16 de febrero de 2009
El futuro se llama Stajanov
Estaba el otro día leyendo a uno que se llamaba "emprendedor": "queremos emprender, queremos aportar ideas nuevas, pero ¿cómo? No hay financiación". Entonces, me di cuenta de que ese personaje llamado emprendedor ha estado durante todos estos años cortado por un mismo patrón:
  1. Es un adicto al crédito. No sabe empezar nada sin ir primero al banco. Le parece normal estar años y años chupando crédito a través de las "líneas" que le han abierto.

  2. Es irresponsable: si el negocio sale bien, se lleva el dinero; si sale mal, suspende pagos y se larga.

  3. La paciencia no es su principal virtud: esperar es de cobardes, hace falta forzar la situación metiendo mucho dinero (a crédito). Da la sensación de que, por alguna razón, el tiempo corre en su contra.

  4. Se siente iluminado, más listo que nadie. Se crece en su despacho llamando por teléfono. Es él quien sostiene al país, porque es él quien genera el dinero.

  5. Ante todo, el riesgo es la madre del cordero. Sin riesgo no puede haber negocio.

  6. Antes que un experto en algún campo, es un vendedor nato: de su producto, de su marca y hasta de su imagen personal.
Y de repente, se acaba el verano, la orgía crediticia, y viene el invierno económico. Entonces, algunas cosas cambian:

12:34:57 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja