12 de mayo de 2008
Una generación por conocer
Encuentro la siguiente opinión en burbuja.info:
Uy, amigo mío, ....con la enseñanza hemos topado.

Algunas de las respuestas me parecen bastante acertadas, aunque el problema de la enseñanza es bastante complejo. Un diagnóstico, del estado actual de la enseñanza, requeriría casi un foro como este para que una persona ajena al gremio pudiera comprender con cierta claridad que es lo que se cuece dentro de un aula.

Hoy en día, la enseñanza pública es un cajón de sastre que trata de ofertar una serie de posibilidades para dar una respuesta, a medida, a una sociedad cada vez más compleja, y cada vez se aleja más de un lugar donde se imparten conocimientos.

Muchos de los chicos que vienen a un instituto vienen sin educar y sin las más mínimas normas de convivencia colectiva. Muchos miembros del colectivo nos preguntamos que es lo que pasa en sus casas para que un chico venga sin desayunar, sin dormir las horas suficientes y sin saber si puede, o no puede, comer en clase o si se puede, o no se puede, tumbar en la silla.

Muchos padres, en su cómoda o atribulada vida, han decidido que la educación la deben recibir en la escuela, porque ellos no pueden, o simplemente no les sale de los huevos perder el tiempo en su progenie.

Es más, la calidad de la enseñanza impartida, aunque haya montones de personas a las que no le entre en la mollera, depende fundamentalmente del barrio o zona donde se encuentre ubicado un centro determinado, y no hay más misterio.

Le pongo un ejemplo. Esta misma mañana trataba de explicar los rudimentos de la nomenclatura sistemática para compuestos binarios inorgánicos en clase, y uno de los alumnos, que no es malo por cierto, me preguntaba con una mueca de disgusto y repulsión ¿para qué sirve esto?

No se debería consentir que un macaco que no ha empezado a saber de la misa la mitad cuestione la materia que se le imparte porque no le guste.

El problema de la enseñanza es un problema educacional. Un problema de base y un reflejo del valor que hace una sociedad del conocimiento.

Le puedo asegurar que este país es un país de ignorantes voluntarios. Un país de especuladores genéticos. El orgullo del pelotazo está instaurado a fuego en la psique del español medio.

Un país de ignorantes voluntarios porque nunca el conocimiento ha estado tan fácilmente disponible al alcance de cualquiera, y un país de especuladores porque hasta en los alumnos se especula el mínimo de conocimientos necesario para pegar el pelotazo en el examen, y por supuesto hacer las trampas que sean necesarias para conseguir aprobar.

El sistema, lo queramos o no, premia a los caraduras, a los sinvergüenzas y a los transgresores, y eso se vive diariamente en la escuela.

El interés por la ciencia en este país es cero. Pero cero patetero, como diría más de uno que yo me sé.

Es curioso observar a montones de personas, alumnos y consumidores compulsivos su interés por el uso de aparatos o dispositivos electrónicos de elevada complejidad y no tener la más remota idea de como son los rudimentos básicos de su funcionamiento.

El panorama de ciencias es absolutamente desolador. Con decirle que, por mi parte, he tenido que explicar en 4 º ESO, algunos conceptos básicos de trigonometría para hacer cálculos con vectores, porque en matemáticas, en lugar de estar dando estos niveles, estaban dando las ecuaciones de 2º grado.

Tengo muy poco optimismo con el futuro del país. Yo trabajo con el futuro y sé como puede ser, y si no se importan montones de personas con cierta cualificación ya me dirá cómo vamos a innovar.

¿Quién tiene la culpa? Pues es la misma pregunta que se hacía el protagonista de una de las novelas de Vargas Llosa cuando se interrogaba por el día en el que se jodió el Perú?

Algo hay que hacer pera la inercia y el grado de profesores quemados es abrumador. Este país se va al carajo, lenta pero inexorablemente, y eso lo sabemos los que nos dedicamos al futuro inmediato del mismo.

Seguiremos informando, cuando algún padre espoleado por estas opiniones, políticamente muy incorrectas, me ponga a parir de lo lindo.
Pero no digáis "topado" porque eso no aparece en el Quijote. Dice claramente "con la iglesia hemos dado". Leed la guía de Martín de Riquer y ahí se explica todo.

Pero sobre el tema aludido, creo que estoy de acuerdo en algunas cosas y en otras no. Esta generación con la que trabajo es una gran desconocida, todo son ataques que sufre desde su más tierna infancia. Pocas cosas se han dicho buenas de ellos y realmente las tienen.

Primero hablemos de las malas:Pero todo esto se contrarresta con otras virtudes que muy pocos parecen ver:Concretando un poco: por muy mal que salga esta gente, peores que nosotros no pueden ser. Vamos primero a arreglarnos a nosotros y luego hablaremos del negro futuro de los adolescentes.

21:07:11 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja