10 de marzo de 2009
La vuelta al consenso
Cuando se peleaban los dos partidos por los papeles de Salamanca o el Estatut decía algún intelectualón: "el fin del consenso". Pero yo sigo siendo optimista, en España ha habido un bonito consenso en otros temas de mayor enjundia:

El País publicó el mes pasado un interesante artículo llamado "La excepcionalidad española". Dice:
En los últimos años, España ha sido un país excepcional en Europa por la intensidad y volumen de la corriente migratoria recibida. Esa excepcionalidad tiene una fecha y un lugar de nacimiento: el año 2000 en el Congreso de los Diputados. [...] A partir de esta ley se articula en España un sistema mediante el cual los inmigrantes, legales e irregulares, pueden acceder a derechos fundamentales (sanidad y educación) de manera muy sencilla: por el mero hecho de inscribirse en el padrón municipal. [...] España se convierte desde el año 2000 en un país excepcional en Europa, en el país más "amigable" para los inmigrantes que, de manera sencilla, gozan de codiciados derechos sociales sin parangón en sus países de origen ni en otros países europeos. En la mayoría de estos países los inmigrantes irregulares tienen derecho sólo a la asistencia sanitaria de urgencias y a la atención médica a los menores de edad y mujeres embarazadas.
Vender los servicios sociales para inflar los beneficios de empresas ladrilleras y bancos, que a su vez endeudaban a la población y deterioraban el sistema realmente productivo, eso sí generó un "amplio consenso" y un espeso silencio.

Esta gente tan desprendida y altruísta acusaba de racista al que dudara de los beneficios de la inmigración: compraban los pisos, pagaban las pensiones, cubrían puestos de difícil cobertura. Qué mentes más enfermas y resentidas las de quienes no veíamos el chollo.

Pero ahora, acabado ese consenso, Roba el Cava intenta expulsar a los ilegales y la derecha lo llama "la caza del inmigrante". Hay que criticarse como sea.

Lo importante es que hay otro consenso en marcha: vaciar las arcas públicas y endeudar al Estado para apuntalar el desplome de la banca.

Después de ese consenso, vendrán otros: la idoneidad de las restricciones a la retirada de efectivo, los inmensos beneficios económicos de la "zona de libre fluctuación monetaria intraeuropea", la extrema felicidad de los españoles que han decidido "abrirse nuevos horizontes" en otros países (y mandar remesas). Consenso tras consenso hasta el colapso de un régimen.

09:29:23 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja