29 de enero de 2017
2016 en Denia
Hacía muchos años que no escribía una novela. Concretamente, diez. Esto en parte se debió a mis aficiones informáticas, entre nuevosamigos.net, GIMAD y CookMagick, y en parte al desinterés. Pero a finales de 2015, cuando descubrí CreateSpace, decidí volver a escribir y he estado hasta este noviembre escribiendo esta novela.

2016 en Denia trata de un tío que está en 2016 en Denia, y ese tío soy yo. Está en forma de diario y es un poco como el blog pero mejor escrita (o eso creo). Expreso mis opiniones acerca de todo lo que me rodea y mi visión de la realidad de la España actual.

En la contracubierta, he hecho el siguiente resumen:
El protagonista, identificado con el autor, tiene cuarenta años y afronta un divorcio marcado por la incomunicación y el resentimiento, al tiempo que inicia una relación con una ex compañera del colegio. El reencuentro con los referentes de su adolescencia y primera juventud, incluidos los recuerdos de la casa paterna y los viejos y dispersos amigos, no le inclinará a la reparación emocional sino a la conciencia de su fracaso vital. Su frustrada carrera como escritor, sus vanos intentos de desarrollo de un negocio informático, su empobrecimiento como profesor interino y el desprecio hacia su propio país marcarán su visión de la realidad. El relato, en forma de diario, es un implacable retrato del desencanto y de la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo, que nos recuerda a los dietarios de Josep Pla, pero también a la épica suburbana de Harry Angstrom, el Conejo de Updike, o Frank Bascombe, el personaje de Richard Ford.
Tengo que advertir de que no todo lo que aparece es real, he cambiado muchas cosas porque no quiero acabar defenestrado por mi familia como Jaime Bayly.

A Bayly lo conocí cuando ya me quedaban pocos capítulos y no puedo decir que haya causado una influencia directa en el texto, aunque sí que lo coloqué al final como personaje. En todo caso, es el único autor en castellano vivo que despierta mi interés.

Esta novela se enmarca en el género de la autoficción, que es como la no ficción que trata de uno mismo.

En cuanto a la posibilidad de publicación en editoriales tradicionales, creo que la cosa va a estar difícil. De entrada, las editoriales ya no ofrecen una posibilidad de profesionalización sino una vida amateur llena de charlas, saraíllos y cacahuetes para luego recibir unas migajas. Los autores siguen recibiendo el 10%, lo que es una miseria, pero es que además ni pagan adelanto ni justifican luego debidamente las ventas reales en las liquidaciones. Parece que hay algún agente literario que ha llegado a decir que es imposible saber realmente cuántos libros has vendido.

En todo caso, la envié por e-mail a casi todo el mundo el 13 de noviembre. A fecha de hoy, sólo la editorial Algaida acusó recibo, si bien avisando de que tardaría seis meses en dar su veredicto. Yo no voy a estar seis meses esperando por un contrato que no tiene ni adelanto.

Caso aparte ha sido el sector más exquisito, donde había una Marilyn con juanetes que prometía en una conferencia del YouTube que el único criterio de publicación en su editorial era estrictamente la calidad, pero poco después publicaba esto en su Twitter:



El artículo al que hace referencia trata de la decisión de una revistilla literaria norteamericana de dejar de publicar reseñas de todos los escritores de la editorial que ha publicado el libro de Milo Yiannopoulos, como forma de coaccionar a esa editorial para que lo deje de publicar. Y esto dice la tía que es "interesantísimo".

Un tiempo antes, ya había apuntado maneras con el siguiente tweet:



Es decir, que para ella la autoficción es un bobo que se mira en el espejo. Y yo ahí digo: ¿además de no acusar recibo y de no responderte nunca, también van a sacar burlitas por el Twitter? Como respuesta a ese tweet, he puesto en las primeras páginas de mi novela la cita de Borges:
A veces en las tardes una cara
nos mira desde el fondo de un espejo;
el arte debe ser como ese espejo
que nos revela nuestra propia cara.
Lo de las editoriales ha sido algo penoso.

Podríamos también hablar del capo di tutti capi que hay en Random House, a quien le mandé incluso unas fotocopias en gusanillo y de quien no he sabido nada. De sus autores sólo conozco los lloros de Alberto Olmos en su columna de Mala Fama, donde emite opiniones como la siguiente:
Habrán notado que los escritores españoles ponen más empeño en caer bien que en escribir bien. Practicar el elogio desmedido en Twitter o Facebook, firmar manifiestos en defensa de puras obviedades y escribir novelas sobre temas solidarios de moda son los tres tramos del camino del éxito. Todo el mundo quiere premiar un libro que desborda buenos propósitos.
De manera que no parece que esta gente, por mucho que yo espere los seis meses, me vaya a llamar.

Lo que voy a hacer es ponerme como autor indie en Amazon y seguir diciendo lo que me dé la gana. Yo más bien me calificaría como de alt-fiction. La literatura como ámbito de corrección política, buenismo y mediocridad de membrillos cada vez más pobretones me parece que no tiene mucho futuro...

Y para saber más de mis opiniones sobre este y otros temas, será más práctico comprar mi libro.

Comprar en Amazon.

19:35:33 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja