28 de marzo de 2020
El ciclo de los cronocratores
Yo no sé si alguno recuerda aquellos astrólogos que venían avisando de la crisis de 2008 y que yo cité en mi blog en enero de 2007. Lo que había escrito Vicente Gala en el año 2004 fue lo siguiente:
Caída de la Bolsa en España y recesión económica del tamaño del corralito argentino en el 2008 2009 [...] la conjunción de Plutón-Vulcano transito en el 2008 con gradiente(5º antes del ascendente MC) de ascendente el mismo caso que ocurrió en 1720 en la Bolsa Inglesa y en el Crack de 1929 en la Bolsa de EEUU. Para el 2009 vemos la conjunción del Sol progresado con gradiente de IC el mismo caso que en el corralito Argentino, o sea que no pueden ser peores las predicciones para la economía española.
Llegó a entrar incluso este astrólogo en los comentarios y dijo que mi blog "dejará huella".

Pues estos días me ha dado por mirar a ver si alguno se había adelantado al crash de 2020 y la cosa ha sido aún más fuerte.

Primero se adelantó Vicente Cassanya vaticinando el fin del imperio americano para 2020 (y, por cierto, ahora Bill Ackman, uno de los más grandes lobos de Wall Street, dice hell is coming).

Luego está Pedro Redes, que hace un resumen muy bueno de la cuestión y dice: "En enero, pitote, y a partir de abril pitote máximo".

Y luego está José Millán, que en octubre de 2017 ya lo clava totalmente: "En 2020 va a haber otra explosión de una burbuja financiera, de la que hoy en día no se habla apenas nada". Y acaba diciendo: "Va a haber un movimiento revolucionario, de alguna manera, no se va a aceptar esto".

Pero lo que más me ha interesado es el ciclo de Júpiter y Saturno, los llamados "cronocratores". Estos planetas, los dos más grandes del sistema solar, Júpiter el benéfico mayor y Saturno el maléfico mayor, vienen a coincidir en un punto exacto del cielo cada veinte años. Pero estas conjunciones se dan unas diez veces seguidas en el mismo elemento (ya sabéis que los signos zodiacales se agrupan en cuatro elementos: tierra, fuego, agua y aire). Entonces, según el elemento en el que se ponen a hacer conjunciones dicen los astrólogos que se marca la conciencia colectiva y el zeitgeist. Bien, pues estos dos cronocratores llevan ya 200 años coincidiendo en signos de tierra, exactamente desde 1802, y pasarán al elemento aire en su siguiente conjunción, que será el 21 de enero de 2020. Ese momento se llama la "gran mutación" y se supone que cambia totalmente la mentalidad del mundo y abre un nuevo paradigma. Todo esto se explica muy bien en este artículo.

Dos cosas me han llamado la atención: la primera es que, si vamos a pasar al elemento aire, ¿cómo era el mundo la última vez que los cronocratores coincidieron en aire? Pues ese periodo corresponde a los siglos XIII y XIV. Estos siglos corresponden a un periodo de apertura dentro del sistema feudal, una búsqueda de libertad pero sin ruptura. Fue una época de gran desarrollo del conocimiento: creación de las primeras universidades, aparición de la filosofía escolástica, gran trabajo de traducción de los monjes copistas, primeras obras literarias en lengua vernácula. Hubo también más desarrollo económico del que se cree, con un crecimiento ya claro de las ciudades y cierto desarrollo del sector servicios. El XIII es el siglo de las órdenes religiosas, cada uno con su uniforme, y el XIV es un siglo ya urbano y alegre (al menos hasta la peste negra), no hay más que leer al Arcipreste de Hita.

El cambio que viene lo describe Pedro Redes así:
Para el siglo 21 tenemos que el momento más tenso es el periodo 2019-2021, con posibles conflictos mundiales y una total refundación del sistema, posible crack económico mundial, fin del dólar y del imperio norteamericano. A partir de 2021 empieza un subidón nunca antes visto, entraremos en un Nuevo Paradigma, 2025 será un año lleno de Luz, nada volverá a ser como antes.
Es claro que un cambio de tierra a aire va a significar un menor interés en la posesión de bienes y un mayor interés en el conocimiento y en todo lo mental. No es que el elemento aire sea mejor que el elemento tierra, sino más bien que todos los ciclos tienen una primera fase muy expansiva, un momento de madurez y una fase final de decadencia y crisis.

Entonces, como este periodo de 200 años en el elemento tierra coincide exactamente con el desarrollo del capitalismo, tengo que entender que el modelo liberal está ya agotado y por eso hemos vivido estas dos últimas décadas de mediocridad, codicia frustrada, corrupción y falta de talento en general. El siglo XIX fue muy próspero y positivo, pero ese paradigma no da más de sí.

¿Que cosas considero que hoy están en crisis?
  1. La economía:
    Ya no somos capaces de crecer, ya la explotación del petróleo, la manufactura de bienes superfluos, la especulación inmobiliaria y las expansiones monetarias muestran un sistema que no puede avanzar más. Hay una leve recesión ya crónica en todas partes, sólo en China se crece un poco.

  2. La familia:
    La familia está en una crisis terminal, los divorcios y los niños que van cambiando de padre son una ruina y una infelicidad.

  3. La cultura:
    No quedan ya ensayistas ni pensadores, ha primado el escritor de quiosco, de peliculitas por escrito, que ha sido al final abandonado en favor del Netflix. Falta talento, se ha llegado a promover una literatura meramente mercantil y plana. La música y las películas son también la pura mediocridad y un negocio ya decadente. Además de eso, ha primado la censura, el pensamiento único, la moralización y el dogma.

  4. La ciencia:
    Se habla de muchas cosas, pero no sacan nada, no hay avances. Los coches que se están vendiendo son los mismos que hace veinte años, los ordenadores no han evolucionado, sólo han sacado los móviles. Las viviendas son lo mismo pero más pequeñas. Hay un estancamiento científico porque antes de investigar algo quieren ya saber cuánto dinero se podrá sacar, y si no hay dinero cierto no se hace nada.

  5. La política:
    La democracia está obsoleta, en lugar de elegir líderes capaces es una fuente de ruido y engaños a través de unos medios basura. Los presidentes los elige el sector más estúpido de la población, es más barato engañarlos a ellos que convencer a los inteligentes, y permite luego una mejor corrupción. En el actual sistema político, los inteligentes sobran, no interesan a nadie.
Entonces, la pregunta es cómo serán las próximas dos décadas. Hay un detalle interesante que nos puede orientar: Pepa Sanchis hace un estudio muy interesante y demuestra que estos cronocratores, antes de cambiar de elemento, tienen recaídas en el elemento anterior. Entonces, Júpiter y Saturno ya tuvieron una conjunción en signo de aire, concretamente en libra, entre 1981 y 2000, y según su teoría la época de aire ya comenzó en 1981 y fue interrumpida por una recaída en tierra que ha durado del año 2000 al 2020. Por tanto, lo que va a ocurrir el 21 de diciembre es una vuelta a las cosas tal y como se dejaron en mayo de 2000.

¿Y qué es lo que allí nos dejamos y no hemos vuelto a ver? Obviamente, lo estáis pensando ya, en el 2000 pincha la burbuja tecnológica, de la que tan mal se habló, pero aquella ilusión, aquella efervescencia cultural, derivó enseguida, al volver los cronocratores al elemento tierra, en la mediocre y mucho más lesiva burbuja inmobiliaria.

He dicho el periodo 1981-2000:

Año 1981: definición del protocolo TCP/IP y creación de internet.
Año 1984: aparición del MacIntosh.
Año 1985: aparición del Windows.
Año 1991: creación de la World Wide Web.
Año 1994: fundación de Amazon.
Año 1998: creación del Google.
Año 2000: todo esto es una mierda, una burbuja, vámonos a las hipotecas, que son más seguras.

Estamos en 2020 y solamente cuatro empresas norteamericanas han pasado del billón de capitalización: Microsoft, Apple, Google y Amazon. Hombre, qué casualidad, no se ha sacado ni una sola empresa tecnológica después del año 2000 que haya podido cambiar el mundo. La más destacada podría ser el Facebook, que es una pequeña adicción sin ninguna productividad. Pero peor están las Netflix, Uber, WeWork y demás, que son directamente inviables. Ha faltado el talento y ha sobrado la codicia. Esto es lo que estos dos cronocratores vendrían a solucionar, si es que estos astrólogos tienen razón.

Entonces, lo que viene es retomar las cosas donde se dejaron en el 2000, y eso lo veo con inteligencia artificial, edición genética, coches que van solos, automatización de toda la industria, biotecnología y más cosas que ahora no conocemos. Desde un punto de vista de la inversión, habrá que ver dónde salta la liebre, gente joven va a hacer empresas que van a disrumpir brutalmente todos los sectores del siglo XX. En principio, esas empresas no serán detectadas, como Xerox no detectó a Apple, como IBM o AT&T no detectaron a Microsoft, pero habrá un momento en el que, cuando intenten comprarlas, los fundadores se negarán, porque van a querer hacer ellos las cosas, no jubilarse con 35 años, y ahí yo intentaré meterme a cualquier per, sin mirar el dinero que se gana sino la importancia de la innovación y la fuerza del producto.

Queda la discusión de si el imperio norteamericano se acaba aquí y va a ser reemplazado por China. Yo creo que no. Creo más bien que es China la que se va a hundir y va a seguir el camino de Japón. Porque también Japón tuvo su momento y también se hablaba de que fuese primera potencia, pero tanto Japón como China son enanos culturales, nadie quiere ser como ellos. Yo cuando era pequeño no quería más que ponerme los pantalones vaqueros, comprarme las zapatillas de Michael Jordan, comerme una hamburguesa en el MacDonalds. ¿Qué niño sueña hoy con ser chino? Sin un liderazgo cultural, llámalo Humanismo, Ilustración o cultura popular norteamericana, no hay imperio que valga. Si no pueden crear ninguna marca, si no pueden cobrar más sólo por poner su nombre, van a ser siempre productores de bajo coste y nada más. De hecho, pienso que, cuando la inteligencia artificial y la robótica automaticen completamente la manufactura, China se hundirá y tendrá que vivir apenas de su mercado interno. Y esto le pasará también a Alemania si no espabila.

De modo que 21 de diciembre, solsticio de invierno, fecha clave. Ahí viene la remontada. Seguiremos comentando esto.

13:48:17 ---------------------  

El País de Loix (Alberto Noguera)
El relato de mis vivencias en el Mundo Igualitario y la sociedad de los andróginos.
Comprar por 3,52€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja