2 de septiembre de 2010
El follamigo
No voy a ponerme a explicar demasiado sobre mi situación actual, pero desde hace algunos meses vengo teniendo más cercanía de la deseada con esa desagradable ave nocturna llamada "follamigo". Este personaje, que si tiene la suficiente dosis de ignorancia incluso puede llegar a sacar pecho, está siendo últimamente objeto de mis reflexiones.

Solamente una vez en mi vida he propuesto este tipo de relación a una mujer, que contestó que manera tajante: "tú no eres de ésos, tú no eres esa clase de amigo". A mí no me gustó esa forma despreciativa de hablar de "ésos" cuando sabía que ella los utilizaba. Pensé que tal vez se asociaban como los drogadictos con un desprecio recíproco para esconderse de los demás. También parece que hay alguna que, por meterse en follamistades sin conocimiento de causa, acaba en la consulta del psiquiatra. Este juego en España consiste, como todos los demás juegos, en intentar estafarse mutuamente.

Y no tengo en mi caso rivalidad verdadera con los follamigos porque los espanto de manera inmediata y contundente cuando empiezo algo con una mujer. Ahora bien, su característica más odiosa es que son como pequeños vampiros invisibles: ¿dónde está follaWally? ¿Es aquel superguay que te da la mano y te invita a salir en la bici? ¿Es el engominado gitanillo que grita a la oreja de tu novia con el cubata en la mano? ¿Es el melenitas que parece gay? ¿Es ese rostro hierático y farlopero que está en su facebook y del que nunca has oído hablar? ¿O tal vez son varios, inconexos entre sí y completamente transparentes? Esté donde esté, él piensa en ti tanto o más que tú en él. Si tu relación fracasa, él gana, y todo el resto de moderneces y pseudoargumentaciones son mierda.

Psicológicamente, podríamos calificar al follamigo como de anti don Juan. El sentimiento de la mujer hacia él tiende a cero, y ya lo habrá seleccionado más por su vacuidad emocional y mental que por su desempeño sexual. Un tío que cede inmediatamente el sitio en cuanto aparece un verdadero macho alfa no puede valorarse mucho a sí mismo, es un viciosete que acepta encanallarse para poder meter de prestado.

Pero nuestra época es pródiga en inventos y el circo seguirá: cuernos, divorcios, hipócritamigos, hijos bastardos y el Prozac a paladas. El problema es mío por ser celoso.

00:00:00 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja