15 de enero de 2009
Inflación no es IPC
Estoy últimamente leyendo a gente que confunde inflación y deflación con IPC. Y no son para nada lo mismo: inflación es el aumento de la masa monetaria en circulación, y deflación lo contrario. La inflación la crea el Estado emitiendo dinero "fiat" y los bancos dando créditos sin control (véase la entrada sobre el multiplicador bancario). La inflación creo que quien mejor la conoció fue Milton Friedman:
Friedman definió a la inflación como una enfermedad social similar al alcoholismo. Tanto la inflación como el alcoholismo son enfermedades adictivas. El adicto al alcohol descubre en su agonía que cada día tiene que tomar más para sentir la misma sensación de estímulo. Ergo las naciones se tornan adictas a la inflación y necesitan dosis más altas de inflación para sentir un aparente efecto placentero de bienestar. Sin embargo, después de la farra queda una sensación de angustia y desesperación acompañada del alza generalizada de los precios. La cura está en dejar de consumir alcohol. En la economía dejar de imprimir dinero sin respaldo. En política no prometer lo que no se va a cumplir.
Yo no creo, como algunos, que el problema de la deflación sea esa espiral en la que el ciudadano deja de gastar dinero porque sabe que el mes que viene ese producto será más barato. Llevan los ordenadores dos décadas bajando de precio y creo que se venden algunos. Los coches también llevan mucho tiempo bajando de precio y cuanto más han bajado más se han vendido. El problema de la deflación es básicamente que no hay ningún lugar donde invertir el dinero que sobra. Y aunque los currantes crean que no sobra nada, realmente suele sobrar bastante y de ahí se nutren los bancos para ir dando créditos.

Tampoco creo que un maquillaje del IPC subiendo impuestos importe nada a una masa monetaria que se contrae. El IPC no es más que una cutre estadística en la que los políticos aplican maquillaje sobre el maquillaje.

Por ejemplo, si pongo el IVA al 25%, sube el IPC pero no evito que los bancos sigan sin dar crédito (dado el porcentaje de morosidad) y la masa monetaria se vaya contrayendo lentamente. Seguirá cayendo, por lo tanto, el precio de todos los activos (bolsa, pisos, tierras, oro, petróleo, lo que sea). Deflación con subida del IPC, es perfectamente posible.

La deflación es un fenómeno absolutamente inevitable ahora mismo porque el 90 y pico por ciento del dinero en circulación era crédito que estaba por pagar. Si el banco no da más créditos y sigue cobrando los que ha dado, el dinero que circula va menguando, y con él el valor de todo (excepto de los billetes). Vamos a ver si nos enteramos ya.

Tampoco vale el recurso fácil de crear una burbuja inversa. Eso es como querer acabar con la resaca del alcohol a base de cocaína.

Toca deflactar, señores. Esta partida la pierden los deudores y la ganan los acreedores, como es lógico y normal. Y que no vengan llorando diciendo que se cerrarán empresas, porque el 80% de las empresas de España no sirven para nada ahora mismo. Lo que ellas producen son servicios para beneficiarios de créditos. Acabado el crédito, acabado el beneficiario, acabado el servicio. Estas empresas ya no valen y hay que hacer otras.

16:26:33 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja