12 de octubre de 2009
Las posibilidades de una tecnocracia
No sé si alguno se acuerda de mi propuesta para un nuevo partido político, que al final quedó en nada. Creo que es tiempo de retomarla, aunque teniendo en cuenta algunos problemas: si nos ceñimos a la ley de partidos, nos encontramos encorsetados por la necesidad de acatamiento de la Constitución; y si lo que planteas es abrir un proceso constituyente, necesitas dos tercios de las cámaras, disolución inmediata, otra vez dos tercios y finalmente referéndum. No es que sea imposible, pero lo han puesto complicado.

Aun así, planteo cuáles pienso que deberían de ser los mimbres de ese nuevo régimen:
  1. República.

  2. Supresión del Senado por inútil.

  3. Estado federal, con las competencias fijas y no sujetas a negociación en cada legislatura, erradicando los tejemanejes a que han dado lugar los infaustos artículos 148 y 149 de la CE.

  4. Selección de los diputados, tanto federales como estatales, y de los concejales locales por concurso-oposición. La carrera legislativa se equipara a la carrera judicial, con todo su funcionamiento meritocrático y con todas las garantías de igualdad, mérito y capacidad. El jefe de la República es elegido por votación del Congreso, y éste elige a los ministros de su Gobierno. Las plazas se ganan en propiedad y sin límite de tiempo, estableciéndose medidas para fiscalizar, expedientar y en su caso juzgar a los legisladores exactamente igual que al resto de funcionarios públicos. Se suprime el sufragio universal por ser un timo de la estampita en blanco y negro. Los políticos desaparecen, no existen los políticos. Los reemplazan los tecnócratas.

  5. El Gobierno no puede:
    1. Endeudar al Estado.
    2. Adjudicar contratos públicos ni concesiones a empresas privadas.
    3. Privatizar empresas o servicios públicos.
    4. Gastar dinero en ayudas, subvenciones, rescates o cualquier otra actuación en favor de unas empresas privadas y en detrimento de otras.
    5. Ceder soberanía a ninguna asociación de países.
    6. Recalificar suelo público para venderlo.
    7. Emitir moneda.

  6. Los medios de comunicación públicos tendrán un funcionamiento totalmente independiente similar al de las universidades, y todos sus trabajadores serán funcionarios públicos. No podrán tener publicidad, ni abonados, ni ningún otro intercambio comercial. Se regirán por la utilidad, la pedagogía y la austeridad.

  7. La masa monetaria del país permanecerá totalmente rígida, suprimiéndose el multiplicador bancario.

  8. Los títulos académicos del Estado sólo podrán ser emitidos por instituciones públicas, que en su funcionamiento guardarán los principios de igualdad, mérito y capacidad.

  9. Las fronteras del Estado serán inviolables, ningún extranjero que entre ilegalmente en el país tendrá otro derecho que el de salir de él sin sufrir daño.

  10. Los sectores financiero, energético y de telecomunicaciones serán monopolios públicos, así como la red viaria y las infraestructuras de desalación y distribución de agua.
Y tal vez falten muchas cosas más, que seguro que vais a añadir vosotros.

No hagáis caso de ningún agorero del neoliberalismo que diga que si hay muchos funcionarios se rascarán los huevos, porque:
  1. Quien permite las rascadas de huevos es un político que tiene negocios con la empresa privada y es beneficiario del voto cautivo de quien se los rasca.
  2. Nunca, por más que rasquen, sacarán un billete de 500 euros como los sacaba el Bigotes.
  3. Toda la prosperidad de la II Restauración se obtiene comiéndose los réditos que los funcionarios tecnócratas del tardofranquismo habían generado: sistemas sanitario y educativo (vendidos los dos como reclamo para los inmigrantes); Repsol, Endesa, Telefónica, Iberia, Transmediterranea y otras (vendidas a bajo precio para tapar agujeros); ausencia de endeudamiento, ausencia de inmigración, candidez de la población (esquilmación total).


17:32:10 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja