23 de marzo de 2010
Castilla-Cataluña, las razones de un divorcio
Son muy sesudos y brillantes los análisis económicos a toro pasado con que nos obsequia todo el mundo ahora en televisiones y foros. Aquí ya se ha dicho en reiteradas ocasiones que una crisis de esta magnitud comprende tres fases sucesivas: crisis económica, crisis social y crisis política.

Si nos acordamos de la crisis del siglo XVII vemos claramente que primero se agotaron las remesas de oro, luego implosionó la casta hidalga y finalmente se independizaron las colonias.

Si los hidalgos parásitos llegaron a representar en aquel tiempo el 30% de la población (igual porcentaje que las mujeres que practicarían la prostitución un siglo después en Madrid), ahora exactamente la misma proporción se cumple en cuanto a pensionistas. Unos cobraban porque eran los hijos y nietos de los que habían conquistado el imperio y éstos de ahora cobran porque un día te tocará a ti. Dos chorradas igual de falsas.

En la crisis política que tendremos en marcha en menos de una década pienso que primarán las fuerzas centrífugas, por agotamiento de la credibilidad de Castilla.

Para conocer a un pueblo, primero hay que conocer su historia:

Durante los 800 años de Reconquista, en Castilla se establece un modelo económico, político y moral basado en el trinque del bien ajeno. Toda aquella iniciativa tendente a ganarse el pan trabajando o comerciando es un signo de cobardía, la nobleza medra trincando, y la prueba es que el proceso de "reconquista" les dura ocho siglos cuando Cataluña lo arregla en apenas una década. A última hora cobran impuestos en la zona musulmana a cambio de no invadirles, aunque lógicamente los contratos acaban caducando.

Es en esa época medieval cuando se conforma el carácter de las naciones europeas. Cataluña aprende a vivir del comercio por el Mediterráneo. Castilla es la única que tiene en su diccionario la palabra ganapán (o gañán) como un insulto.

Lo que hicieron luego en América es bastante penoso contarlo: aquello ya no era "reconquista" sino "descubrimiento". Tanto oro descubrieron que se les salía por las orejas. Podrían todos esos que argumentan por los foros con el nazismo por bandera enterarse de quién fue Núñez Cabeza de Vaca y otros padres de la Patria castellana.

Cuando el oro se cortó y su sociedad se desmembró, volvieron a las guerras y sólo respiraron un poco cuando sometieron a Cataluña y pudieron de allí succionar. Fueron tiempos muy duros para Castilla, que a punto estuvo de tener que vivir de su propio trabajo.

De las tres guerras civiles del XIX y la carnicería del 36 mejor no hablar. Antes rajan la garganta de su hermano que se ponen a trabajar.

Más recientemente descubren que por ahí reparten fondos de cohesión y a eso suman el disfrute de las mieles del crédito. Esto dura poco y en 20 años queda otra vez asolada la piel de toro. ¿Y qué es lo que viene después? Suponedlo vosotros.

Pienso que Cataluña no va a querer seguir bajo la alpargata castellana. La unidad de España para Castilla es la misma que la de un rabo con el ojete ajeno. Si en algún momento futuro la violencia vuelve a ser un motor económico, Castilla volverá a ser grande. En caso contrario, seguirá hundiéndose con los que quieran acompañarla.

No hay ninguna razón económica ni geoestratégica para seguir enviando dinero hacia la Meseta. Y no hablo de Extremadura ni de Andalucía, sino del Madrid mismo, que es un poblachón de funcionarios y tratantes de ganado.

Las crisis no van a parar. Podrías darles todos los dólares de Estados Unidos y en 30 años andarían a navajazo limpio, con la mitad de la población parasitando al Estado y la otra mitad intentando estafarse mutuamente. Podrías meter a 200 premios Nobel en las universidades y en una década los habían machacado a todos a base de envidias y acoso laboral. No hay una España moderna, europea, avanzada, esto no ha existido nunca, era el crédito lo que nos hizo creer en un espejismo. Lo que hay debajo es la miserable, andrajosa, legañosa y sarnosa Castilla, que busca con su artera mirada alguna cartera en la que meter la mano. Bastante vergüenza es que nos haya sometido ese imperio de lechuzos y cabreros, sólo falta que nos hagan creer que nos hicieron un favor.

13:13:27 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja