11 de febrero de 2020
Break even
Bueno, hoy es el día en el que puedo decir que tengo en mi cartera un euro más de lo que he metido de mis ahorros, después de año y medio en negativo. Desde mayo de 2017 he obtenido un 0%. Es un resultado mediocre y malo para empezar, pero luego hay que ver de qué estaba yo rodeado: el Ibex ha bajado un 10% en este periodo, aunque el Eurostoxx ha subido un poco. El caballo ganador era la bolsa americana, sin duda, aunque esto había que verlo desde aquí. Los fondos de balumbestin hispano están la mayoría en negativo, y los otros con unas volatilidades que dan miedo.

El camino que he hecho ha sido circular. Mi primera tendencia era a comprar las empresas que fuesen a ir bien, y ahí me monté una carterita con Amazon, Microsoft y Google. Las tres las compré casi al mismo tiempo, aunque la primera fue Amazon, compré seis acciones a $800. Pronto acabé viendo en el YouTube los refranes de la abuela Buffett y empecé a liarme, a tener miedo, a pensar que las tecnológicas estaban caras, y ahí empecé a buscar peres bajos en la creencia de que haría mi fortuna mirando el balance y la cuenta de resultados. Entré en BMW y Daimler, dos barcos a la deriva en sectores en reconversión, pero con un per bajo, y me salí en tres semanas con unas ganancias mínimas. Ahí es donde yo prevengo al inversor novato de la frase más tóxica que en la bolsa se haya dicho: "Nunca pierdas dinero". Si estas dos empresas hubiesen bajado cien euros más, me hubiese quedado pillado y hoy aún estaría esperando la recuperación como doña Rosita la Soltera.

Acabé luego en el BBVA y Covestro, más de lo mismo: empresas malas, con problemas, sectores en disrupción, mal vistos por los inversores, cotizaciones deprimidas, peres bajando, la trampa de valor. Aquí sí que quedé pillado ya hasta las trancas y empecé a dudar de toda esa "bufetología" necia de la que me había imbuido. Un tío como yo, que había analizado aquí la macroeconomía española mejor que los economistas, estaba siguiendo el método de un tío que decía: "Yo la macro no la miro", "para mí la bolsa no existe", "yo de esto no entiendo" y otras sandeces. Poco a poco fui rumiando y viendo que tendría que hacer las pérdidas y buscar la forma de remontar. Hace exactamente un año cerré mi posición en Covestro después de entender por fin la situación y me pasé directamente a Azkoyen. Ahí comencé a remontar un poco. Luego corté también las pérdidas en el BBVA y me concentré directamente en Microsoft. Estaba asqueado ya de las empresas malas y veía que todo mi periplo acabaría cerrando el círculo otra vez en las tecnológicas estadounidenses, que al fin son las únicas empresas que conozco bien.

Pero sucedió que, cuando estaba ya casi recuperado, en agosto se me ocurrió meter un corto contra Netflix y mi falta de agilidad para cerrarlo cuando la cotización rebotó hizo que perdiese otro 8% de la cartera y otra vez me tuve que poner a remontar. Ahí fue cuando descubrí a Ray Dalio y la forma de diversificar correctamente. Empecé el 1 de enero de este año con un -3,19%, y por lo tanto eso es lo que he ganado en mes y medio, que no está mal.

Ahora que lo pienso, está bastante bien, coño, porque ha habido coronavirus de por medio.

Ahora mismo tengo un tercio en oro, un tercio en Microsoft y el otro tercio entre el ETF de China y algunas posiciones menores en Brasil, Turquía, el sector salud europeo y un ETF llamado "quality income" que no comprendo muy bien pero que sube casi todos los días. También tengo una pequeña apuesta a favor del dólar australiano para probar y poco más. He ido cerrando otras posiciones como los ETF de Reino Unido, Rusia e India.

Lo peor que hay en la inversión es el mastuerzo pseudocientífico que tiene un método infalible basado en el sentido común, la paciencia y unos criterios genéricos. Todo el que compre algo con la intención de venderlo más caro, independientemente del tiempo que tarde, es un especulador. Invertir es extraer un rendimiento de un activo, y esto en la bolsa es el dividendo y nada más. Por eso que lo primero que hay que hacer es aceptar que estás especulando y actuar en consecuencia, lo que significa entender lo que está ocurriendo, actuar rápido y saber que eres falible. A mí me ha ido mejor en el corto plazo que en el largo, cuando he mantenido una posición durante mucho tiempo he salido con pérdidas. Estoy a favor del largo plazo si la acción sube, pero no si la acción baja. El mantener una posición con pérdidas es asumir un riesgo cada vez mayor, hasta que al final o eres el único listo de Wall Street o es que la has cagado.

Voy a seguir a partir de ahora, como ya dije el 1 de enero, con mi estrategia 85% Ray Dalio, 15% George Soros. Está yéndome muy bien de momento. Estoy leyendo The Alchemy of Finance y a buen seguro que me va a influir, haré una reseña aquí cuando lo acabe.

19:41:10 ---------------------  

El País de Loix (Alberto Noguera)
El relato de mis vivencias en el Mundo Igualitario y la sociedad de los andróginos.
Comprar por 3,52€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja