8 de abril de 2020
El feminismo es culpable
Yo no sé si os acordáis de que, allá en 2015, se fue Pedro Sánchez a Washington a hablar ante unos universitarios y no llegó porque se confundió con el GPS. El rector de la universidad dijo: "Espero que Sánchez pueda dirigir mejor un país que un GPS". Yo creo que dirigió mejor el GPS, porque no lo rompió.

Vamos a intentar comprender cómo nos hemos convertido en el país con más muertes por coronavirus por millón de habitantes.

Sánchez hace un gobierno basado en el feminismo. No tiene reparo en elegir a los ministros por razón de su sexo y rechaza tal vez a otras personas más formadas por no ser mujeres. Viene luego la pandemia y queda luego congelado, es incapaz de entender y de decidir, igual como le ocurría a la hora de formar gobierno.

Me interesa sobre todo el periodo del 1 al 13 de marzo, desde que era más que evidente que el virus corría suelto por España hasta que se toma la primera medida después de un consejo de ministros de siete horas. Me interesa porque aquí hay dos posibilidades: o bien estas personas no entendieron nada, están al nivel de subnormales, o bien las medidas se retrasaron por intereses espurios, como por ejemplo organizar desfiles y concentraciones callejeras el 8 de marzo en más de cien puntos estratégicos. No se ha concebido en la historia una forma más eficiente de distribución de un virus: promoción pública desde el Gobierno y todas las televisiones: vayan ustedes a concentrarse y echarse el aliento unas a otras y luego vayan a sus casas a seguir contagiando.

Claro, cuando a ti te han dicho que sí a todo, cuando has quitado derechos fundamentales a los hombres, cuando has encarcelado sin pruebas, cuando has pasado por encima de Constitución y Tribunal Supremo, cuando te colocan por cupos y por la cara, cuando ha sido tu capricho ley, ¿cómo te va a parar un coronavirus?

Hace poco vinieron unas feministas a mi aula, mientras estaba empezando una clase de 4º de la ESO. Me dijeron que habían sido enviadas por otro profesor, me sacaron de mi mesa y se pusieron a dar su doctrina. La argumentación era la siguiente: dado que la igualdad genética absoluta entre el hombre y la mujer es un dogma indudable, cualquier diferencia de rendimiento en la empresa privada sólo puede obedecer a una discriminación encubierta por parte de los hombres. Una discriminación que ni saben identificar ni denunciar, pero que debe estar ahí. Uno de los alumnos intervino tras la charla citando a Jordan Peterson y las diferencias psicológicas que él encuentra. La respuesta de la feminista fue: "Hay que evitar el argumento biológico".

Entonces, cuando tú evitas los argumentos que no te gustan y los sustituyes por tabús y dogmas, viene un virus y también crees que podrás evitar ese argumento biológico mandando mentir a los medios. Y ya lo creo que mintieron, todo lo que pudieron, pero a la biología no la engañaron.

No puedo concebir el grado de estulticia e ignorancia en el que está sumido este país. Esa semana y media en la que vivieron haciendo chistes y burlas sobre el virus, corriendo a la playa con el coche mientras infectaban a sus padres, aglomerándose en partidos de fútbol, mítines, terrazas, mascletás y preparativos de Semana Santa, con el descerebrado aquél de Cádiz grabando vídeos, esa semana y media pasará a los anales de la estupidez humana colectiva. Ha sido el gobierno de las tontas, de las que piden y piden, y cuando ya no hay nadie a quien pedir, cuando ya mandan ellas, en lugar de dar a los demás siguen pidiendo con las pancartas y siguen confundiendo sus deseos con la realidad.

Hay que determinar en un juicio, si es que a este país le queda algo de dignidad, como mínimo si el feminismo presionó para demorar las medidas de prevención hasta organizar su desfile. Y si no fue el feminismo, ¿quién fue? Yo recuerdo a Cristina Almeida diciendo que había que ponerse un pañuelito con unos nuditos en el pescuezo de cerdo. Recuerdo a otra haciendo anuncios diciendo: "Que no te pare el coronavirus". Se ha publicado en diferentes medios que la ministra de igualdad, hoy infectada, se oponía fervientemente a cancelar el desfile.

Y no sólo no toman ninguna medida, sino que no se dignan ni a comprar mascarillas ni respiradores. Se dice que los epidemiólogos negaban todo riesgo. Que salgan esos epidemiólogos y que expliquen cómo llegan a esas conclusiones. Yo sólo recuerdo un vídeo de una enfermera de Wuhan que decía que había más de 90.000 muertos sólo en Wuhan y que no paraba de certificar defunciones.

Cruzad nada más estos dos datos: gobierno más feminizado del mundo y mayor porcentaje de muertes por coronavirus, con el 8-M como posible nexo de unión.

Que no mientan más, el desastre del coronavirus lo que demuestra es que el feminismo no es una ideología de gobierno, es una ideología de pedir y pedir sin ninguna inteligencia. Hay que retirar este gobierno a la mayor brevedad, yo no veo cómo pueda seguir como si no pasara nada, y hay que olvidarse de los cupos para siempre. España tendrá que iniciar una penosa posguerra, la ruina es total: el PSOE ha batido su propio récord, con Zapatero tardó cuatro años en pasar de la prosperidad al hambre, con Sánchez le han sobrado dos años.

20:09:28 ---------------------  

El País de Loix (Alberto Noguera)
El relato de mis vivencias en el Mundo Igualitario y la sociedad de los andróginos.
Comprar por 3,52€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja