4 de julio de 2010
Disco Móvil
El Ayuntamiento de Pedreguer ya no se conforma con pedir la III República, hoy ha dado un paso más allá en la mejora ética y estética del pueblo y ha montado una genial disco-móvil que lleva en marcha desde las once de la noche (son ahora las 5:09).

Con las ventanas cerradas y las persianas bajadas, retumban las paredes. He visto el programa de Josep Pedrerol hasta el final, he intentado ponerme tapones en los oídos, he llegado incluso a dormitar unos minutos para luego despertar sudado y con ganas de vomitar. He llamado a la policía hace quince minutos para preguntar cuándo acaba tan magno espectáculo y ha respondido: "ya: ahora vamos a decirles que paren". Así me gusta, que haya autoridad.

Es decir, que ahora como hay unas personas que quieren divertirse, yo no puedo dormir en toda la noche si no me voy a otro lugar. Esto es lo justo y equitativo: el derecho a divertirme yo a costa de tu tiempo y tu salud. No hablo de productividad porque obviamente estoy de vacaciones, aunque no es el caso de todos los vecinos.

Porque a mí los disco-móvil me parecen uno de los casos más milagrosos y ejemplarizantes de la cultura hispana: si miramos al tendido, encontramos poco más de doscientas personas entre niños de la ESO, putas rotonderas, gañanes hartos de calimocho y el resto de la flor y nata. Pero si consideramos que la imposibilidad de dormir se produce en un radio aproximado de 200 metros, teniendo en cuenta el enclave estratégico elegido, salen varios cientos de viviendas ocupadas por más de una persona de media. Entonces, es una maravilla cómo no sólo consiguen dar por culo impunemente por diversión sino con un número de pollas inferior al de ojetes. Y los demás nos callaremos por el bien de la Patria y el progreso, por los beneficios sociales y mentales de la música de máquina y bacalaera. La juventud se tiene que divertir con algo, no va a estar leyendo libros y levantándose temprano.

Dale, Andrés, al disco-móvil, que nos ahorramos todo el pan y sale barato el circo.

[PD: a las 5:34 paró el disco-móvil, aunque siguió berreando la muchachada]

Actualización:
El sábado siguiente volvieron a la carga, esta vez con un ruido de máquina satánico sin voces humanas. A la una de la mañana se pusieron y pararon a las 6:31 con el sol saliendo. Si queda algo de vergüenza en este puto país, esto se tiene que prohibir como sea. Y el alcalde duerme a pierna suelta fuera del casco urbano.

05:27:29 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja