1 de enero de 2012
Zapatero ya no está
Desde luego que se levanta uno el primer día del año respirando aire puro y como si le hubiesen quitado una mochila de ladrillos. Zapatero ya no gobierna España, ya no podrá causar más daño este despreciable y abyecto mitómano.

Haciendo un poco de memoria y recapitulando sus dos legislaturas, las recuerdo como un octenio ominoso en el que me sentía como un Andrés Hurtado de los blogs, caminando taciturno y meditabundo a contracorriente de una sociedad borracha de mentiras e inmoralidad.

En marzo de 2004 yo me encontraba preparando mis oposiciones para el instituto, sin tener empleo y sin haber dado nunca una clase, y veía mucho la televisión, yo creo que demasiado. Veía las tertulias de Telecinco y leía medios como LibertadDigital. A mí no me gustaba el cariz que estaba tomando la economía, en julio de 2003 había escrito ya en internet sobre la burbuja inmobiliaria, y sabía perfectamente que los amiguitos Aznar y Rato no habían hecho nada más que vender empresas públicas y abrir a tope la espita del crédito. El sector de la construcción estaba ya tomando dimensiones que a mí me parecían aberrantes, mientras que las empresas desvinculadas del ladrillo se quejaban de una supuesta crisis que en la televisión no aparecía.

Entonces apareció el cejas hablando de viviendas para jóvenes, prometiendo más y más pisos a precios asequibles. Hablaba de una Sociedad Pública de Alquiler y venía asesorado por el gran gurú económico Miguel Sebastián, que parecía bastante enterado del tema. Hizo una campaña de corazón a corazón, con esa férrea determinación de los grandes líderes, afirmaba que todo era posible si se le votaba a él. Tenía cifras internas que lo situaban a las puertas de la victoria, en contra de todas las encuestas oficiales o precocinadas. Si no llega a haber atentado, no hay tampoco Zapatero. Recuerdo sobre todo una entrevista por la radio en la que le preguntaba un periodista de dónde iba a obtener suelo para la construcción de semejante número de viviendas, a lo que él respondió que liberaría suelo del ministerio de defensa y otros eriales que quedaban por ahí. El periodista le insistió en que además de la insuficiencia de ese suelo, se encontraba en lugares alejados de los núcleos urbanos, a lo que él por toda respuesta repitió su mantra con los puños apretados: "¡Sí que se puede hacer! ¡Sííí que se puede hacer!".

Se podía hacer, se podía llegar al poder nada más que mintiendo y que luego eso no acarreara ninguna responsabilidad. Todavía andaba Aznar diciendo que las bombas las puso la ETA, lo normal en España. Se podía hablar de viviendas como de platillos volantes, se podía jugar con las esperanzas de generaciones enteras sin torcer el ángulo de la ceja. Fui a votarlo en una mañana fría y lluviosa, con un cielo mortecino y una calma chicha. Llevaba un forro polar y cinco euros en el bolsillo de mis vaqueros raídos. No tenía novia ni amigos. Mis padres y familiares me faltaban muchas veces al respeto. Subí a mi Ford Focus, cuya letra de 190 euros no podía pagar, y quise darme un paseo por las montañas. Más allá del horizonte irregular, de las espesas pinadas, de los nubarrones negros yo quería ver un futuro justo y hermoso. Quería imaginar, como decía Rubalcaba, un gobierno que no nos mintiese y que mirase por la verdadera prosperidad, la que da el conocimiento y el trabajo duro. No era Zapatero el líder ideal para mí porque no me gustan las personas con la cara rara, pienso que la cara es el espejo del alma. Pero era lo que había. Esa noche disfruté con su victoria, me emocioné con el "no nos falles" y me reí con la manita fláccida de Aznar. Todo cuadraba por fin.

Pero no cuadró nada. Se pusieron en el Gobierno él y sus muchachas, se repartieron los puestos, los sueldos, los asesores, los modelitos de primera y empezaron los ataques de amnesia. Ya las viviendas se convirtieron primero en "soluciones habitacionales" y luego en nada. Algo que sí que se puede hacer, que es barato de hacer es el feminismo, que sólo consiste en joder a unos para beneficiar a otras. Esto Zapatero sí que no lo olvidó al meterse en la Moncloa. El hombre feminista yo creo que tiene dos motivaciones posibles: obtener el apoyo de mujeres para arrinconar o superar a otra mujer, o usarlas de parapeto ante la competencia de otros varones. En este caso, el ostracismo al que sometió a Rosa Díez le obligaba a mantener el apoyo del sector feminista del PSOE. También el rodearse siempre de lo peor y expeler a aquellos que son más inteligentes que él ha sido una constante de todo su mandato.

Recuerdo que ya a principios de ese verano estaba en la piscina de mis tíos con mi prima y le comenté que Zapatero iba a ser un fraude. Ella, zapatera convencida aunque no beligerante, me dijo que esperase al menos a que se cumpliesen los cien días. A mí ya no me gustaba ni su cara ni sus gestos, no me gustaba la gente que lo acompañaba y sobre todo no me gustaba la manifiesta necedad que transmitía aquella hueca palabrería. Yo cuando arranco el coche no necesito cien kilómetros para saber la dirección que tengo que tomar.

Entregó la Televisión Española a las feministas y se puso a legislar. Empezó por los malos tratos. Un fenómeno que en España es más bajo que en ningún otro lugar del mundo, que sólo ha aumentado ligeramente por la llegada de inmigrantes y que incluye muchas veces el suicidio del propio agresor se convirtió inmediatamente en tema de portada de los telediarios. Día tras día iban dándole al bombo, mostrando el cuchillito con la sangre, la suegra llorando delante del ataúd, el gran machista encorvado tapándose la cabeza con la cazadora. De las más de mil muertes violentas al año en España, interesaban sólo esas ochenta provocadas por el cónyuge, el 7%. De los 4.000 suicidios y de los más de 3.000 muertos por accidente de tráfico no se hablaba. Tampoco de otros acontecimientos menores, como los cien niños ahogados en piscinas. No se sabía nada, por supuesto, de los casi 800 niños que sufren muerte súbita cada año en España porque sus madres han fumado estando embarazadas. Y del alcohol ni se habla media palabra. Y mucho menos del síndrome alcohólico fetal. A esta gente le habían dado unos medios de comunicación para convertirlos en su particular juguetito de propaganda ideológica. La pregunta era a dónde querían llegar.

Pero la respuesta llegó pronto: ya en diciembre de 2004 sacaron su Ley Integral contra la Violencia de Género, primera ley del actual régimen que castiga de manera diferente un delito según el sexo del autor, y también primera ley que encarcela a la gente antes de que se haya aportado prueba alguna. Ésta era la igualdad de Zapatero y sus muchachas:
Art: 171.4: "El que DE MODO LEVE amenace a quien sea o haya sido su esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año"

Art: 172.2: "El que DE MODO LEVE coaccione a quien sea o haya sido su esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad, aun sin convivencia, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año"
Yo creo que deberían extender también a las malas miradas, que pueden molestar bastante.

Siguió la acción de gobierno y ya entrando en 2005 repartió papeles para todos. Un millón de ilegales pasaron a ser totalmente legales, teniendo derecho completo al llamado "estado del bienestar" y hasta a traerse a su familia. La construcción pedía más y más mano de obra bien barata y Zapatero de la burbuja inmobiliaria no tenía ni un vago recuerdo. Los asesores se multiplicaban en número y en sueldo pero su idea de la economía era la de una camarera cocainómana. En un año ya habría un milloncito más de ilegales.

Aunque parezca ahora raro, la construcción había tocado ya su máximo y empezaban los síntomas de decadencia. Empezaban a aparecer promociones que no se podían colocar y algunas empresas iban cerrando. En general las cosas seguían en marcha pero los primeros signos de alarma, en un país cuyo PIB dependía en un 40% de la construcción y sus industrias auxiliares, eran ya más que evidentes.

¿Qué hizo Zapatero? Por un lado, actuar con determinación y urgencia en el traslado de los Papeles de Salamanca y por el otro aprobar aquello que le mandó el parlamento de Cataluña, es decir el Estatut.

Después de eso, aquí no ha pasado nada y seguimos con el matrimonio homosexual y el divorcio exprés. Aparte de evitar que entrara en vigor la ley educativa del PP y dejar las cosas como estaban con la LOGSE.

En el año 2006, ante los síntomas más que evidentes de agotamiento del modelo del ladrillo y ante la aberración económica en la que nos habíamos convertido, se mandó a todos los medios públicos y privados acallar cualquier mención a la burbuja inmobiliaria y hasta estigmatizar a aquellos locos que osaran insinuar que el ladrillo no podría seguir mucho tiempo más. Y por eso, cuando ponía yo TVE me salían las maltratadas, me salía Amaya Valdemoro, me salía Edurne Pasabán y me salía toda una horda de funcionarias y de chupópteras pidiendo y pidiendo, siempre pidiendo sin dar nada. Si ponía los documentales de la 2 para aprender zoología me salía un grupo de chimpancés y una tía diciendo "aquí mandan las mujeres".

Ya en el 2007 se hizo otra Ley de Igualdad para promover la desigualdad, la discriminación del varón, los cupos donde interesa y más y más ayudas, paguitas, pensiones y subsidios. La discriminación de pagar menos las mujeres en las discotecas o la posición del apellido en los hijos eran asuntos de alta prioridad, mientras la corrupción desenfrenada en ayuntamientos y autonomías, el endeudamiento desbocado e irracional de los trabajadores, la demencial carrera de crédito de las cajas de ahorros, la escalada interminable de precios de la vivienda y la progresiva degradación del verdadero tejido productivo eran asuntillos sin importancia, no merecían ni diez segundos de un telediario ni mucho menos el tomar ninguna medida.

Ya a partir del verano sólo contaban las elecciones, el gobernar era cuestión de piloto automático. El sector de la construcción se empezaba a caer a cachos, iban cayendo primero los pequeños y sufriendo los más grandes. Allí salía aquel Taguas o no sé quién diciendo "hasta marzo aquí no quiebra ni Dios", los aguantaron con obra pública inútil e improductiva y luego repartieron 400 euros a cada trabajador para que gastase y el tingladillo pudiese durar hasta marzo. La palabra crisis no se conocía, ni tan siquiera la "desaceleración". El mantra de Solbes era el "suave aterrizaje". Se hizo una campaña electoral de total sinceridad.



A partir de ahí, ya se le desmoronó todo y pasó toda la segunda legislatura como un "ninot indultat" por las ruedas de prensa lanzando sus mentiras. Era opinable si había crisis, la desaceleración "no será profunda ni prolongada", aquel que va hablando de crisis es un antipatriota, la desaceleración transitoria se hace más intensa. Intentando hacer algo, por no quedarse quieto en su completa necedad, acertó a adivinar que donde más paro se estaba produciendo era en la construcción y pensó con su habitual claridad mental que si daba dinero a la construcción se generaría menos paro, y así pergeñó el Plan-E: quemar 15.000 millones de euros en obritas municipales inútiles para dar de comer a unos inútiles durante algunos meses mas. Cada manotazo de ahogado que daba, alargaba y acentuaba la próxima recesión. Comenzó a falsificar todas las cifras: el PIB, el paro, el IPC. No había ya ningún dato fiable más que la negra miseria que se extendía como la peste por todo el país. Aquel defensor de las mujeres había causado más daño a las mujeres que el mismo Hitler, sumiéndolas en el paro, el endeudamiento y la precariedad laboral. El benefactor feminista ha dejado a las mujeres de mi generación con más deudas a sus espaldas que la República de Weimar. Sus amigas las funcionarias llevan un 15% de pérdida de poder adquisitivo. Aparte, las muertes por malos tratos son exactamente las mismas que antes de entrar él (único indicador que no ha conseguido empeorar, parece ser).

En los meses siguientes dedicó sus esfuerzos solamente a agarrarse al sillón como una verdadera alimaña, intentando llegar a marzo de 2012 para seguir vendiendo mentiras. Desde Europa decidieron apuntillarlo y le obligaron a tocar las pensiones, el punto más sensible electoralmente. A partir de ahí ya se convirtió en un cadáver insepulto que se fue momificando hasta convertirse en una presencia fantasmal de la que ya nadie se acordaba.

Acabó como había vivido, mintiendo hasta en el traspaso de poderes. No creo que a este miserable le tengamos que dedicar más tiempo ni más esfuerzo, yo no pienso hablar nunca más de él. Escupirle a la cara sería darle condición humana, hay que dejar que se pudra en el ostracismo, la soledad y el fracaso. Tierra y gusanos.

20:42:32 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja