14 de abril de 2018
La inversión por dividendo
He leído hace poco a varios entendidos que se ríen de la inversión en acciones "por el dividendo" y lo consideran algo desfasado. A mí esto me sorprende, porque el dividendo, que yo sepa, es la verdad última de la empresa, aquello que le da su razón de ser.

Yo no estoy interesado en invertir en una empresa sólo por el dividendo, y mucho menos si ese dividendo lo está pagando asumiendo deudas (una forma de descapitalizar deshonestamente una empresa que es bastante frecuente), pero sí creo que una empresa que ha obtenido unos beneficios debe pensar si tiene un uso legítimo para ese dinero que pueda obtener un rendimiento superior al que obtendría el propietario de ese dinero (que no es otro que el accionista) si el dinero estuviese en su poder.

Warren Buffett, en el libro Los ensayos de Warren Buffett, esto lo explica muy claramente: el gerente de una empresa que tiene beneficios debe hacerse dos preguntas: la primera: ¿hay alguna forma de emplear este capital obtenido en hacer crecer este negocio, de forma que el rendimiento que vaya a obtener de ese capital supere al que ya estoy obteniendo? Y si la respuesta es negativa, se hace la otra pregunta: ¿hay alguna empresa que se pueda comprar cuyo rendimiento por el capital invertido yo crea honestamente que puede ser superior al que ya estoy obteniendo? Y si la respuesta sigue siendo negativa, entonces se guarda una parte de ese beneficio para las provisiones de las depreciaciones y otras necesidades del negocio, y la otra parte (entre un tercio y la mitad) debe ir al accionista mediante el dividendo.

La idea que parecen tener algunos de que es mejor que la empresa no pague nunca dividendo y retenga ese dinero, aunque sea dejándolo muerto en una cuenta bancaria, para evitar pagar impuestos yo no la comparto. Aunque esto pueda incrementar el valor de las acciones, se depende de la volatilidad del mercado para que se reconozca ese valor, y además ese capital no está trabajando en otro sitio.

Buffett también habla de que hay dos formas de pagar el dividendo: una es ingresando dinero directamente en la cuenta del accionista, y la otra es comprando acciones de la propia empresa, amortizándolas y haciendo una reducción de capital.

El dividendo en efectivo tiene la ventaja de que no se depende de la volatilidad del mercado y es un pájaro ya en mano, aunque hay que pagar alrededor de un 20% de impuestos.

El dividendo en amortización de acciones tiene la ventaja de que no se pagan impuestos (de momento, veremos lo que inventa Hacienda) pero cualquier tweet de Trump puede hacer que vuele ese dividendo durante unos meses. También se puede producir un tropiezo serio en la empresa y perderse todo. Es mejor que mantener el efectivo en la cuenta de la empresa porque al menos ese dinero se invierte en un activo productivo, que es la misma empresa, y matemáticamente es más reconocible porque al reducir el número de acciones el beneficio por acción crece y baja el PER. A mí esta forma de dividendo sólo me gusta si las acciones de la empresa están infravaloradas, pero frecuentemente sucede al revés, que la empresa va comprando sus acciones precisamente cuando están infladas de precio y teme que bajen.

Mención aparte merece el llamado diviendo "en scrip", que se ha venido dando bastante durante la crisis. Esto no es un dividendo, sino un efecto visual de suma cero, un engaño al accionista. Lo que se hace en estos casos es decirle: ¿quieres el dividendo en acciones o en efectivo? Y entonces la empresa hace una ampliación de capital, genera acciones nuevas y da esas acciones a los que ya las tienen, en proporción al porcentaje que poseen. Entonces, al final quedan con el mismo porcentaje de propiedad de la empresa, aunque con más acciones, sólo que cada acción vale menos. Exactamente, se queda igual, no ha cobrado nada. ¿Y de dónde sale el dinero del accionista que prefirió cobrar en efectivo? Simplemente, de la venta en el mercado de las acciones que le correspondían a él, por lo que recibe un dinero pero su porcentaje de propiedad de la empresa se reduce en la misma proporción. Esto es lo mismo que vender unas cuantas acciones que se poseen, quedar con menos y decir: "he cobrado un dividendo".

Pero lo bueno es que de este dividendo en scrip, dividendo virtual e inexistente, Hacienda quería cobrar una parte. Así que han tenido que dejar de hacer este ridículo engaño.

Luego está la idea de que invertir a largo plazo para cobrar el dividendo es una cosa mísera y de poca rentabilidad. De entrada, no creo que haya ninguna empresa que vaya dando buenos dividendos y que no vaya creciendo en su valoración (salvo que los dé con cargo a deudas, lo que me parecería muy mal).

Supongamos que yo encuentro una empresa que pienso que va a ir bien y me parece que está a un buen precio. Esta empresa tiene un dividendo en ese momento de un 5% de su cotización, y crece en beneficios un 20% al año, lo que no es raro en las buenas empresas. Entonces, si yo invierto 10.000€, y presuponiendo que pagará el mismo porcentaje de sus beneficios en dividendo cada año, cobraré el siguiente dividendo:
Primer año: 500€.
Segundo año: 600€.
Tercer año: 720€.
Cuarto año: 864€.
Quinto año: 1036€.
Sexto año: 1244€.
Séptimo año: 1492€.
Octavo año: 1791€.
Noveno año: 2149€.
Décimo año: 2579€.

Total: 12.975€.
Es decir que, aun descontando los impuestos del 20%, habré recibido ya más dinero por dividendo de lo que metí inicialmente, y las acciones me han salido gratis y todos los dividendos del futuro, sin límite de tiempo, también.

No parece una mala inversión, ni nada miserioso ni pobretón. Y no son pocas las empresas que consiguen esos crecimientos, si no media una crisis importante, durante bastante tiempo.

Llegado a ese punto, es posible que el valor total de mi participación en el mercado me importe más bien poco. De hecho, desde el momento en el que compro las acciones, puedo olvidarme completamente de su valor de mercado, puedo preocuparme sólo de la cuenta de resultados. Es perfectamente posible tener acciones de una empresa durante toda la vida.

23:07:52 ---------------------  

El País de Loix (Alberto Noguera)
El relato de mis vivencias en el Mundo Igualitario y la sociedad de los andróginos.
Comprar por 3,52€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja