27 de mayo de 2011
De la Spanish Revolution al chabolismo
Vuelvo de la Spanish Revolution como mi abuelo de la guerra civil: maldiciendo a los anarquistas. Y ya de paso, a Trotski, a Cayo Lara y a toda la marabunta de haraganes que se hacen llamar izquierda en este puto país. Esta gentuza ha usurpado un movimiento que iba realmente contra ellos, contra el pesebrismo de sus sindicatos y contra la sumisión al PSOE a través de pactos sin apenas condiciones.

Se erigieron en asamblea constituyente creyendo que nos engañaban a los que verdaderamente apoyábamos un movimiento apolítico. Y creyeron, en su necedad infinita, que eran ya el centro del mundo porque las cámaras los enfocaban y que acaudillarían al pueblo con sus asambleas mugrientas y andrajosas. Nada de eso ha sucedido, obviamente, y se han quedado completamente solos. Algún inocente se sumó a las acampadas sin saber qué ideología las inspiraba e incluso dijeron que podrían venir bien porque mantenían "viva la llama". Pero la única llama que mantuvieron viva fue el desprestigio que a través de ellos los medios controlados por Rubalcaba nos iban infligiendo hasta dejar la cosa en nada. Las acampadas nos utilizaron a nosotros y Roba el Cava utilizó a las acampadas.

Eran unos tíos que en cinco días ya tenían comisiones de las comisiones de las comisiones, un aparato funcionarial soviético para veinte tiendas de campaña. Es ese el signo distintivo de la izquierda española: mediocridad, caspa, juerga y siempre fracaso.

Luego ha salido un "consenso de mínimos" que es tan mínimo que no merece la pena ni patear las calles por él. Quitar la ley d'Hont y poner la circunscripción única sólo haría bailar unos pocos escaños. El que los imputados no se presenten en las listas afecta al 0,12% de los políticos, y no en cargos muy relevantes (salvo Camps). La separación de poderes efectiva está muy bien, pero a ver cómo te quitas la miseria de encima con la separación de poderes. Y lo mismo para los referendum: ¿qué hubiese salido en un referendum sobre la necesidad de frenar la especulación inmobiliaria?

El pueblo español en asamblea no es sabio, es más bien un niño pequeño que mira por él y nada más. No se les puede dar acceso a la caja común porque enseguida se parecen a los negros esos que les tiran el arroz desde el camión. A mí con este rollo del 15-M se me han quitado las pocas ganas de creer en el pueblo de España. Sólo la tecnocracia con un cirujano de hierro o la total independencia de los países catalanes podrían ilusionarme un poco. Españolitos por ahí con la pancarta ha habido muchos y nunca han generado un solo puesto de trabajo.

Vamos a tener más motines de esos, unos pacíficos y otros no, fruto de la desesperación. Dirán que si se cambia el senado volveremos a tener empleo. Explicarán que en Alemania los Lander tienen autonomía. Harán disquisiciones sobre el voto por internet. Pero todo junto no será más que farfolla porque se ignora completamente la verdadera situación de la economía y lo que realmente nos ha traído hasta aquí. Mientras no se plantee la salida del euro, el default público, la quiebra controlada del sistema financiero y la mejora de la competitividad a base de grandes sacrificios, todo lo que prometan los salvapatrias será papel mojado, mucho más barato saldrá salir del país que seguir las manifestaciones y las asambleas. Yo no voy a picar más, por mí ya pueden barrer el chabolismo de la puerta del Sol y las demás plazas. A ver cuándo hacen la revolución trabajando más como los japoneses, pandilla de vagos ineptos.

14:43:25 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja