9 de marzo de 2009
Gradaciones de la miseria
Me ha llamado la atención este reportaje de El Mundo:
Martes. 21:55. Llega un Mercedes nuevo, no más de dos años, oscuro.Baja una mujer con abrigo de piel. Rápido. Se dirige al supermercado de lujo donde compran futbolistas y celebrities [Sánchez Romero, el más caro de España, según la Organización de Consumidores y Usuarios]. Casi la hora de cierre. De pronto se desvía. Cambia de rumbo y se dirige a los contenedores. Abre la tapa. Hurga entre la basura y escapa con su botín en una bolsa de deporte grande, como las que utilizan los jugadores de tenis. Dentro no hay raquetas. La llenan alimentos congelados, bocadillos y yogures. Llegan otros como ella.
Esta tía debe de ser como el hidalgo del Lazarillo pero para el siglo XXI. Da miedo ver lo rápido que se acaba la comida en las grandes ciudades. Y lo mucho que se han inflado las grandes ciudades.

Parece que ese aspecto de "gente normal" es lo que más ha sorprendido al periodista. A mí tampoco me sorprende demasiado, puesto que la miseria es un cáncer que avanza por grados:

Grado 1: Los bolsillos están vacíos, uno se priva de todo pero mantiene las apariencias. Esto es comprensible, nadie quiere perder su lugar en la sociedad.

Grado 2: La ropa que era "normal" ahora es vieja y andrajosa. El coche que era "nuevo" ahora es viejo y tiene abollones. El estrés ha afeado la cara. La red social ya se ha deteriorado mucho, los amigos no se acuerdan de ti, sólo te queda la familia. Aún serías capaz de trabajar.

Grado 3: La miseria se ha metido ya en tu alma. Psicológicamente te has hundido, tu capacidad de sacrificio es muy baja, tus recursos son de subsistencia. No puedes aparentar que eres "normal" porque tu aspecto (ropa, pelo, uñas, dientes, unas gafas rotas) te delata. Eres un parado de larga duración y todo el mundo te evita. Ya no serías capaz de trabajar.

Veremos en esta puta España a millones de personas recorrer los tres niveles de la miseria hasta llegar a un cuarto que sería la muerte o el suicidio. Veremos también florecer un submundo picaresco parecido al de los gitanos. Veremos reyertas a navajazos, drogadicción, mendigos, quincalleros, putas de a euro, sifilíticos, hampones, carteristas y bohemios. Toda la Busca de Pío Baroja, más urbana que nunca, volverá a las ciudades.

19:07:19 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja