23 de marzo de 2011
Los cojones de Gaddafi
Es un personaje de Shakespeare, el dictador total. Sale con el paraguas blanco dentro de una furgoneta: "iba a darme una vuelta por la plaza pero se puso a llover". Lo daban por acabado, le buscaban retiro en Venezuela, decían que se suicidaría como Hitler... Para suicidarse como Hitler primero hay que ser un incompetente militar, y parece que ese no es el caso de Gaddafi. Este tío es una serpiente venenosa que se escurre por las arenas movedizas. Obama y Zetapedo sabrán muy pronto con quién se juegan los cuartos, aunque tal vez sea demasiado tarde y el remolino se los acabe tragando.

¿Qué buscan las tropas de la OTAN en Libia? Hay quien dice que el petróleo, pero ese petróleo lo estaban sacando nuestras empresas a espuertas y a buen precio. Si se trata de que venga la democracia, podía Zapatero haber intervenido en el Sahara Occidental, que nos toca un poco más de cerca. Allí masacran, atropellan con los coches, trincan 4.000 millones al año con los fosfatos y nosotros cagaditos de miedo.

Lo que buscamos en Libia no son ni más ni menos que los intereses de un moro mal disfrazado de cristiano que se llama Obama. Este mulato puede perfectamente haber sido bautizado como protestante pero por dentro ser un total musulmán, como lo era su padre. Gaddafi ha sido y sigue siendo un tapón para el panislamismo, y como los otros dictadorzuelos prooccidentales era objetivo prioritario de Al Qaeda, que maneja las redes como nadie, las religiosas y las telemáticas. El terrorismo islámico ha sido desde el principio un producto de Occidente y sabe darnos donde nos duele: si queréis democracia, ahí tenéis dos tazas, no podéis oponeros a las elecciones "libres", y luego ya nos colocaremos tranquilamente. Pienso que el deseo secreto de Obama es el advenimiento del Gran Islam y el fin de Occidente. Y a Zapatero lo engaña como quiere. José Luis que pague el Plan Marshall pidiendo más crédito, para que se desarrollen económicamente y consuman ellos su propio petróleo.

Estamos luchando supuestamente contra Gaddafi, aunque no lo queremos derrocar, pero no sabemos a favor de quién. Ya escribí hace unos días que para nuestros intereses no hay nada mejor que la situación anterior a las revueltas. En Bengasi está esa hermanita de la caridad llamada Mustafá Abdeljalil, ex número dos del régimen y principal estudioso del Libro Verde: "A los europeos les preocupa más el petróleo que las vidas de los libios". Querido Mustafá: a nosotros lo que nos preocupa es que sigas pasando los barriles de crudo a buen precio y estés tranquilito si no quieres que te reventemos esa cabeza de moro traidor y sedicioso.

Por este tío, que tiene pinta de estar preparando un pacto con Ben Laden para cambiar el Libro Verde por la sharia, estamos gastando un pastón en aviones y misiles para hacer de gendarmes y que ellos ganen. Luego empezaremos a gastar vidas de soldados y a saber cómo se podrá salir de ahí. A pie de calle no se puede ir porque la sangría sería inaceptable, con aviones o matas a la población civil o no se hace nada. Y además, Rusia, China y Alemania quieren que paremos ya.

El asunto de Libia se parece en muchas cosas al de Irak menos en una. Se parece en que el presidente norteamericano se hace amigo del español, le convence para una guerra que responde a sus intereses personales, son los dos tan idiotas que no van a poder ganar y acabaremos con otra carnicería en nuestro suelo como represalia. Pero se diferencia fundamentalmente en que ahora no van contra otro bigotudo zampabollos, tienen enfrente al mayor hijo de puta del Magreb y al decano de los dictadores del mundo. Y tal vez a una de las mayores fortunas, pronto lo iremos viendo.

17:35:28 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja