22 de enero de 2020
Mi opinión sobre el Bitcoin
Interesante el artículo que hoy publica José Luis Cárpatos sobre el Bitcoin. Dice que no consigue entender el Bitcoin por más que se esfuerce. Hombre, esto les ocurre a muchos que, sin embargo, van dando consejos de inversión.

El Bitcoin, para el que sabe mínimamente de informática, es algo extremadamente sencillo: se basa en dos tecnologías muy antiguas y extendidas, como son la criptografía y el blockchain. La criptografía en el caso del Bitcoin se usa simplemente para obligar a que la producción de cada Bitcoin implique una cantidad de cálculo exponencialmente mayor.

Vamos a suponer que yo hago un juego con mis alumnos en 4º de la ESO y les digo: vamos a fabricar oraciones nuevas de memoria, empezaremos por una oración de una palabra, y cada nueva oración deberá contener el doble de palabras que la anterior. ¿Cuántas oraciones seríamos capaces de crear? Pues igual seis o siete. Lo importante es que llegaría un momento en el que la longitud de las oraciones excedería la capacidad memorística de ningún ser humano.

El Bitcoin en ese sentido es lo mismo: el tío que lo inventó puso unas reglas que implicaban que cualquiera podría "minar" un Bitcoin, pero debía implicar la producción de ese Bitcoin una cantidad de cálculos mucho mayor que en la última producción. Y esto lo declaró desde el principio, diciendo que de esta manera se limitaría de forma definitiva su número y sería una moneda que no estaría afectada por la inflación.

A partir de ahí lo que tenemos, de manera obvia y evidente, es el mejor esquema ponzi jamás diseñado, la estructura piramidal es matemáticamente perfecta.

La primera vez que oí hablar del Bitcoin fue allá en el año 2010-2011, poco después de su creación. Había un tío en un blog que explicaba sus bondades y que la cosa tenía futuro, y puso un enlace a un programita que te instalabas en tu ordenador y que "minaba" los bitcoines. Dijo el tío: "Lamentablemente, ya mucha gente está usando el programa y en el PC ya está tardando dos horas en minarse cada Bitcoin". Yo pasé de estar dos horas esperando por un simple Bitcoin, y no me descargué el programita.

Unos cuantos años después, salieron otra vez noticias de que el Bitcoin se estaba arrancando fuerte y que parecía que iba a tener su importancia. Yo escribí un artículo diciendo que el Bitcoin, si se consolidaba, iba a ser la leche en bote. El artículo lo escribí en abril de 2013 y el Bitcoin estaba ya en $100. Me pareció un precio desorbitado, yo más bien pensaba en la paridad Bitcoin/dólar, pero estuve seriamente considerando el invertir aunque al final no lo hice. Hombre, yo creo que un par de bitcoines me habría podido comprar. Interesante consultar el gráfico histórico del Bitcoin.

La otra gran característica del Bitcoin es el blockchain. Esto, simplemente, es una base de datos distribuida, lo que significa que en cada Bitcoin no está sólo ese Bitcoin, sino la lista de todos los Bitcoins existentes con sus respectivos dueños y las operaciones de minado y compraventa que se van produciendo. Cada vez que hay algún cambio en esos datos, los Bitcoins por sí mismos los propagan, es decir que avisan a los otros Bitcoins para que sean conocedores de la operación. Esto lo que permite es que no haya un registro de Bitcoins en ningún lugar, se bastan ellos mismos y, en teoría, es imposible que nunca lleguen a desaparecer ni nadie tome control de ellos.

Entonces, ¿cuál es mi opinión actual sobre el Bitcoin? Las ilusiones que yo me hice en el año 2013 se han desvanecido ya, el Bitcoin ha fracasado como moneda, no tiene ni tendrá curso legal en ningún país ni nadie en su sano juicio cobraría sus productos o servicios en Bitcoins. Como moneda paralela, el Bitcoin es inviable porque es víctima de su propia escasez y su precio ha sido extremadamente volátil. También es claro que todos los países del mundo prohibirían usar el Bitcoin para las transacciones económicas, porque esto dejaría a los bancos centrales con el culo al aire.

Entonces, lo que le queda al Bitcoin sería la acumulación de valor al estilo del oro y otros metales. Esta función podría cumplirla si tuviese un precio estable, pero con la extrema volatilidad que ahora tiene es imposible. Tampoco veo la necesidad de crear un "oro digital" cuando el oro ya es completamente digital, cualquiera compra oro desde su ordenador.

El Bitcoin yo creo que se lo cargaron los bancos centrales o gente que no quería que funcionase como moneda alternativa. Y se lo cargaron de modo muy simple: comprando y comprando hasta inflarlo, y luego vendiendo y vendiendo hasta arruinar a todos los pardillos. Pienso que la volatilidad a la que se ha visto sometido tiene que ver con oscuros intereses, porque un Bitcoin con precio estable sí que sería un problema serio para los gobiernos.

De todas formas, la burbuja del Bitcoin ya pinchó de manera muy clara durante 2018 y sólo han apuntalado su cotización las empresas que fabrican dispositivos para "minar" los Bitcoin, tarjetas gráficas y similares. Esto no es que lo tenga demostrado, pero se rumorea que Nvidia, Intel y demás son las que mantienen el Bitcoin en una cotización alta. ¿Cómo esto acaba? Pues obviamente, por la naturaleza criptográfica del Bitcoin, cuando llegue un momento en el que sea absolutamente inviable minar otro Bitcoin, porque el precio de la energía eléctrica a emplear ya supere con mucho su valor, dejarán estas empresas de comprar Bitcoins y muy posiblemente su precio vaya cayendo hasta un mínimo. A lo mejor ahí es cuando encuentra la estabilidad de precios y su uso se generaliza.

¿Hay que invertir en Bitcoins? Claro que sí, cuando un tío te dice que te descargas un programita y lo minas en dos horas, pues coges y te minas diez o veinte. Ahora es muy tarde.

19:23:32 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja