12 de octubre de 2020
Situación de mercado a octubre de 2020
Voy a compartir las reflexiones financieras que me rondan por la mente en estos días. La situación pienso que sigue siendo compleja y hay eventos que pueden dar un vuelco a las cotizaciones. El efecto del Regeneron en Trump es una noticia muy importante, sí que parece que los anticuerpos sintéticos matan directamente al virus. Hay otro producto muy similar de la empresa Eli Lilly que reduce en un 60% las hospitalizaciones.

Entonces, la pandemia se va acabando y pronto podremos tasar el daño económico, que no será pequeño. Pienso que ese daño hay que dividirlo en tres partes:La expansión monetaria puede paliar parcialmente el dinero perdido, pero el cambio de hábitos es lo que más se va a notar conforme pasen los meses. El mundo de las aglomeraciones, las terrazas, el desplazamiento a la oficina y el consumismo superficial no va a volver, la gente se ha acostumbrado a las pantallas y maneja webcam, comercio electrónico y su propio trabajo. La población se va a dispersar y el consumo va a bajar de modo permanente.

El bajón del PIB será más breve cuanto más rápido puedan desarrollarse tecnologías que puedan motivar a la gente a gastarse el dinero, pero tendrán que ser tecnologías que resuelvan algún problema, no el mero salir de casa a consumir.

Mientras tanto, faltan varios años para volver a la situación anterior. Ya veremos qué países son los ganadores y los perdedores. España está demostrando su falta de inteligencia y su situación social tóxica, pero si se adapta rápido puede captar población nueva. EEUU va a perder su imperio, porque lo está apoyando sólo en una moneda sin respaldo. China es la ganadora, y su modelo económico es el que se va a imponer. Europa creo que puede ir bien si se adapta rápido y sale de la corriente neoliberal. Los emergentes no creo que emerjan mucho, aunque un dólar más débil los puede ayudar.

El dólar está ya a 0,85€ y pienso que su caída se va a acelerar. No hay más que ver la ansiedad con la que todos piden allí el nuevo paquete de expansión monetaria. Hasta Powell parecía un yonqui de cara a la metadona, la adicción es absoluta. Si esos paquetes dejan de llegar, la economía colapsa, la cadena de impagos lo arrasa todo. Llegará este paquete y después seguirán llegando muchos más, porque la expansión monetaria nunca ha estimulado nada, sólo genera una dependencia cada vez mayor. Lo sabe la Fed, pero piensa que es la única forma de devaluar las deudas y sobre todo llegar a las siguientes elecciones. Pero siempre hay unas siguientes elecciones. Que no se equivoque nadie, cuando entre Biden desde el minuto uno va a gobernar para alargar el problema cuatro años más. Si se hunde EEUU, será por su crisis de valores, por no haber encontrado la más mínima honestidad en ninguno de sus políticos. Los tiempos de Jimmy Carter y Paul Volcker han pasado ya, y yo creo que la democracia burguesa no va a sobrevivir al capitalismo, son dos caras de una misma moneda.

Los chinos ven todo esto y se alegran de tener su tecnocracia. Saber que su gobierno hará lo que tenga que hacer, sin depender de opiniones de jubilados y analfabetos, da mucha tranquilidad.

Hace poco vi un vídeo de Peter Schiff en el que explicaba lo que ha pasado con el dólar: es como si un desaprensivo hubiese ido dando cheques sin fondos a todo el mundo, confiado en que nunca irían a cobrarlos porque con los mismos papeles se podía comerciar. Al final, algunos se dan cuenta de que hay demasiados cheques circulando e intentan ir a cobrarlos. Ahí es cuando se acaba el juego. No hay activos reales, que tengan un valor, para poderse cambiar por los dólares que circulan, sencillamente la moneda acabará implosionando.

La renta variable:
Es cierto que no hay una burbuja generalizada y que por el momento sí que se están reflejando los fundamentales, salvo en EEUU. El Stoxx600 está un 14% por debajo de sus máximos de febrero, que no eran unos máximos de burbuja, ni mucho menos. El Hang Seng está también un 15% por debajo, y eso que China ni ha perdido PIB.

Otra cosa es ver si esos fundamentales van a mejorar o van a empeorar, porque esos índices están cargados de bancos y de empresas que van a desaparecer.

Luego hay dos factores que han distorsionado las cotizaciones: la liquidez de la Fed y la sobrevaloración de las tecnológicas.

El ETF de BlackRock de emergentes está a punto de tocar máximos, pero porque está cargado de tecnológicas chinas. Esas tecnológicas cotizan a diez veces las ventas, no es que las regalen.

El Russell 2000 está a un 3% de máximos debido únicamente a las inyecciones de liquidez, porque ahí dentro hay zombies y ampliaciones de capital a punta pala. Si la Fed algún día corta la metadona, la mortandad será del 50%. Y si no la corta, la inflación hundirá el consumo.

El S&P500 equiponderado está también a menos de un 4% de máximos, por los mismos motivos que el Russell 2000.

Y luego está el S&P500 con las tecnológicas, que cotiza un 2,6% por encima de los máximos de febrero, y que marcó un máximo en 3.580 puntos el 2 de septiembre. Del Nasdaq no hace falta hablar, su máximo del 2 de septiembre ha estado un 28% por encima de los máximos ya inflados de febrero. Aquí se han juntado las tecnológicas y la liquidez para crear una burbuja no desdeñable.

Mi conclusión sobre la renta variable es que o bien hay que cargar con grandes riesgos o con grandes sobrevaloraciones, que hay demasiada gente sin mucho criterio entrando en las cosas porque suben, y que hay demasiado gestor de fondos que tiene demasiado efectivo con el que no sabe qué hacer.

En el S&P500 puede haber tanto un bajón brusco en los próximos meses, como años perdidos en un lateral mientras la inflación se va comiendo ese dinero. No creo que se pueda sacar mucho más de ahí.

Un tema aparte son las tecnológicas. Aquí hay unas valoraciones ya óptimas, que presuponen crecimientos casi ilimitados en las próximas décadas. Cualquier cosa que ocurra ya será para peor, no creo que haya más confinamientos ni que disrumpan ya a nadie, porque los otros están en las últimas. Quiero decir que se han quedado solas y que lo que les viene es el mayor riesgo regulatorio que han tenido desde su fundación.

El Congreso de los EEUU, dominado por los demócratas, ha sacado un informe de más de 400 páginas en el que dice que es ya imperativo regular a estas empresas porque están usando prácticas para privatizar internet e impedir la competencia. Y concretamente ya propone separar cada servicio en una empresa distinta, limitar mucho más el uso de los datos personales e incluso obligarlas a usar estándares y abrir sus redes. El mercado ha ignorado completamente esta amenaza, y creo que aquí se ha equivocado. Obligar al Facebook a abrir su red es cortarle en seco su crecimiento y reducirle brutalmente los márgenes, lo que puede volatilizar el 90% de su capitalización actual. Google acabaría mal también, porque la integración de todos sus servicios en una única cuenta es la base de la recopilación de datos con los que luego comercia, y además le pueden obligar a ser responsable directamente de todos los contenidos que aloje, lo que haría inviable el YouTube. Amazon sabe todo el mundo que opera a pérdidas en la parte de comercio electrónico y que se nutre de la burbuja bursátil. Netflix es otra que está matando a todos los cines, televisiones y productoras y que no tiene visos de ser rentable más que en su cotización. Uber, exactamente igual, cobra menos por cada viaje de lo que le paga al conductor, y hace un fraude de ley para dar servicios de taxi sin licencia.

En Europa, además de lo anterior, estas empresas se dedican a operar desde Luxemburgo u otro paraíso fiscal y no pagar nada por sus beneficios. Y ya hay también voces autorizadas que buscan ponerles impuestos y trabas. En España va a entrar en vigor la "tasa Google" y se habla incluso de obligar al WhatsApp y similares a abrir sus redes.

A todo esto se une una concienciación creciente acerca de los problemas de adicción que generan estas aplicaciones de mensajes, que están diseñadas para generar continuas notificaciones con sus consiguientes descargas de dopamina. Esto está haciendo un daño muy grande a los menores, hasta el punto de que ellos mismos ya se quejan y van siendo conscientes del problema.

Es cierto que estas empresas han actuado como en el salvaje Oeste sin apenas regulación, y en ocasiones con regulaciones expresamente favorables, porque EEUU ha visto en ellas una oportunidad de colonizar a los otros países. China vio venir la amenaza y les paró los pies, ahora Europa se da cuenta del error. Todo esto puede cambiar muy pronto.

Las tecnológicas no son eternas, y tienen sus fases de expansión, maduración y decadencia, creo que más aceleradamente aún que las otras empresas. Las cinco empresas más grandes del Nasdaq en el año 2000 eran Microsoft, Cisco, Intel, Oracle y Sun Microsystems. Sun Microsystems ya ni cotiza, la compró Oracle en 2009 por 7.400 millones de dólares, cuando llegó a capitalizar 116.000 millones en el año 2000. Oracle tardó 17 años en recuperar su cotización de 2000, y es hoy una empresa madura y de bajo crecimiento. Intel cotiza hoy un 27% por debajo de sus máximos de 2000. Cisco cotiza hoy un 50% por debajo de sus máximos de 2000. Y queda Microsoft, que parece que ha ido muy bien, pero tuvo que esperar 16 años para recuperar la cotización de 2000. Todas han sido realmente una ruina. Si miramos un poco más abajo en esa lista, nos encontramos con gente como Dell, Qualcomm, Yahoo, Applied Materials o JDS Uniphase, viejas glorias de dividendo y gracias.

Por tanto, yo me andaría con cuidado con poner demasiada euforia en empresas ya maduras, porque la nueva oleada tecnológica que se nos viene encima se hará con empresas nuevas, que dejarán obsoletas a las actuales.

Voy a seguir por el momento con un 0% de renta variable. Si compro algo, será en Asia, aunque voy a esperar.

Metales preciosos:
En este campo pienso que no hay sobrevaloración, pero sí una correlación cada vez mayor con la bolsa. Conforme se han ido popularizando los ETF con respaldo físico, el inversor bursátil suele tener una parte de oro, y cuando llegan las llamadas de margen lo primero que hace es soltar el lastre, porque para eso lo compró. Entonces, una lección que se puede aprender aquí es que la descorrelación de los activos funciona hasta que demasiada gente quiere usarla.

Pongamos por ejemplo el ETF de oro físico de BlackRock. Sólo en Europa tiene unos 16.000 millones en activos. En total, los ETF han comprado ya mil toneladas de oro en 2020, y en total tienen más de 50.000 millones de dólares en lingotes, por encima de cualquier banco central excepto la Fed. Pero, a la hora de poner precio, lo que cuenta es el volumen, y los inversores en ETF mueven mucho más los lingotes que la Fed.

En todo caso, los metales preciosos son de lo poco que hoy se puede tener y que da perspectivas claras a medio y largo plazo. El oro es el mejor de todos y el que más noblemente se comporta, pienso que su precio actual es bajo y que, aunque tenga un bajón correlacionado con la bolsa, muy pronto volvería a subir y sin duda preservaría el valor de ese dinero. Aunque yo me salí del oro en la última corrección, al día siguiente volví a entrar e incluso he aumentado un poco más vendiendo algo del ETF de materias primas que tengo.

La plata va siempre con el oro, como Bubu con Yogui. En realidad, es un activo distinto, mucho más volátil, que se usa en un 70% como metal industrial, concretamente para fabricar placas solares y dispositivos electrónicos, entre otras cosas. Los usos de la plata van aumentando y están en una buena tendencia, pero hay que tener en cuenta una característica: la mayor parte de la plata se produce como residuo de la producción de cobre y plomo, y esto significa que la oferta va a ser rígida, si sube la demanda de plata se va a disparar el precio, y si baja se va a hundir. Es claro que la demanda de plata va a aumentar notablemente, otra cosa es cuánto aumentará su producción, porque la demanda de cobre también se va a disparar por la fabricación de coches eléctricos, por lo que si se hace mucho más cobre igual sobra plata. Hay inversores muy optimistas con la plata, yo creo que compré demasiada, y estoy esperando a que recupere para reducir. Hay algunos que opinan que la ratio oro plata, que ahora está en 76,5, va a revertir a su media de 50-60, aunque esa ratio viene subiendo desde 2011 de manera sostenida y sólo se ha puesto a bajar hace pocos días. Toda la subida del oro desde 2014 la plata no la ha seguido, y sólo se ha puesto alcista desde 2018. Hay también quien dice que la cotización está manipulada, porque es muy difícil encontrar ya lingotes de plata en el mercado, que hay escasez, y en cambio el precio no sube acordemente. Sea como sea, no puedo saber ahora mismo si subirá más el oro o la plata, sí que sé que entre dos activos similares el menos volátil es mejor.

Los otros dos metales preciosos que suelen estar a la venta, el platino y el paladio, no son recomendables en absoluto porque se usan para los catalizadores de los coches de combustión, por lo que son los perdedores de la movilidad eléctrica.

Materias primas:
Son una inversión que ahora mismo considero necesaria. Son lo único que conozco que protege de la inflación, está barato y tiene descorrelación con la bolsa. No hay tanto experto de YouTube como con el oro, pero un tío como George Gammon, que es listo entre los listos, está cargando ya. Yo mantengo un tercio de mi cartera en el ETF CMOD, de Invesco. Este ETF sigue al índice Bloomberg de materias primas, que todavía se encuentra un 10% por debajo de sus máximos de febrero.

Me interesan de aquí los metales industriales, especialmente níquel y cobre, los usados en las baterías. Parece que hay estudios que indican que la demanda se puede disparar más rápido de lo que los dueños de las mineras tenían previsto, por lo que los precios estarían caros durante unos años mientras se construyen nuevas minas.

El petróleo y el gas natural pienso que no van a ir tan bien, pero aquí hay que hacer una distinción entre comprar acciones de una petrolera, comprar futuros del petróleo o comprar futuros de la gasolina. Si el consumo de petróleo cae, lo primero que harán será recortar producción, despedir a los que sobren y seguir produciendo a un precio parecido al anterior o incluso un poco mayor, por menor economía de escala. No van a producir a pérdidas. Entonces, el que compró acciones de la petrolera igual pierde casi toda su inversión, mientras que los futuros del petróleo se mantienen estables. En el caso de los futuros de la gasolina, son prácticamente un medidor de inflación, no hay forma de que baje mucho la gasolina, antes le subirían los impuestos.

La parte de agricultura tiene también visos de subir con la inflación, aunque a largo plazo los costes de producción se van a ir reduciendo por la mecanización y la ingeniería genética. También es cierto que la demanda de alimentos va a seguir subiendo y que las cadenas de distribución tienen actualmente problemas. No creo que aquí esté la inversión del siglo, pero sirve para diversificar.

Y ya la parte de ganado vivo pienso que está ahí para completar, protege de la inflación sin duda.

Hay unos ETF de Wisdomtree que se centran en cada uno de estos futuros de materias primas, y puedes hacerte tu propia ponderación. Es posible que venda el CMOD y me haga un mix de materias primas con una parte más grande de metales.

Por lo demás, me voy a quedar quieto durante unos cuantos meses mientras se aclara la situación.

15:22:02 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja