21 de noviembre de 2011
Ante Dios y ante la Historia
El 20 de diciembre Mariano Rajoy va a ser la persona con más poder de España desde el Caudillo. Y esto no quiere decir que yo quiera comparar a estos dos líderes, porque Franco para llegar al poder tuvo que trabajar.

Pero esto es lo que hay, no había una solución menos mala. Creo que han hecho bien los españoles en dejarse de pancartas y esperar a las urnas para hablar.

Sinceramente, no creo que Rajoy vaya a ser un estadista reconocido en la historia de España, pero tampoco creo que vaya a ser un bodrio como Zetapedo. Tiene, en el momento de llegar al Gobierno, una experiencia mucho más dilatada, y también creo que algo más de inteligencia y astucia.

A mí Rajoy me recuerda al jugador de ajedrez Emanuelle Lasker, que jugaba siempre dejando atacar al otro, regalando peoncitos, haciendo pequeños errores deliberados para que los osados e intrépidos jugadores de ataque entrasen al trapo, y se tiró 27 años como campeón mundial imbatido (y lo batieron al final en Cuba porque se puso enfermo).

Rajoy perdió las elecciones de 2008 a propósito, sabiendo que a Zetapedo se le iba todo a desmoronar. Ganando en 2008, Rajoy hubiese tenido que pactar y luego recortar por todas partes. Ahora mismo ya sería un cadáver político y le lloverían los navajazos. Pero perdiendo se ha colocado ahora con una mayoría absoluta sobrada y en cuatro años pienso que sí que va a conseguir una cierta recuperación, o como mínimo estabilización, lo que unido al amargo recuerdo de las mentiras y disparates de Zapatero lo puede mantener en el poder unas cuantas legislaturas más.

¿Qué es lo que va a cambiar con Rajoy? Pues la recuperación milagrosa no la veo posible, pero de entrada sí que habrá un saneamiento ético y moral del país. Las plumas de Chueca, las Marichonis "porque yo lo valgo", el puterío infantiloide femenil, la mano blanda educativa, el bombardeo televisivo con los malos tratos, el guerracivilismo rencoroso, y en general la España de las Bibianas y las Pajines se va a terminar. Van a volver los valores cristianos y vamos a ir acabando con Peter Panes y otros improductivos tontos del haba.

La España de Rajoy tengo la esperanza de que sea otra vez la España de la familia nuclear, de la decencia, de la autoridad y del trabajo bien hecho. Sólo con esto, ya estamos poniendo los cimientos de la recuperación, porque no me canso de repetir que la crisis en general de todo Occidente es una crisis de autoestima, de no tener claros sus propios valores y de haber dejado que sus propias ideologías parasitarias tomen el mando.

Además de lo anterior, Rajoy ha conseguido ser tal vez el político español que menos ha mentido para llegar al poder. Alguien le ha dicho: "es un maestro de la ambigüedad". Pero coño: viniendo de un tío como Zetapedo, que era tan claro y sincero en las mentiras que se las creía hasta él, pues creo que hemos ganado. Hemos ganado, ya digo, en un poco de vergüenza, que no es poco.

Pero no todo lo de Rajoy está tan claro. Sus ideas económicas, por más que sean ambiguas, son demasiado simples y me recuerdan a las de Aznar, que fueron totalmente perniciosas. Rajoy sueña con la reactivación del sector inmobiliario y con los ríos de crédito, dos cosas absolutamente imposibles en estos momentos. Además, la única medida de la que ha hablado abiertamente es la recuperación de la deducción por vivienda, es decir que el 15% de las hipotecas, sin importar la renta del beneficiario ni el precio del inmueble, lo va a pagar el Estado. Esto no se le ocurre hacerlo a nadie fuera de España.

Por eso sólo podemos esperar que en materia económica Rajoy vea las cosas más claras conforme pasen un año o dos.

¿A quién le va a ir bien con Rajoy? A los jóvenes, a los pequeños empresarios, a los autónomos, a las amas de casa y a los que trabajan en empresas que exportan.

¿A quién le va a ir mal? A los parados que cobran, a los pensionistas, a los funcionarios, a las feministas, a los gays, a los sindicalistas, a los inmigrantes, a los opositores y a los morosos.

¿A mí me va a ir bien o mal? Yo a Zapatero no lo soportaba más, que venga lo que tenga que venir.

11:32:21 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja