29 de octubre de 2011
Personas a medio hacer
Hace poco estuve leyendo una entrevista en un diario que me pareció reveladora: "Vendí la casa con piscina y me fui a una autocaravana". Hablaba un ex informático llamado Carles Aragonés sobre su gran cambio vital:
Un día leí una entrevista con Koji Nakano. Había escrito un libro con un subtítulo que me atrapó: Vivir con modestia, pensar con grandeza. Y empecé a priorizar. [...] Quería hacer un trabajo más manual, me daba igual si era jardinero o basurero, y dejé la empresa. Pero mi pareja me dijo que ella no se había casado con un basurero, sino con un emprendedor, y nos separamos. [...] Como yo solo no podía pagar la hipoteca la vendimos y me fui a vivir a una autocaravana. [...] Después de la autocaravana me compré un barco tan pequeño que no cabía de pie en la cabina y me fui a vivir allí con mi gato. El amarre debía costar 60 euros, yo ganaba 300 y me daba para vivir. [...] Lo arreglé y con él hemos viajado durante cinco años con mi compañera, Laia. [...] Tenemos un alquiler muy bajo en Cardedeu, somos vegetarianos y compramos en una cooperativa. [...] Vamos a casas de amigos y cada uno lleva lo suyo y, si queremos tomar algo, cogemos una botella de la nevera y vamos a ver la puesta de sol.
Todo esto, en un momento dado, podía parecer muy guay. No es lo mismo ser un vago y un indigente que un vago y un indigente budista. Pero al final de la entrevista Carles da la clave de todo: "Vi cómo mi padre se arruinaba cuatro veces y, cuando tenía 10 años, mi hermano murió delante de mí".

Y a mí me sorprendió muchísimo que un hombre de inteligencia mediana como él, que tiene tanto tiempo para leer libros y que no ve la tele, no haya tenido nunca conocimiento del famoso libro de Dan Kiley El síndrome de Peter Pan. Porque ahí, tal y como cuenta este artículo, se explica:
El síndrome de Peter Pan es un trauma que bloquea la madurez emocional del niño. En otras palabras, la persona afectada crece con normalidad, su inteligencia se desarrolla, pero su corazón permanece bloqueado en la infancia. [...] Se trata, por lo tanto, de un miedo crónico que vive cada día la persona afectada, extraña respecto a las emociones de los adultos. [...] Se manifiesta mediante un comportamiento infantil o un rechazo frente a toda responsabilidad.
Por eso a Carles le ha ocurrido lo mismo que a uno que tiene juanetes y, después de pasar su vida con los zapatos doliéndole, descubre que camina mejor descalzo. A partir de ahí, tiene tres posibilidades: operarse, buscar un zapatero que le haga la horma a medida o convertirse en el mesías del sinzapatismo para convencernos a todos de lo alienados que estamos por llevar pedazos de cadáveres de otros seres vivos envolviendo nuestros pies.

Carles tendría que dejar de huir de sí mismo, dejar de atiborrarse de mierda New Age y buscar una terapia. Podría también dejar de hablar mal de su ex mujer, que bastante debió de soportar la pobre cuando la quiso usar de madre y bastante disgusto se debió de llevar cuando le dijo que quería hacerse vagabundo. Pero es que esta es una característica muy clara de la mente infantil: la culpa siempre es de los demás. Si en un momento dado le dijo ella: "tú eres empresario, no basurero" para ver si le quedaba un mínimo de dignidad o de vergüenza torera, él le da la vuelta y nos cuenta a todos que su mujer sólo le quería por su puesto de trabajo.

Si quiere Carles conocer a muchos amiguitos como él, no tiene más que visitar el foro de Telva (pero con Explorer) y ver de lo que hablan sus novias o ex novias. Y además, hablan también mujeres con este síndrome.

Y detrás de Carles, miles y miles de personitas que están ya con un pie en el barquito, que le hacen entrevistas para que nos haga ver la luz, que nos ponen como ejemplo de conducta a una gente con unas taras mentales tan severas que los convierten en parásitos de los demás.

Hay en nuestra sociedad un elogio del infantilismo, de la no responsabilidad, pero no estoy de acuerdo en que el síndrome de Peter Pan sea definitorio de mi generación. Una cosa es vivir con nostalgia de la juventud dorada, o querer alargarla más allá de lo decoroso, y otra muy distinta es tener bloqueado el desarrollo psicoafectivo. Gente con el síndrome de la inmadurez psicológica siempre ha habido y siempre habrá, aunque ahora pueda haber más por la educación consentidora que se nos dio. Los Carles Aragonés del pasado eran ese puterillo calavera que lo gastaba todo en el bingo y la mujer luego le pegaba dos sopapos, o ese calzonazos que tenía su parienta que decirle qué pantalones se iba a poner ese día. De esto se quejaban Baroja y Azorín cuando decían aquello de "hombres a medio hacer". También había mujeres trotaconventos y calientapollas que martirizaban a los maridos. La diferencia era que a esta gente no se la ponía de ejemplo, la sociedad rechazaba estos comportamientos y tenía muy clara la diferencia entre un hombre cabal y un maltrabaja, con libro de Paulo Coelho o sin él.

Si alguien quiere evitar embarcarse con una de estas personas hacia el país de Nunca Jamás en una de las relaciones más destructivas que se pueden vivir, aquí doy, basándome en experiencias propias y de las muchachas del foro de Telva, una lista de síntomas que deben invitar a retroceder inmediatamente:Y si alguno o alguna quiere saber lo que viene después del "empezamos como amigos", aquí va la respuesta, dedicada a todos los gurús de la libertad:
dice que se va a independizar de su casa, pero q no tiene prisa. Mi familia me regaló muchas cosas para la casa: mantas, plancha, sábanas, etc... en fin , todo lo que suelen llevar las novias cuando se van a casar.. él al pcipio si hablaba de boda. Tenia muchas ganas de casarse. era yo la que no queria boda. LA cosa es que amuebló la cocina y ahi se quedó. Empezó a darme largas con lo de ir a ver muebles, decoración y todo eso.. y yo con mis cosas guardadas porque nos ibamos a ir a vivir juntos ... de eso hace tres años.yo estoy harta de esperar...la cosa es que ya he decido que mis cosas las voy a estrenar yo solita cuando me pueda comprar un piso.es un querer y no poder.me da mucha rabia porq veo alrededor parejas de amigos q llevan un curso normal: novios, piso, boda y vida en común... pero a mi me ha tocado todo lo contrario... y a veces me pregunto .. q mala suerte tengo! no sé como ponerle remedio a esto pero lo q está claro es q nosotras salimos perdiendo.. porq a dia de hoy no lo veo capaz de formar una familia ni nada de eso
Y más les vale a estas Wendys no hacer fuerza para tener hijos con un tío de éstos, porque en cuanto viesen que hay una personita que depende completamente de ellos y de la cual no hay escapatoria, acabarían odiándola y haciéndole pagar sus cambios de humor, con insultos e incluso malos tratos. Esta gente lo bueno lo guarda para los de fuera de casa, para los de dentro, manipulaciones y excrementos mentales.

12:32:17 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja