especialmente preocupado por todas las instalaciones radioactivas y tóxicas, sobrantes y residuos. Las generaciones futuras probablemente no las van a poder controlar, especialmente si el calentamiento global las pone bajo el agua. Hay bastante mierda de esa por ahí como para matarnos a todos. Estoy también preocupado por los soldados que se van a quedar atrapados en otros países (abandonar a los propios soldados es una de las cosas más vergonzosas que puede hacer un país). Las bases militares en otros países deberían ser desmanteladas, y las tropas repatriadas. Me gustaría ver a la población reclusa liberada controladamente, poco a poco, en lugar de mediante una caótica amnistía general.
Sí, Dimitry, vamos a soltarlos antes de que llegue el peak oil y se vayan ellos solos.

Son muchas más las citas que tenía aquí apuntadas, pero ¿para qué? Suenan aún más ridículas ahora que cuando las leía en el artículo. Lo que creo más sensato es que entremos ya de lleno en el temita del "peak oil" y lo dejemos claro de una vez por todas:

Hablando en serio del peak oil:
El movimiento del peak oil es un conglomerado de individuos más bien heterogéneo, con motivaciones diferentes, que yo dividiría así:Esta historia del peak oil es bonita, es peliculera, es tentadora, canaliza frustraciones, pero es totalmente falsa. Esto no lo digo por un interés o por otro, simplemente por los datos históricos.

Habrá un peak oil pero sólo significará un ligero decrecimiento económico mundial antes de una recuperación. Es imposible que se deje de utilizar el petróleo mientras siga siendo barato. Cuando llegue a un precio interesante, las energías alternativas irán tomando progresivamente el relevo. Esto durará décadas. No tiene absolutamente nada que ver una burbuja financiera con una materia prima que se agota, esto no les entra en la cabeza a algunos.

Economías como la española tras la guerra civil han seguido funcionando mientras ha habido una autoridad fuerte. Ha habido gasógeno, racionamiento, estraperlo, escaseces, pero no colapso tipo URSS. Allí se produjo un extraño vacío de poder, como si se hubiese producido un consenso tácito para aniquilar un sistema que ya les asqueaba.

No sé lo que pasará en España o Estados Unidos cuando la crisis llegue a su punto crítico. Una balcanización o algo cercano a la guerra civil, o bien un cirujano de hierro. El país puede ser un caos, pero desde luego no creo que Mad Max pase por aquí.

18:34:28 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja