2 de julio de 2021
La desprotección de los profesores
No me ha sorprendido nada la noticia del expediente a un profesor por haber vertido ciertas afirmaciones indebidas en su aula. Como dicen que está la cosa "bajo secreto de sumario", no puedo saber exactamente lo que dijo, pero los abogados que lo defienden sí que han tenido acceso a las denuncias presentadas, y, según ellos, todo el problema viene por haber dicho que “los hombres nacen con cromosomas XY y las mujeres con cromosomas XX” y por haber negado la posibilidad de cambiar esa realidad con operaciones quirúrgicas.

Ha salido luego un comunicado de la directora del centro diciendo que ella no ha expedientado a nadie y que eso lo hace el director de recursos humanos de esa consejería. Y luego amenaza con denuncias y querellas contra todos los que publiquen nada.

Ya sabéis que llevo 17 años dando vueltas por los centros de la provincia de Alicante, recogiendo lo que sobra y en abuso de temporalidad, por lo que sé algo del funcionamiento de los centros educativos.

La inspección educativa no actúa sin tener en cuenta la opinión de la dirección del centro, por muchas reclamaciones de padres que haya. El profesor legalmente es una autoridad y tiene presunción de veracidad, aunque de manera continua se ponen en su boca palabras que no ha dicho con tal de vengarse de notas bajas o como medida de presión para subirlas. Me ha ocurrido recibir una denuncia con falsedades o tergiversaciones por haber puesto "sólo" un 9 como nota final de curso, porque con el 10 esa alumna hubiese obtenido un premio especial de fin de etapa, o algo así. Aparte de la denuncia, hubo una revisión de la calificación en la que las otras profesoras del departamento se inventaron la nota, no sé si por miedo a sufrir también denuncias. Lo cierto es que mis exámenes eran tipo test y su corrección era totalmente objetiva y que alguien obtuvo un premio y alguien, con más merecimiento, lo dejó de obtener. Esto lo puse en conocimiento de la inspección educativa y no hubo la más mínima reacción. Sí que hubo la amenaza de que a la próxima denuncia me iba a tener que "entrevistar" con la inspectora.

El acoso ideológico a un profesor va a venir siempre por reclamaciones de padres, porque padre puede ser cualquiera, y suele tener este aspecto:
  1. "Hay unos padres que no paran de quejarse de ti, y esto puede llegar a oídos de la inspección educativa". Pero no dicen qué padres.

  2. "Esas frases que has dicho pueden resultar ofensivas para ciertos alumnos". Los que se ofenden casi siempre son de la misma ideología y suelen llenar los institutos de pancartas y cartelitos.

  3. "A mí no me gusta tener estas reuniones, esto me da trabajo a mí".

  4. "Nadie aquí quiere echarte, sólo tienes que estar muy atento a lo que dices en el aula". Es decir, que aunque tengas derecho a decirlo, dormirás mejor sin decirlo.

  5. "Yo también me callo muchas cosas cuando doy clase". Y esto pueden decirlo directores de institutos con pancartas políticas, exposiciones y charlas sobre "memoria histórica" defendiendo la versión del PSOE o que incluso invitan a Pamela Palenciano a decirles a algunos chicos delante de todos sus compañeros "que se jodan" o "gilipollas".
Dice la gente que de todas formas es difícil que se despida a un profesor. Es cierto que casi ninguno llega al despido porque antes ha agachado la cabeza, que es como si digo que cuando le pongo la navaja en el cuello a alguien casi siempre me da dinero, pero no pasa nada porque casi nunca llego a hacer sangre. El profesor es un funcionario que, en el momento de sacar su plaza, se carga de hipotecas e hijos, y si fuese despedido se le despediría de toda su profesión, no sólo de una empresa concreta.

Las quejas de los padres llegan también frecuentemente en el sentido contrario, son muchos los que se quejan del adoctrinamiento. Aquí tenéis la respuesta que se les da. Ahí ya no son "los padres", sino unos locos que dan problemas.

Y es cierto que la Constitución, en su artículo 27, reconoce la "libertad de enseñanza", lo que quiera que eso signifique. Y también habla del "derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones".

¿Hay un consenso social acerca de la ideología de género y otras cuestiones políticas? Es obvio que no, aunque la estén imponiendo en las aulas.

La izquierda se ha apropiado completamente de la educación pública, y la instrumentaliza abiertamente. Se queja Abascal, pero yo creo que el PP está siendo cobarde. Es que directamente hay gente que alardea de haber "echado" a una profesora por ser de VOX.

Otro de los problemas viene con los libros de lectura obligatoria que ponemos en la asignatura de Lengua Castellana. La normativa es muy clara: cada profesor puede elegir los que le convengan. La realidad es que ese departamento primero insiste en que todos debemos elegir los mismos libros, por el bien de la educación, la coherencia, el futuro de los niños, etc. Y luego muchas veces se eligen libros que no son más que panfletos políticos enlatados en forma de novelita, escritos por autoras de segunda regional que no serían capaces por ellas mismas de vender nada en una librería. No se puede, si vas a dar el Romanticismo, poner un libro de Gustavo Adolfo Bécquer, tienes que poner el libro de una Maripepis que cuenta la historia de un chico que le pegaba a su novia. Puedes, si quieres, salirte de esa disciplina presentando un anexo a la programación, pero ya tienes a todo el departamento en tu contra, ya estás marcado como el facha, y tienes que asumir un coste personal altísimo. La inspección educativa ante esto no hace nada, no garantiza la independencia de los profesores, aunque legalmente la tengan. Sí que han publicado recientemente en la Comunidad Valenciana normativas para expedientar a quien diga en un aula que las chicas pueden dedicarse a la maternidad y la familia.

No sé si me queda mucho tiempo de estar en las aulas, pero mientras esté quiero intentar mantener mi dignidad. Yo no soy de izquierdas, y no tengo obligación de serlo para poder dar clase. No se puede ir con unos al límite del reglamento y más allá, y con otros dedicarse a tapar y a tener manga ancha. En un país serio, la inspección educativa actuaría, ante todo, para garantizar la libertad de enseñanza, la neutralidad de los centros o, por lo menos, que no se falsifiquen las notas académicas, pero no, aquí lo prioritario es "si esa afirmación pudiera haber ofendido, directa o indirectamente, a alguno de los colectivos que deben gozar de especial protección". Esto empezó en EEUU en algunas universidades, en España esto no fue un problema porque en la universidad a ese tipo de profesores disidentes no los dejan ni pasar, pero ahora se está extendiendo a los institutos, la cosa va a peor. Soy hoy, en un aula de la ESO, mucho menos libre que hace diez años.

11:32:38 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja