1 de mayo de 2019
Mi segundo año en la bolsa
Cumplo hoy mi segundo año como inversor en bolsa y no puedo contar tantas glorias como el año pasado. Las ganancias del 22% que acumulé en un año se han volatilizado en los siguientes doce meses. A fecha de hoy, de mi ahorro he metido un total de 43.850€ y tengo 43.461€. Es decir, en dos años el resultado total es de un -0,9%. Es cierto que, especialmente en el segundo semestre del 18, han llovido hostias como panes, y yo pillé una, y es cierto también que el IBEX en este tiempo ha caído un 14,05%. Pero no es menos cierto que las primeras acciones que compré (Google, Amazon y Microsoft) valen hoy prácticamente el doble, y yo las vendí con ganancias muy pequeñas.

Mi primera estrategia de inversión fue simplemente comprar aquellas empresas que yo considerase mejores y que creyese que iban a ir bien. También eran empresas que conocía desde su fundación y cuyos productos usaba. Luego vino el abuelete Buffett con sus numeritos y ratios, y yo empecé a ir a peor. Me puse a buscar peres bajos y me metí en dos naves a la deriva como eran BMW y Daimler, de las que salí en pocas semanas con exiguas ganancias, asustado por el cariz que tomaban las cosas. Pero caí en otro buque con vía de agua como era el BBVA, con todos los problemas generales del sector bancario y unos mercados polvorín con problemas políticos. Mientras tanto, Amazon doblaba cotización y Microsoft disparaba beneficios. Seguí leyendo a Peter Lynch y compañía, pero cuando tienes compradas Microsoft a $61, Alphabet a $783 y Amazon a $846, te podías haber ahorrado los movimientos, las horas de análisis y hasta el precio de los libros. Es posible que estas tres empresas peguen el bajón algún día, pero a esos precios a los que yo compré puede que no las volvamos a ver.

También tuve suerte con Ercros, todo hay que decirlo, que es la que luego me protegió de las pérdidas de Covestro. Las dos eran prácticamente lo mismo: empresas químicas que cotizaban a per muy bajo porque sus productos estaban a precios altos sujetos a caídas. Yo ignoraba este hecho y muchos otros inversores también. Ercros se puso a comprar autocartera a crédito y, dado el poco volumen del valor, el precio se puso a dar arreones. Ahí yo dije: "Buffett funciona". Luego salieron unos resultados mediocres, yo cuadré un poco las cosas, y me salí a 4,04€. Había comprado a 2,63€ y ahora está a 3,04€. Con este exitazo chicharrero y de potra me fui directo a Covestro a repetir la jugada. La empresa es prácticamente lo mismo pero en más grande y en Alemania, ¿qué puede salir mal? Total, es la Bayer, coño. Salieron unas noticias que decían: "La Bayer ha colocado un paquete del 15% de Covestro a unos grandes fondos internacionales a 75€ la acción". Yo vi que aún cotizaba al mismo precio y me metí a 75,5€. Un montón de grandes fondos, con todos los sesudos expertos que tienen, no puede estar equivocado. Los españoles de Valentum estaban también invertidos, y decían: nada de qué preocuparse, igual se contienen un poco los precios, igual afecta ligeramente al beneficio. Luego salió la chinita de Goldman Sachs, que dijo: los precios disparados de los últimos años no se pueden sostener, habida cuenta de las nuevas fábricas que van a entrar en producción y la reentrada de la fábrica de BASF, que estaba en parada técnica por una avería. Yo decía: que se calle la chinita coño, ¿qué sabe la chinita? Se empezó a despeñar el valor, más de un 3% al día, llegó a caer un 55%. Y la chinita volvía: Covestro vale 42€ por acción y gracias. Yo, para demostrar mi poderío cerebral y mental superior al de la chinita, metí todavía 5.000€ más a 56,1€ y se me quedó el precio medio a 70€. Todo estaba fríamente calculado, todo se apoyaba en cifras de la mayor solidez. Pasó un mes y los de Valentum dijeron: nos hemos salido y tal. Yo seguí, impasible el ademán, pero al presentar los resultados anuales el capullo de Markus Steilemann, el gerente, saca unas previsiones para el año siguiente con una caída del 75% del beneficio por la cara. Todo lo que la chinita había dicho, punto por punto, era la puta realidad, Covestro no podía ni de lejos seguir ganando el mismo dinero, el maravilloso per 7 al que yo compré era ya un per 30 y yo me había pringado miserablemente, cuando si yo hubiese seguido mi primer criterio, el de comprar empresas que vayan a ir bien y cuyos productos yo use, nunca me habría metido en el berenjenal de Covestro, porque yo ni sabía lo que hacía Covestro ni objetivamente podía decir que iba a ir bien una empresa productora de plásticos. Vendí Covestro a 49,5€ y ahora está a 48,75€.

La chinita se llama Georgina Iwamoto, por si la queréis contratar. Ahora veo que de china tiene muy poco, probablemente se haya puesto el apellido del marido.

Pienso que ese estilo de inversión llamado value, que se basa en buscar peres bajos en la esperanza de que los demás inversores se hayan equivocado, reconozcan su error y vuelvan a valorar la empresa, puede estar ya obsoleto. Si se trata de un valor muy pequeño, no invertible por los fondos, aún me lo creo. Si es un momento de miedo puntual, tipo Brexit, también me lo creo. Pero en ausencia de eventos de gran impacto, esperar que te dejen las empresas de renombre a precios tirados puede ser un error. Lo bueno se va a pagar, porque es más fácil que lo bueno pase a ser mejor, que no que lo malo se convierta en bueno.

Yo soy un tío de letras. Pienso que la numerología no sirve para valorar una empresa, pienso que hay que valorar la calidad del producto, la psicología del cliente, la evolución de ese mercado y todo lo que influya en el hecho de que la empresa vaya a ir bien o no. Los Ben Graham de hoy en día son algoritmos, contra eso no puede un inversor particular competir.

Para este próximo año me marco el objetivo de perder el miedo a comprar peres altos y buscar empresas componedoras de largo plazo, no bodrios cuyo "valor intrínseco" sea superior, porque pasan tantos años hasta que te reconocen ese valor intrínseco, que ya el valor intrínseco es otro.

Estoy ahora mismo invertido en Azkoyen y Catalana Occidente. Pienso que son componedoras de largo plazo, y soy también usuario de sus productos. Estoy también invertido en el BBVA, pienso que por poco tiempo.

11:17:05 ---------------------  

El País de Loix (Alberto Noguera)
El relato de mis vivencias en el Mundo Igualitario y la sociedad de los andróginos.
Comprar por 3,52€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja