8 de mayo de 2010
Josma
Hace unos meses me di cuenta de que si utilizo calcetines 100% algodón no me duele apenas mi pie izquierdo, en el que arrastro las secuelas de un accidente. No sé si es por la hidrofilia o por la mejor transpiración, pero el caso es que todos los inventos plásticos tipo poliamida o nylon me causan recalentamiento y dolor al cabo de un rato.

Entonces, decidí comprarme más calcetines de algodón. Primero fui a una tienda de deportes muy llena de cosas. Pregunto por calcetines 100% de algodón y la respuesta de la lista dependiente: "¡No! Son estos de aquí". Unos Adidas con el 5% de poliamida. Me voy y la dejo allí con los calcetines en la mano y sus ideas tan claras.

Pasé luego por un centro comercial que han hecho nuevo. La tienda se llama Calzedonia. Supuse que la zeta era por lo guay, lo de "donia" para más marketing de emprendedores, y ya lo de "calce" quería decir calcetín. Allí me atienden con prisas y también intentando colarme lo que tienen y no lo que les pido.

Me dejé caer luego por las tiendas de mi pueblo. En una me interroga la mujer: por qué los quiero de algodón, qué problema es el mío, si es así o asá, porque una chica fue una vez y le dieron unos calcetines especiales hipoalergénicos que le fueron muy bien. Iba a preguntarle nombre y apellido de la chica, no sea que vaya con ella de acampada.

Yo quiero unos calcetines que sean 100% de algodón, nada más. Pasé luego por un pequeño supermercado que tenía hilo de Escocia y todo tipo de mezclillas, a 5 € la pieza y sin lo que yo busco. Volví a pasar dos veces más porque me dijo que los iba a pedir, pero no hubo suerte.

Luego me pasé por lo que llaman el Corte Inglés de Pedreguer, el amigo Silverio, o John Silver como algunos lo conocen. Recuerdo que montó la tienda hará 20 años en una vieja casa muy profunda que ni tan siquiera reformó. Llenó las paredes de género y más género, acumulando cosas al estilo de un bazar de los de antes. Las puertas de mobila sin cristales abiertas de par en par y las camisetas de imperio colgando con unas gomas. Ibas allí a por unas bragas y salías con un abrigo y dos pijamas. "¡Esto es la revolución! ¡Esto hace furor allá en América!". Ahora sigue exactamente igual, no ha movido ni los calzoncillos Abanderado de cuando mi padre se libró de la mili. Pero aun así, no tenía calcetines 100% de algodón. "Me los trae mi amigacho". "Pásate la semana que viene". Tres viajes y sólo consigo unos demasiado finos que no me valen.

Busqué durante horas en Google, que si una fábrica en Chile, que si unos artesanales de Escocia que te los mandan a domicilio y te cobran 20 € el par portes aparte. Los de Ferrys tienen una web petardo sólo con Flash. Aquí nadie quiere vender algo tan barato.

Estaba ya a punto de rendirme cuando se lo comenté a un amigo. El tío va a su mesilla de noche y saca un par de calcetines blancos de algodón de toda la vida, con sus estrías y sus rayitas roja y negra. Marca Josma: C/ Colón, 125 de Villajoyosa. Busco en Google Earth, Street View, etc. y me voy a ver si tienen esas codiciadas piezas.

Y allí tienen su tienda, directo fabricante que es él mismo, algodón 100% de todos los estilos. Los hay sin ningún colorante y los hay negros. Los hay con la estría más ancha y otros con la estría más gruesa. 1 € el par.

20:41:36 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja