20 de marzo de 2020
La afectación económica del coronavirus
En un artículo anterior ya he hablado de la situación del coronavirus en España en cuanto problema de salud pública, ahora quiero comentar la afectación económica que puede tener. De entrada, de los tres escenarios posibles elijo el más optimista, que es la vuelta en V, y os voy a explicar por qué.

El analista numerológico, que quiere ser muy sesudo pero no entiende las cosas, piensa que una bajada de un 20% del PIB es una bajada de un 20%, sin preguntarse por las causas o las posibles soluciones. Esto es un error. Una cosa es un modelo productivo obsoleto, con industrias que deben ser desmanteladas y un país que no sabe a qué dedicarse, que es el peor escenario, otra cosa es tener un sector sobredimensionado, como puede ser el de la construcción, que debe ser reconvertido, y otra muy distinta es bajar la persiana un día y volverla a abrir dos meses más tarde.

La situación en la que estamos es de bajada de persiana, el modelo productivo no tiene ningún problema, por lo que al volver a subir la persiana los clientes volverán. Ciertamente, estas "vacaciones" para bien no son, hay un dinero que se pierde, pero parte de la facturación perdida se puede recuperar en los meses siguientes porque esos clientes siguen necesitando esos productos o servicios. Se ha venido hablando de shock de oferta, pero no lo ha habido. Se habla de shock de demanda, y será forzosamente transitorio.

Yo no digo que esto que está pasando sea bueno, pero pienso que el coronavirus va a hacer mucho más daño a las economías que arrastren condiciones preexistentes, como la norteamericana, que ha venido tapando sus enfermedades con crédito barato y expansiones monetarias. Una economía sana, con un tejido productivo en condiciones normales, debería pasar el coronavirus sin una afectación de largo plazo mayor del 3-4% de su PIB en 2020. Yo le calculo a España para 2020 un -2%, pero para 2021 ya un 2% de crecimiento. A Europa no le veo mucho más daño que a España, a pesar de lo que diga la impresentable de Lagarde.

Otra cosa es la cadena de impagos, que tiene que ver con una imprevisión de las autoridades. Si se obliga a la economía a parar, las ejecuciones hipotecarias, los concursos de acreedores, los embargos y demás tienen que pararse también. Hay que aplicar moratoria a todo y ver luego de poner las cosas en su sitio.

Ahora mismo no hace falta ir mirando cifras de PIB, porque el PIB está prohibido. Si un jugador de fútbol se lesiona, mi pregunta es cuándo volverá a jugar, no cuántos goles está metiendo desde su casa. Hasta que no esté la persiana subida en toda España, las cifras de PIB no valen.

Sobre el virus, aquí había cosas que no se habían entendido. Unos decían que la tasa de mortalidad era muy baja, otros veíamos a los chinos muy atareados con las retroexcavadoras. Ahora para mí está claro lo que ocurre: al ser el virus nuevo, no había nadie inmune, y a pesar de que su mortalidad es igual o inferior a la de la gripe, el hecho de infectarse todo el mundo al mismo tiempo y no haber ni medicina ni vacuna ha producido una saturación de los hospitales, está dejando a un porcentaje de enfermos sin tratar y aumentan las muertes. Conforme vayamos desarrollando la inmunidad poco a poco, cada vez va a ser un virus menos fiero. Ahora para la primavera, si hay suerte y hace calor, ya se podrán reducir las medidas de cuarentena, y para la próxima temporada, si es que se hacen correctamente las previsiones de materiales, mascarillas, respiradores y demás, la mortalidad debería ser muy baja y ya lo próximo será la vacuna, los retrovirales y la pesadilla habrá terminado.

Por tanto, el que tenga que comprar que compre, el miedo ya ha tocado máximos y lo próximo es la vuelta en V.

17:21:32 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja