20 de agosto de 2017
El futuro del Islam en España
Después de los atentados de Barcelona y de la desarticulación de otra célula yihadista ahí en Ripoll, creo que es lógico plantearse qué va a pasar con el Islam en España. De entrada, no creo que ellos se cansen y se aplaquen por sí mismos. Los atentados han reforzado la islamofobia, y eso es muy malo, pero también han reforzado el islamismo, porque para ellos es una gran victoria. De esto no se habla, y creo que no es muy bueno tampoco.

Como ya he explicado muchas veces, el islamismo no es una corriente de unos locos, sino de gente muy cuerda que tiene una estrategia para ganar poder en el mundo. El islamismo surge de Arabia Saudí y es alimentado con el dinero que les pagamos por el petróleo. Los islamistas son la élite de los musulmanes, la gente más inteligente y con más dinero. Son intelectuales y creadores de doctrina, saben lo que quieren y les funciona muy bien.

El ataque final a nuestra sociedad pienso que se hará con bombas nucleares, nada más las puedan conseguir, y creo que sólo atacarán cuando estén seguros de ganar (es lo que siempre han hecho). Mientras tanto, preparan aquí el terreno dando pequeños golpes que hacen afición por las mezquitas, crean héroes y les suben la moral. Luego, cuando ya nos entren del todo, esperan tener un 10-20% de la población a su favor.

El islamismo está cotidianamente entre nosotros. Continuamente en mi trabajo me encuentro con mensajes islamistas, en las libretas y en las conversaciones. Lo que se dicen en árabe no lo entiendo, pero no lo necesito, me lo dicen a mí directamente. He oído apoyos a Ben Laden y a los atentados de Charlie Hebdo. Me han contado que, según el imán del pueblo, "España era antes de Marruecos y muy pronto lo volverá a ser". He visto cómo un adolescente era acosado y tachado de "traidor" por los otros musulmanes porque se rumoreaba que había comido cerdo. Todo esto claramente lo aprenden de los padres. Sabemos quiénes son y lo que hacen, pero no hacemos prácticamente nada.

Se pone la confianza en un supuesto Islam moderado, que sería análogo al Cristianismo y que, supuestamente, se iría disolviendo por sí solo. Pero yo aún no he visto ninguna ley en España que establezca qué hechos constituyen un islamismo "no moderado" y por lo tanto tendrían reprobación penal. ¿Qué parte de la práctica del Islam es delito? ¿Es delito decir que España antes era de Marruecos y muy pronto lo volverá a ser? ¿Es delito llamar a alguien traidor por comer cerdo? ¿Es delito enaltecer a Ben Laden? Todo esto no está siendo legislado, y es urgente hacerlo. Dicen que no hay dinero para controlar cada mezquita en España, pero sí que lo hay para controlar cada vivienda y llevarse a cada tío tras una llamada al 016. ¿Cuál es el número para denunciar comportamientos islamistas y desencadenar una intervención policial inmediata, detención preventiva y juicio sin presunción de inocencia?

El islamismo es una pirámide bien jerarquizada: en la cúspide están las élites creadoras de doctrina, que principalmente residen en Arabia Saudí; diseminados por el territorio enemigo están los imanes, encargados del adoctrinamiento; en la parte más baja están los fracasados a los que se lavará el cerebro y se usará como carne de cañón. El dinero saudí no deja de fluir para financiar mezquitas y para tener a los imanes con buen nivel de vida.

La captación de la carne de cañón es bien sencilla, se hace al estilo Obama: ellos no te quieren, pero yo te voy a ayudar. Un varón musulmán joven tiene tres capas de discriminación por encima: por varón, por musulmán y por joven. Es un ciudadano de cuarta categoría.

Entonces, el imán lo tiene muy fácil: "de modo que te han dicho que eres igual que los españoles y que no vas a padecer discriminación. ¿Podrías intentar hacer alguna de estas cosas?":
  1. Intenta salir con una chica española blanca y mira la reacción de su familia.
  2. Intenta alquilar una vivienda en una urbanización de "gente bien".
  3. Intenta buscar un empleo y luego intenta ascender en ese empleo.
  4. Intenta presentarte a unas elecciones.
Todo esto yo lo he hablado muchas veces con algunos alumnos musulmanes, y con algunos he tenido bastante amistad. Son gente muy sensible, que sufre las malas palabras y los malos gestos aún más que nosotros (que ya es decir). La solución para estas personas es abandonar totalmente el Islam o volver a Marruecos. Y alguno me ha hecho caso.

Los legisladores españoles deben pensar en el futuro del Islam en España. La situación actual es perjudicial para todos, lleva a la polarización y sólo puede empeorar más.

Si se sigue creyendo en la posibilidad de un Islam moderado y autodisolvente, hay que legislar para ello:
  1. Control de todos los imanes: necesidad de certificación y colegiación para ejercer en España, con cárcel para el intrusismo.
  2. Cárcel para manifestaciones de intolerancia hacia las otras religiones o el ateísmo, que se deben equiparar a los chistes sobre Carrero Blanco, por lo menos.
  3. Control del acceso a webs y foros islamistas, igual como en el caso de la pornografía infantil.
  4. Protocolos de información para los educadores, que deberán avisar a los servicios sociales de indicios de adoctrinamiento de los niños, igual como se hace con la ideología de género.
  5. Etc.
Si, como yo creo, estas medidas no son suficientes y el mítico Islam moderado no aparece por ninguna parte, habría que ir a una prohibición completa del Islam. Simplemente, se declararía el Islam una ideología y un imperialismo en forma de religión y se ilegalizaría. Los musulmanes tendrían la opción de abandonar la religión, convertirse al Cristianismo o marcharse. Esto afectaría a derechos, como también el poner maceteros afecta a mi libertad de movimiento. Esto es lo que hicieron los Reyes Católicos en su Pragmática de Conversión Forzosa y durante 150 años tuvieron el país más grande y potente del mundo. No funcionó del todo, porque un siglo después Felipe III decretó la expulsión incluso de los que se habían convertido:
Tras la rebelión de las Alpujarras (1568-1571), protagonizada por moriscos granadinos, los menos aculturados, fue tomando cada vez mayor peso la opinión de que esta minoría religiosa constituía un verdadero problema político que podía poner en riesgo la continuidad de la Monarquía Hispánica. Esta opinión se veía reforzada por las numerosas incursiones de piratas berberiscos, que en ocasiones eran facilitadas o festejadas por la población morisca y que asolaban continuamente toda la costa mediterránea. Los moriscos empezaron a ser considerados una quinta columna, y unos potenciales aliados de turcos y franceses.
Así que ha llegado el momento de sentarse a una mesa, con tranquilidad y calma, y pensar de modo racional en las posibilidades de convivencia fructífera que tenemos. Si esas posibilidades, como yo creo, no existen, hay que afrontar la realidad y empezar a tomar decisiones firmes y contundentes.

12:40:36 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja