25 de julio de 2020
Situación macroeconómica a julio de 2020
Estoy oyendo últimamente a Peter Schiff y otros hablando de la hiperinflación y voy a comentar cómo veo yo este asunto actualmente, y de paso pongo en claro el camino que creo que va a tomar el MAGA.

Cuando en 2008 se cayó todo el sistema, se reguló el crédito para que no volviese a crecer de modo tan aberrante y se quedaron los burbujones de crédito por pagar. Esto ha generado una deflación crónica en Europa y EEUU, se siguen hoy pagando más créditos de los que se conceden, y hay un vientecillo en contra que dificulta el crecimiento. Se entró en ese camino de desapalancamiento con la idea de preservar las esencias capitalistas, pero no se esperaba que el efecto durase tanto tiempo. Se han ido haciendo sucesivos QEs que han funcionado a modo de cuidados paliativos, pero la enfermedad ha seguido su curso.

Cuando se cruza el murciélago, enseguida Trump decide que ya está bien, y tira por la calle de en medio. Se impone la expansión monetaria y se busca de un modo ya descarado la inflación, cosa que aún no se ha conseguido. No se quiere soportar más ese lento torniquete de una deuda pesada que nunca se devalúa, y se tiene conciencia de que el sistema está roto.

La Fed marca el camino al BCE y dice básicamente lo siguiente: o se inflaciona la moneda o lo compro todo. El parasitismo bonista ya no se va a tolerar y les ponen los rendimientos a cero. Se dan cuenta ya definitivamente de que el ciclo de deuda llega a su fin y de que es hora de resetear, porque no se va a poder crecer con esa losa tan pesada.

A la renta variable, la bajada de los rendimientos de los bonos le va bien y las acciones de flujos constantes se inflan hasta 30 veces los beneficios y más allá. Esto a nadie tiene que extrañar, porque el per lo ponen los tipos de interés, esto ha sido siempre así.

El problema viene cuando lo que tienes es una economía absolutamente rota e intervenida, y no tienes ni idea de si la actividad económica volverá y en qué términos. La Fed puede dar dinero a las empresas, pero si no hay clientes habrá que cerrar. Hay sectores que venían ya en decadencia y han acelerado su decrepitud: tiendas, bancos, restaurantes, hoteles, industria vieja, aerolíneas, cruceros, entre otros. Y hay un sector, que es el de internet, que ha salido reforzado y que presenta resultados trimestrales con crecimiento. A este sector se le dice que ya ha subido mucho desde mínimos, pero es que esos mínimos no los tenía que haber alcanzado, porque sus beneficios ni se han inmutado, por tanto su valoración es la que había antes del virus más toda la subida de per por las bajadas de tipos.

Es decir, que todo muy normal y todo correctamente valorado a día de hoy, salvo los sectores zombi, que están sobrevalorados y que tendrán problemas en los próximos meses cuando empiecen las quiebras.

Tecnológicas, empresas que aseguren beneficios, metales y materias primas pienso que subirán sostenidamente en los próximos meses. Los bonos subirán un poco más y, cuando comience la inflación, pincharán estrepitosamente.

No veo forma de que baje nada salvo las monedas fiduciarias, que son las que están soportando el peso de la redistribución de recursos. Dicen que el dólar se va a hundir, esto es lo que debería ocurrir si las divisas fuesen un mercado no intervenido. Recuerdo que hace poco el banco central de Suiza emitió un comunicado diciendo que iba a devaluar el franco suizo porque se estaba fortaleciendo demasiado y esto dificultaba sus exportaciones. Tranquilamente, hicieron un QE, compraron dólares y con esos dólares compraron acciones de Microsoft. El franco suizo bajó y se quedó al nivel del euro.

Entonces, el dólar va a bajar, pero los demás irán detrás, y con esos QEs van a ir comprando su propia deuda pública. Si esas masas monetarias de nueva creación se siguen acumulando en los mercados financieros, pues habrá más y más subidas y los bolsillos del 1% de la población pasarán de tener X miles de millones a X * 4, lo que no supondrá diferencia alguna. También los estados van a gastar cada vez más, hasta que con los años haya una verdadera devaluación general de todas las monedas y esto distribuya los recursos.

Entonces, la inflación por aumento del coste de las importaciones no creo que sea un problema para los EEUU, esto los demás países no lo permitirán. Otra cosa es la inflación que se produzca si esas masas monetarias entran en movimiento y se filtran a los inmuebles y las materias primas, ahí el IPC comenzará a subir y habrá que hacer algo.

Mientras siga el crédito cerrado, de inflación nada de nada. Cuando los bancos abran el crédito, ahí se abre el melón macroeconómico y veremos qué pasa.

Yo ahí contemplo dos posibilidades:

Posibilidad 1: inflación por debajo del 5%.
En este caso, no van a mover un dedo, llevan años deseando devaluar todas las deudas. Los QE seguirán y los tipos se mantendrán a cero. El MAGA, una vez esté ya a peres de 40-50, crecerá lo que crezcan sus beneficios, por encima del 20% al año. Otras empresas tecnológicas que aparezcan crecerán mucho más. Los sectores malos bajarán sin parar. El oro y las materias primas irán subiendo con la inflación.

Si las continuas innovaciones y digitalizaciones abaratan toda una serie de procesos y productos, si la gente ya no sale de casa para trabajar, si ya no se compra coche, si vive en la pantalla y lo que sale en la pantalla es gratis, entonces la corriente deflacionaria de fondo cobrará aún más fuerza y costará conseguir unos pocos puntos de inflación, los gobiernos tendrán que gastar mucho más para transferir rentas de arriba a abajo (es decir, la dirección inversa de los últimos 30 años).

En principio, me inclino por esta opción. Si el crédito no crece, el QE seguirá. Como creo que tanto las hipotecas como los créditos para comprar coches o montar pymes van a ser rechazados por la población, poca inflación va a haber.

Posibilidad 2: inflación por encima del 5%.
Si el crédito sí que corre, los bancos centrales conseguirán por fin la inflación buscada y tendrán que ir retirando estímulos.

No creo que sea posible la temida estanflación, porque esto sólo ocurrirá si hay alguna carestía de alguna materia prima, tipo crisis del petróleo, o si el dólar se hunde con respecto a las demás monedas, pero esto ya he dicho que no lo contemplo.

Entonces, si tenemos inflación es porque tenemos crecimiento, y la subida de tipos se hará con mucho tiento para no pinchar nada. Los peres tendrán que bajar, pero las cotizaciones no tendrán por qué hacerlo si los beneficios suben. Como en este caso sí que subirían los beneficios, pues pienso que tanto el MAGA como los metales lo harían bien, aunque los bonos serían una gran trampa.

En resumen, lo que veo para los próximos años es:
  1. Hiperinflación ni de coña.
  2. Subida de las bolsas en las que el MAGA pondere fuerte.
  3. Subida moderada a largo plazo de los metales.
  4. Mediocridad de las bolsas sin alta ponderación de las tecnológicas.


18:43:20 ---------------------  

El País de Loix (Alberto Noguera)
El relato de mis vivencias en el Mundo Igualitario y la sociedad de los andróginos.
Comprar por 3,52€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja